Cargando...

El blog de los sueños y el descanso

sombra

Los seres humanos soñamos todas las noches. Unas veces tenemos sueños bonitos, otros no tanto, unas veces nos acordamos de ellos y otras nos resulta imposible hacerlo.


En ocasiones, la ansiedad, el estrés, el estado de ánimo, un trauma emocional, fiebre elevada, el ruido exterior y/o el consumo de alcohol excesivo o comidas justo antes de ir a la cama pueden provocarnos sentimientos de terror, miedo o angustia, lo que comúnmente conocemos como “tener pesadillas”.

Aunque las pesadillas suelen ser más comunes en los niños, alrededor del 50 por ciento de los adultos, y sobre todo las mujeres, las tienen en alguna ocasión.

Y… ¿Cómo evitarlas?

A continuación os damos algunos consejos útiles que podéis poner en práctica para evitar las pesadillas:

  1. Cuidar bien la higiene del sueño
  2. Comer de forma equilibrada e intentar no comer justo antes de ir a la cama
  3. No beber alcohol en exceso
  4. Usa tapones para los oídos si los ruidos resultan molestos
  5. Toma medidas que relajen la mente: escuchar música relajante, respirar profundamente, dejar que entre un poco de luz en la habitación, etc…
  6. Evita los estimulantes y la cafeína cuando se acerque la hora de dormir
  7. Si tienes preocupaciones o problemas, trata de exteriorizarlo hablando con familiares y/o amigos. Tal vez después, veas las cosas bajo otro punto de vista
  8. Intenta no ver películas de terror antes de acostarte
  9. Mentalizate de que las pesadillas no son reales y que nunca más vas a volver a tener


Esperamos que estos consejos os sirvan de mucha ayuda y ¡Que tengáis dulces sueños!

 

 

Mujer en la cama tapándose la cabeza con almohada

Continuar leyendo ¿Tienes pesadillas? Acabemos con ellas

Tras el éxito mundial del Método Estivill para dormir a los niños, el Dr Eduard Estivill y su equipo nos presentan su libro: “Que no te quiten el sueño” en el cual enseña a los adultos a desactivar el estrés y la ansiedad para lograr un sueño reparador que nos permita rendir mejor en el trabajo y ser más activos y optimistas en nuestra vida diaria.

En el siguiente video podréis conocer al Dr Estivill y su método y nos contestara a algunas preguntas que seguro que muchos de vosotros os habéis planteado alguna vez:

- ¿Por qué nos llevamos los problemas a la cama?

- ¿Qué es lo que nos quita el sueño?

- ¿Cuántas horas de sueño necesito?

- ¿Cómo afectan las nuevas tecnologías al sueño?

 

Continuar leyendo “Que no te quiten el sueño”, de Estivill

La habitación donde dormimos es la parte más importante de la casa, donde más bien y cómodos nos sentimos, en la que pasamos un tercio de nuestras vidas, descansamos y recuperamos fuerzas que nos ayudan a superar el día a día.

Por ello debemos cuidar hasta el más mínimo detalle de la decoración de la habitación. Es muy importante que todos los elementos que la constituyen: la cama, muebles, sábanas, fundas, edredones, cortinas, alfombras, color de las paredes, etc… creen la atmósfera perfecta que más se ajuste a nuestro gusto y estilo.

Cuando vamos a elegir la ropa que vestirá nuestra cama, hay que tener en cuenta la calidad, los colores y el precio. Aunque no siempre las sábanas más caras son las mejores, invertir en unas buenas sábanas siempre es una buena opción.

En el mercado existe una gran variedad de materiales que forman las sábanas. La elección más acertada para conseguir comodidad, frescura y buen dormir es el algodón, el lino y la seda. En todo caso, nosotros recomendamos elegir aquellas sábanas que más atraigan a la vista y al tacto de cada uno.  

Como hemos comentado anteriormente, el color y el estilo también son muy importantes a la hora de comprar ropa de cama. Sabemos que puede resultar difícil la elección entre tantísima variedad, por ello os aconsejamos elegir aquellas que mejor se ajusten al perfil de la habitación, el color de las paredes y, por supuesto, a las preferencias de cada uno.

Lo fundamental es que tanto las sábanas como el resto de la habitación, creer el rincón perfecto de la casa para disfrutar, relajarse y descansar.

 

Continuar leyendo Elegir la ropa de cama perfecta

¿Eres de los que les cuesta levantarse temprano? ¿De los que posponen el despertador esos 5 minutos famosos? O, ¿usas incluso dos alarmas? Sin duda, levantarse pronto no es tarea fácil en muchos casos. Sin embargo, está comprobado que tener el hábito de despertar temprano aporta beneficios para la salud, siempre y cuando se descanse bien durante la noche.

Por ello, para cuidar la salud y el bienestar, os damos a continuación unas pautas que podéis seguir y que os ayudarán a descansar mejor y con ello, a levantaros sin problemas.

  1. Cuando suene el despertador, mentalízate de que vas a levantarte temprano y que no hay que dormir más.
  2. Se positivo y ten ganas de empezar el día.
  3. Acuéstate pronto, intenta respetar un mínimo de 8 horas de descanso.
  4. Crea un horario fijo para ir a dormir y para levantarte y respétalo, así el cuerpo se acostumbra y resulta más fácil.
  5. Prueba despertarte con una canción animada que te guste y que no sea el sonido típico de la alarma convencional.
  6. Haz estiramientos cuando te levantes.
  7. Cuida tu alimentación.
  8. Desayuna: toma cereales y calcio.
  9. Aleja un poco la alarma de la cama.

Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda para cambiar los hábitos y conseguir levantarse temprano y aprovechar bien el día. ¡Ánimo!

Si te interesa, puedes aprovechar y descubrir porque, a veces, nos pasa todo lo contrario y abrimos los ojos antes de que suene el despertador.

 

 

tips para levantarse temprano

Continuar leyendo Tips para levantarse temprano

La misión fundamental de la WASM (World Association of Sleep Medicine) es promover la salud del sueño en todo el mundo y para ello nos proponen estos "mandamientos" para conseguir una buena higiene del sueño:

1. Rutina a la hora de dormir: establece una hora fija para acostarte y levantarte siempre.

2. Haz la siesta, si puedes, pero que no supere los 45 minutos.

3. Evita consumir alcohol cuatro horas antes de irte a la cama, y trata de no fumar.

4. No tomes cafeína seis horas antes de acostarte.

5. Intenta evitar comidas pesadas, picantes o dulces cuatro horas antes de acostarte. Si tienes hambre antes de acostarte prueba con algo muy ligero, te sentará mejor.

6. Ejercita tu cuerpo regularmente, pero no antes de ir a la cama.

7. Airea la habitación y usa ropa de cama cómoda.

8. Encuentra una temperatura apropiada, la habitación debe rondar los 20 ° C aproximadamente.

9. Bloquea el ruido molesto y tanta luz como sea posible.

10. Reserva la cama para el sueño y actividades sexuales, y trata de no usarlo para trabajo o para ver la televisión.

Higiene del sueño

Continuar leyendo Cuidados para una buena higiene del sueño