Cargando...

El blog de los sueños y el descanso

sombra

Los especialistas en el sueño suelen aconsejar un promedio de 8 horas de dedicación al sueño y descanso, ya que esto potencia nuestra buena salud pero ¿Qué sucede si le dedicamos muchas horas más?
 
El cuerpo necesita recuperar toda la energía que gastó durante el día mediante las diferentes actividades, y el sueño se torna la mejor manera de hacerlo porque con él ganamos un relax absoluto en nuestro cuerpo y músculos. Durante el sueño es cuando nuestro organismo y mente se recuperan de la eterna jornada y mantener un buen equilibrio en las horas del sueño también depende para una buena salud.
 
Como se mencionó antes, de boca de los especialistas sale la recomendación de las 8 horas diarias de sueño, ya que permite la recuperación del cuerpo, y además durante este descanso absoluto los músculos se relajan y la actividad cardíaca disminuye al máximo. Esto es adecuado para evitar las enfermedades cardiovasculares y controlar el apetito y el peso, pero como se saben en todos los ámbitos de la vida es bueno el equilibrio y dormir demasiadas horas puede tener sus efectos negativos.
 
Estar mucho tiempo “descansando” hace que cuerpo se relaje demasiado y que los biorritmos bajen al igual que la velocidad del metabolismo. Todo se torna más lento y esto puede generar que nos sintamos todo el tiempo más cansados y con menos ánimos
de levantarnos y hacer cosas durante el día. Esto es lo que se conoce como sensación de letargo y se debe a que las acciones se tornan lentas gracias a la prolongación del tiempo en que el cuerpo está “descansando”.
 
Dormir como marmotas nos hará estar lentos todo el día y no poder resolver ciertas cosas a lo largo de la jornada. Cuando se está durmiendo todo el organismo descansa como la circulación y la actividad cardíaca y si se prolonga este “stop” disminuiremos la capacidad de respuesta debido a la lentitud de la circulación y la poca sangre que haremos llega a los diferentes puntos del cuerpo. Por eso, muchas personas dicen estar cansadas durante el día y se puede deber a estar durmiendo de más. Cuanto más durmamos, más sueño tendremos.
 
Es importante que se pueda controlar las horas que se duerme, ya que dormir mucho no nos ayuda demasiado en la salud, por lo contrario, suele afectar nuestras capacidades. No es bueno dormir poco ni mucho, lo que se debe encontrar es la justa medida para todo, y lograr tener una vida equilibrada.

Dormir mucho es bueno o malo

Continuar leyendo Dormir mucho es bueno o malo

El Doctor Eduard Estivill, uno de los principales especialistas del sueño, sostiene que algo fundamental para conseguir un buen descanso es  enseñar el hábito del sueño a los más pequeños, que debe convertirse en un acto rutinario de forma completamente natural.
 
De esta forma, te ofrecemos algunos consejos que es conveniente seguir según la edad del niño:
 
Rutina de sueño en niños menores de 3 meses
 
Se le debe enseñar desde pequeños la diferencia y el significado entre la luz del día y la noche, pues es muy importante que aprenda a lidiar con la luz del día. Por eso es recomendable que cuando duerma la siesta no lo haga en completa oscuridad para que pueda asociar la oscuridad con la noche. Por este motivo, también es conveniente que no utilices luces por las noches en su habitación.
 
Otra característica a la que conviene que se acostumbre es al ruido del día y al silencio de las noches. Las siestas deben ser con el ruido del ambiente que lo rodea, como la música, los ruidos del tránsito de la calle, de los utensilios de cocina, las voces de sus familiares. Cuando
llega la noche hay que ser más moderados pero tampoco parar el mundo, no es necesario un silencio absoluto para dormir a un niño pequeño.
 
Ofrecerle a un niño una buena rutina es fundamental, pues la repetición para los niños es sinónimo de seguridad, por lo que es aconsejable que se acostumbren a tener una rutina de sueño, a través de actos repetitivos como respetar siempre su horario de sueño de noche, darles un baño antes de la cena o impedir que cada día duerma en un sitio diferente (en la cama de los padres, en el sofá, en diferentes cunas...).
 
Rutina de sueño en niños de 3 a 6 meses
 
En esta etapa también reincidimos en la importancia de respetar un horario de sueño. Por ejemplo, es Fijar un horario respetando las estaciones del año, por ejemplo en invierno es bueno que se acuesten más temprano que en verano, puesto que los días en verano son más largos y es importante que el sueño acompañe a la luz solar.
 
En cuanto a la rutina de sueño, en esta edad puede incentivarse con la lectura de un cuento cada noche, con un muñeco como compañero del descanso, pero siempre realizando actividades poco excitantes para el niño. -
 
Ya debe saber diferencias su habitación de los otros ambientes de la casa. El dormitorio es para dormir, y no para comer ni hacer otras cosas, acostúmbralo a eso.
 
Si el pequeño llora debe ser por un problema que debes solucionar antes de llevarlo de nuevo a la cama. Verifica que no esté sucio, que no tenga frio o calor o que no se ha quedado con hambre. Sin embargo, si detectamos que lo hace para llamar la atención, es muy importante que no le sigas el juego acudiendo al primer llanto.
 
Lo que no hay que hacer
 
Para dormir a un niño pequeño se debe evitar lo siguiente, que lo distraerá de su sueño natural o interferirá en una rutina saludable de sueño:
 
- Cantarle
- Mecerlo en la cuna o los brazos
- Pasearlo en su carrito
- Acariciarlo o darle palmaditas
- Darle el biberón o agua
- Llevarlo a la cama de los padres
 
Si esto falla, el Dr. Estivill propone reeducar el sueño del pequeño y lo que se debe hacer es lo siguiente:
 
- Actuar con firmeza y autoridad frente a los niños
- Se puede humanizar algún objeto en reemplazo de los padres comentándole al niño que este objeto, es un nuevo amigo que cuidará de él en caso de que sea necesario.
- Si el pequeño usa chupete se puede dejar a su alcance, en la cuna misma, varios de estos para que el pequeño pueda encontrar uno fácilmente por las noches y no tenga que recurrir a sus padres para pedirlo
- Cuando se acomode en su lugar de descanso hay que quedarse y despedirse de él a una distancia prudencial. El discurso de buenas noches puede durar unos 30 segundos.
- Al salir de la habitación no olvides apagar la luz y dejar la puerta abierta para escuchar algún ruido por la noche y ofrecer seguridad al pequeño.
- Cuando el niño esté llorando los padres o cuidadores deben mantenerse alejados de la habitación y esperar un tiempo para ir a ver qué sucede. El tiempo que se debe esperar está en una tabla de tiempos que irá variando, dependiendo de los días. Cuando sea la hora de ir a consolar al niño debe ir uno solo de los padres y estar alejados de la cuna para evitar que el niño le toque. Deben explicarle que sus
padres no los abandonan por las noches, sólo que deben respetarse las horas y lugares de descanso para levantarse mejor por la mañana. Este discurso no debe durar más de 10 segundos.
 
Por nuestra parte, desde Dormitia queremos incidir en la importancia que tiene que los más jóvenes descansen sobre un colchón adecuado para niños, y que con el paso del tiempo sea el colchón el que vaya cambiando según sus necesidades. 

Enseña a dormir a tu bebe

Continuar leyendo Enseña a tu bebé a dormir

Hoy en día hay muchas personas que trabajan de noche, y es que la oferta laboral, sobre todo en épocas festivas como las que se avecinan, tiene mucho que ver con el servicio nocturno. Se sabe que no dormir de noche trae consecuencias serias en la salud como el estrés, problemas digestivos, mal humor, o cansancio extremo, entre otras, ya que esto se debe al cambio del reloj biológico. Además, no se descansa de la misma forma que por las noches, ya que el ambiente del día es totalmente diferente a la tranquilidad de la noche. Por este motivo, es importante tener en cuenta ciertas pautas que nos ayudarán a que nuestros cambios de horario nos afecten lo mínimo posible:
 
Crear hábitos
 
Debes buscar algunos ritos o repetir esquemas a la hora de dormir así el metabolismo se acostumbra a una rutina de descanso, que resulta muy beneficioso en contraste si no realizas ningún esquema.
 
Descansar, acto fundamental
 
Si por alguna cuestión durante el día no pudiste descasar lo que deberías, ya que el cuerpo al no dormir de noche necesita más reposo que el habitual, trata de descansar unas varias veces durante la jornada laboral, pausas de intervalos pequeños para conseguir una mayor concentración. 
 
La actividad física puede ayudar mucho a tu salud
 
La actividad física puede ser muy buena para activarte, ya que eleva la temperatura del cuerpo y te mantiene activo y consciente en la actividad que desempeñes. Si tu trabajo es sedentario, procura realizar ejercicios tras tu jornada y mantén el ambiente de tu dormitorio fresco para que puedas dormir plácidamente.
 
Utiliza una buena iluminación mientras trabajas por las noches
 
La luz brillante mientras realizas tu tarea laboral es de mucha ayuda para mantenerte despierto y para influir en tu temperatura corporal y en los niveles de melatonina. De esta manera estrás más enérgico, y cuando te toque dormir vas a poder hacerlo sin problemas ya que habrás estado muy activo por la noche.
 
Relax antes del sueño
 
Cuando llegues a tu casa procura relajarte antes de ir a la cama, porque de esta manera podrás dormir adecuadamente. Esto es tan importante como procurar tener un ambiente adecuado para el descanso: procura evitar ambientes ruidosos.
 
A todo esto debes sumarle la buena alimentación y una hidratación correcta.

Consejos para dormir si trabajas de noche

Continuar leyendo Consejos para dormir si trabajas de noche

Al igual que los adultos, los niños también pueden roncar, por supuesto que la intensidad no es la misma, pero suele darse que los más pequeños ronquen mientras descansan. Esto no supone una enfermedad en sí, ya que al ronquido no hay que tratarlo, pero lo que sí hay que estar atentos es que puede traer algunos inconvenientes de cara al futuro, por lo que hay que estar atento a su evolución y acudir a un especialista si el problema no cesa o va a más.
 
Estudios realizados en los últimos tiempos revelaron que cuatro de cada cien niños roncan y sus edades van desde los 2 a los 8 años. Además, se conoce que uno de cada diez pequeños lo hacen porque presentan apnea del sueño, que se caracteriza por las interrupciones usuales de la respiración durante el descanso.
 
Existen adultos que roncan desde pequeños, incluso desde el primero mes de vida, y esto siempre es el reflejo de algún problema o requiere algún tipo de tratamiento, por eso es importante observar con detenimiento la intensidad y la forma en la que un niño lo hace, y tener muy en cuenta otros síntomas.
 
Pero ¿Qué causa el ronquido infantil?
 
Si bien no está del todo claro qué es lo que lo genera, se conocen casos de roncadores crónicos y otros que solo lo hacen eventualmente. Puede ser producido por alguna obstrucción de la vía respiratoria compleja debido a un aumento del tamaño de los cornetes nasales. También puede estar influyendo un aumento de peso que genere que el tejido que se encuentra en el cuello, esté generando alguna presión en la garganta y las vías respiratorias.
 
También puede ser un coletazo de alguna dolencia que se esté viviendo en el momento como un resfriado, alguna alergia severa, una inflamación de las amígdalas que provoca una traba en las vías de respiración. También la automedicación puede ser un motivo de ronquidos como el uso de antihistamínicos o alguna otra pastilla sin la consulta de un especialista.
 
Las apneas del sueño
 
Como se mencionó antes, uno de cada diez niños que roncan presenta apnea del sueño. ¿Qué es la apnea del sueño? Esta se caracteriza por las pausas temporales de la respiración, y presenta la causa más preocupante del ronquido. Lo que la apnea del sueño provoca es la interrupción de la respiración en plazos mayores a los 10 segundos mientras se duerme lo que genera que el cuerpo no reciba oxigeno. Esto trae problemas en la alimentación, en la concentración, en la memoria y por sobre todo se asocia a los problemas cardiovasculares lo que la hace motivo de consulta urgente con un especialista.
 
¿Qué consecuencias tiene el ronquido infantil?
 
En el 2007 durante el XXI Encuentro de la Sociedad Española de Pediatría hospitalaria y Atención primaria en Barcelona, los especialistas alertaron que los niños que roncan pueden llegar a perder unos 11 puntos de su coeficiente intelectual lo que puede traer problemas en la etapa escolar y de aprendizaje. Lo que alerta es que hoy en día el número va a un 12 % de los niños que roncan y la mitad de estos presentan incontinencia urinaria durante la noche. La apnea del sueño triplica la posibilidad de que los niños padezcan hiperactividad junto con el déficit de atención en las cosas. Lo que también alarma es que este problema trae consecuencias produciendo bajo peso y en la altura de los niños, ya que los pequeños sudan y consumen muchas más calorías por las noches y fabrican menos hormonas de crecimiento.
 
¿Cómo se trata el ronquido en los niños?
 
Como estuvimos tratando en este informe, se llega a la conclusión que los niños que roncan presentan un problema de salud que puede desencadenar en otros a medio plazo. Estas apneas que no permiten el sueño normal altera la vida en general del pequeño, sobre todo la estudiantil, y no permiten la concentración en las cuestiones cotidianas al niño, además suelen verse hiperactivos y nerviosos durante el día y el tratamiento de esta dolencia comienza con un diagnóstico médico que dirá como se debe seguir. Si ves que el ronquido no se va, acude de inmediato al médico para comenzar a erradicar este problema. Cuanto más rápido se llegue a un tratamiento, más resultados positivos se obtendrá.
 
Según el caso especial se comenzará a solucionar el ronquido dependiendo si este es persistente o es a causa de algo puntual como un resfriado, que se tratará como tal, o por sobrepeso, que se podrá solucionar con una dieta. 
 
Además, no debes olvidar la importancia que tiene un buen colchón infantil para que tu hijo descanse de la forma más saludable posible.

El ronquido en niños

Continuar leyendo El ronquido en los niños

Tu forma de dormir se refleja directamente en tu personalidad y en el carácter que tienes a diario. Dormir en una mala posición puede generarte malestar y dolores difíciles de combatir. También puede dar lugar a problemas digestivos, ya que el contenido situado en el estómago llega a la boca más fácilmente. Además es complicado evitar el hábito de dormir en la posición a la que estas acostumbrado.

Dormir sobre el estómago puede causar dolores fuertes en el cuello, acortar la flexibilidad del músculo y problemas en la zona baja de la espalda ya que estando boca abajo se fuerza la zona lumbar.

Aunque son muchas menos las personas que duermen en posición boca abajo que las que lo hacen de lado o boca arriba, a continuación, te dejamos algunos consejos que pueden ayudarte a superar el hábito de dormir en esta postura:

1. Colócate un obstáculo: Trata de dormir de lado abrazándote a una almohada grande. Si intentas ponerte boca abajo, la almohada te lo impedirá. Otra opción es que te pongas almohadas en ambos lados de tu cuerpo, así no podrás girarte.
También puedes dormir en posición “cuchara” con tu pareja y poner una almohada grande detrás de ti, para evitar darte la vuelta y ponerte en posición boca abajo. Existen almohadas con forma de lágrima especiales para estas ocasiones.

2. Que te resulte incómodo dormir boca abajo: Cose pelotas de tenis en la zona frontal de tu pijama, para que sientas gran incomodidad cuando intentes ponerte en esa posición. Guarda canicas en los bolsillos delanteros de tu pijama. O colócate una manta doblada o almohada encima de tu pecho, para que cuanto te gires ésta se caiga y te despierte. Si el sonido es muy suave y no te despierta, puedes usar otro objeto que sea más ruidoso, pero que sea liviano para que no te haga daño.

3. Sé positivo: Antes de irte a dormir, repite a ti mismo que dormirás boca arriba o de lado toda la noche. Imagina a ti mismo durmiendo plácidamente en alguna de estas dos posiciones y vincúlalo con algo bueno, como podrían ser sueños agradables que te hagan feliz. Esto te ayudará mucho aunque no lo creas; pruébalo, te sorprenderás del resultado.

4. Cambia tu rutina de por las noches: Es un buen consejo que cambies todo el ritual que realizas antes de dormir. Si lees, cambialo y escucha música que te relaje; si habitualmente duermes en el lado derecho de la cama, colócate en el lado izquierdo. Todo esto es para que el cambio de posición a la hora de dormir no sea el único cambio que destaque cuando te acuestas.

Dormir boca abajo

Continuar leyendo Consejos para evitar dormir boca abajo