Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Guía para elegir un colchón barato

Cuando nos disponemos a comprar un colchón nuevo, el presupuesto y la inversión que se esté dispuesto a realizar juegan un papel importante para determinar el tipo de colchón por el que se va a optar. En muchos casos, comprar colchones económicos o de gamas sencillas es una opción correcta, especialmente si se trata de colchones para segundas residencias, viviendas de alquiler o habitaciones de invitados, o si por las circunstancias económicas no se puede aspirar a un colchón de gama superior para un uso habitual.

comprar colchón barato

No obstante, es importante entender que comprar un producto económico a ciegas la mayoría de veces sale más caro, y en el caso de un colchón que afecta directamente a la salud de las personas que vayan a utilizarlo, adquiere especial importancia. Por este motivo, es fundamental conocer las claves principales para elegir un colchón de gama económica sin renunciar a la saludabilidad y a la calidades.

En el sector del descanso, cuando hablamos de colchones baratos, es posible encontrarnos con una gran variedad de productos que, a priori, parecen muy similares y no sabemos por cuál decantarnos. Ante este dilema, uno de los principales factores que debe tener en cuenta es la composición del colchón. Así pues, es recomendable obtener información sobre las densidades o calidades utilizadas en los materiales con los que se ha fabricado el equipo de descanso en cuestión.

Por este motivo, le exponemos una serie de consejos y premisas que debe tener en cuenta a la hora de elegir un colchón barato y que le garantizan mayores posibilidades de éxito en su elección.

Consejos para elegir un colchón económico

  1. No dejarse engañar. Antes de adquirir cualquier colchón, ya sea de gama económica o alta gama, es imprescindible saber leer bien entre líneas y diferenciar los argumentos comerciales de las prestaciones reales del producto. En este caso la persona interesada en realizar la compra, antes de realizar la inversión, debe hacer uso de su derecho de ser informado detalladamente de la composición de todos los materiales que forman el colchón. Únicamente de esta forma, será capaz de poder valorar si realmente le resulta interesante la relación calidad-precio del colchón en cuestión. Por este motivo, debe desconfiar de aquellas empresas que no muestran de forma transparente la composición de los productos que ofrece. ¿Acaso usted compraría un coche sin conocer las especificaciones de su motor y las ventajas que ofrece frente a otros?
  2. Garantías mínimas de calidad avaladas por el fabricante. Un colchón económico no tiene por qué ser necesariamente "malo". Obviamente no se puede comparar con una gama media o alta en cuanto a confort y durabilidad, pero existen unas calidades mínimas que debe exigirle a su colchón económico. Puede determinar si su colchón es de calidad o no de tres formas, especialmente si compra su colchón online: 1) Verificando la reputación del producto, del comercio y del fabricante en el que está interesado, 2) Valorando si el producto dispone de algún tipo de certificación relevante que garantice su calidad, y 3) Evaluando la calidad del producto recibido antes de utilizarlo o haciendo uso de su periodo de prueba si dispone de él. Como prioridad, además, le recomendamos que huya de los productos que no indican su procedencia, pues el mercado actual se encuentra invadido por colchones de procedencia asiática que no pasan ningún control de calidad, pues pueden perjudicar seriamente su salud.
  3. Confianza en la tienda. Antes de realizar cualquier compra, ya sea en una tienda física u online, es conveniente que se asegure de que el establecimiento le ofrece la adecuada seriedad, profesionalidad y confianza. Además, es recomendable valorar también otros datos como la antigüedad, notoriedad en Internet, actividad y comentarios en redes sociales, teléfonos de contacto, asociaciones a las que está adherida, etc… De esta manera puede sentirse más o menos avalado si tuviera una incidencia con el producto adquirido.
  4. Entender el significado de la relación calidad-precio de un producto. Existe la creencia de que cuando un producto es similar a otro pero mucho más económico, el más económico es un chollo. Sin embargo, hay que comprender que cualquier producto tiene unos costes mínimos asociados que no pueden ser abolidos en casi ningún caso. Así pues, si se sospecha que el precio en un establecimiento es demasiado económico en comparación con un producto de composición similar en otras tiendas, probablemente sea porque la calidad no sea la misma, sino menor, y exista algún tipo de manipulación en la información que le están ofreciento. En este caso, es necesario valorar si la relación calidad-precio es realmente la más adecuada (garantías, calidades, etc…)
  5. Comprar un colchón barato, a veces sale caro. Seguro que en alguna ocasión ha tenido problemas al comprar un determinado producto demasiado barato y no le ha ofrecido todo aquello que se esperaba. Aunque sabemos que hoy en día la economía de la mayoría de españoles no es la más favorable, a la hora de invertir en descanso deben valorarse muchas otras cosas además del precio. Descansar, y especialmente el sueño reparador, es un factor de gran relevancia que determina nuestra salud y el día a día. Así pues, es importante saber escoger un producto que se adapte a nuestra economía pero que ofrezca las prestaciones que necesitamos para el correcto descanso. Por este motivo, algunos comercios como Dormitia se esfuerzan no sólo en ofrecer los precios más competitivos posibles, si no en aportar las facilidades de pago necesarias para que los clientes puedan aspirar a un colchón de calidad pagándol en cómodos plazos. Por ello, disponemos de servicio de financiación gratuita, a través de Cofidis, para todos nuestros colchones y sin ningún tipo de interés. Invertir en salud, si es posible, es siempre un acierto.

¿Cómo elegir un colchón viscoelástico económico?

  1. Analice su composición. Para que un colchón viscoelástico le aporte un confort correcto y una correcta durablidad, es necesario que su núcleo esté formado por espuma HR de un densidad de al menos 25 Kg/m3. Cuanta mayor densidad tenga, mayor durabilidad le proporcionará. En cuanto al viscoelástico es importante evaluar su densidad y cantidad, pero no es algo determinante puesto que cada fisionomía y cada durmiente tiene unas necesidades distintas. Existen diferentes materiales e infinitos nombres comerciales que se utilizan para designar a las diferentes espumas viscoelásticas, pero es importante que exija a su vendedor que le garantice que se trata de viscoelástica, pues hoy en día existen argumentos comerciales que esconden la composición real del colchón, como por ejemplo quienes indican "sensación viscoelástica" pero no determinan la cantidad o la densidad de material viscoelástico que tienen, puesto que muchas veces la composición real es a base de fibras. 
     
  2. Analice su sensación. Las sensaciones principal que caracteriza y define a este tipo de colchones son la firmeza y la adaptabilidad. Los colchones de gama económica que ofrecen cierta calidad generalmente ofrecen una firmeza alta. Desconfíe de colchones económicos mullidos, pues probablemente no le ofrecerán una buena durabilidad. Por otra parte, el concepto de adaptabilidad lo determina la combinación de la firmeza del núcleo HR con el viscoelástico. Aquí juega un papel importante la cantidad de material viscoelástico que incorpore el colchón y su densidad. Este tipo de colchones baratos generalmente incorporan entre 1 cm y 4 cm de material viscoelástico. Aquí deberá entender que 1 cm de viscoelástico le aportará una menor acogida al cuerpo que uno de 4 cm.
     
  3. Caras de uso. En este tipo de colchones, como comentamos, es realmente importante exigir que le ofrezcan una durabilidad mínima de al menos cinco años. Para ello, le recomendamos los colchones baratos que pueden utilizarse por las dos caras y cuyo núcleo ofrece una buena firmeza, pues al poderlos voltear de arriba a abajo y de pies a cabeza cada cierto tiempo, los puntos de apoyo se distribuyen en las diferentes partes del colchón sin llegar a hacer sufrir al colchón en exceso. Sin embargo, si para usted lo que prima es una buena acogida que beneficie su confort, probablemente la mejor opción dentro de esta gama de colchones económicos sea un colchón de unos 3/4 cm de viscoelástica en una sola cara.