Cargando...

El blog de los sueños y el descanso

sombra

Estas últimas semanas hemos estado ofreciéndote consejos para combatir el calor durante la noche en la época más calurosa del año. Sin embargo, siguen existiendo muchas dudas acerca de qué material utilizado en la fabricación de colchones ofrece mayor o menor calor, y queremos resolver tus dudas.

Si bien es cierto que los colchones viscoelásticos tienen fama de ser colchones que producen una gran sensación de calor durante los meses de verano, la realidad es que el material viscoelástico es atérmico. Y si es atérmico, ¿por qué produce sensación de calor? La peculiaridad de este material es que, además, es termosensible. Esto quiere decir que sus características físicas varían en función de la temperatura ambiente en la que se encuentra.

En temperaturas bajas la viscoelástica se enducere notablemente por la influencia que el frío ejerce en él, por lo que durante estos meses se suele recomendar que el colchón se utilice una vez se ha aclimatado a la temperatura hogareña, porque de no ser así, es muy complicado apreciar las propiedades viscoelásticas que puede llegar a ofrecer.

Durante los meses de verano, el material viscoelástico experimenta el efecto inverso: se vuelve más blando, mullido, y ofrece incluso una mayor adaptabilidad al cuerpo. Debido a esto, la viscoelástica se adapta con mayor facilidad al cuerpo, ofreciendo una mayor sensación de envolvencia (y a determinadas personas incluso sensación de calor). No obstante, esto a penas se llega a apreciar en la mayoría de colchones y para la mayoría de personas, pues son los colchones de densidades muy elevadas (80-95Kg/m3) y con grandes cantidades de material (8-10 cm) los que realmente pueden parecer tan envolventes como para resultar calurosos de por si.

Sin embargo, si eres una persona que tiene serios problemas de calor y de sudoración nocturna, te recomendamos que optes por un colchón de muelles o un colchón de gel.

Los colchones de muelles hasta hace poco eran los que mayor frescor ofrecían, pues su núcleo permite una perfecta circulación del aire, de forma que las capas de amortiguación y acolchados transpiran con total normalidad y no aportan ningún tipo de sensación térmica. Sin embargo, los colchones de gel que se establecieron en el mercado hace escasos años, ofrecen una alternativa perfecta para quienes buscan la sensación de adaptabilidad que ofrecen los colchones viscoelásticos sin renunciar al máximo frescor. 

Los materiales que componen los colchones de gel, ya sean de gel espumado (Snow Gel) o de gel de poliuretano (Omega Gel), están tratados tecnológicamente para aportar un mayor frescor durante el descanso, llegando incluso a reducir en hasta 5ºC la sensación de calor durante la noche. 

Si tienes este problema, y sigues sin tener claro qué colchón es el que mejor puede encajar en lo que necesitas, no dudes en contactar con nosotros.

Colchones para el calor

Continuar leyendo Colchones para el calor

El verano invita a que te relajes y a que te tomes esos privilegios a los que no puedes acceder durante el resto del año. Pero existen malos hábitos que pueden hacer que lamentes, con el paso del tiempo, tanto relax. Uno de los actos más comunes, que se dan en las vacaciones, es la idea de recuperar todas las horas de sueño, superar las siete u ocho horas que son recomendadas, y dormir todo aquello que no se ha dormido durante el año. Pero es importante que sepas que estas costumbres veraniegas pueden pasarte factura. Prolongar el sueño a más de nueve horas diarias aumenta 1,57 veces la posibilidad de que sufras enfermedades cardiovasculares, según estudios realizados.
 
Como muchas de las cuestiones de la naturaleza humana, existen números y acciones que mantienen el equilibrio saludable del cuerpo. Esto se ha demostrado en un estudio de una prestigiosa institución como la West Virginia University School of Medicine que, ha realizado una investigación cuantitativa y han respondido alrededor de 30.397 personas a una encuesta sobre sus hábitos de sueño y salud cardiovascular. Las personas que duermen menos de cinco horas por día, presentan dos veces más riesgos de contraer enfermedades coronarias. Paradójicamente se descubrió que los que duermen más de nueve horas también presentan un 1,57 de aumento en las posibilidades de verse afectado por complicaciones cardiovasculares.
 
El Dr. Lorenzo Silva Melchor, miembro de la Fundación Española del Corazón (FEC) y médico especialista cardiovascular, aseguró que dormir poco activaría factores en el organismo que producirían riesgos para la integridad de la salud. Con respecto a los que duermen más de
las horas debidas, sostuvo que ese hábito aumenta, especialmente, el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
 
Pero tú sabes que no es solo cuestión de cuidar las horas de sueño para lograr una vida plena y mantenerse sano. Durante el verano corremos más riesgos debido a los descuidos, que son propicios para contraer enfermedades. La dieta es una de las cuestiones pilares para mantenerse sano. No consumir grasas, no abusar de la sal ni del azúcar, beber mucha agua para hidratar el cuerpo son puntos básicos para estar sano durante las vacaciones.
 
Que el ocio no ocasione problemas en tu salud depende de tus acciones y de los recaudos que tomes, haciendo ejercicio y alimentándote de la manera adecuada. Los que ya padezcan problemas cardiovasculares deben doblar los cuidados y prevenir futuras complicaciones.
 
Además de esto, si tu cuerpo se habitúa a un descanso excesivo durante tus vacaciones, la vuelta a la rutina y tu rendimiento laboral se verán seriamente afectados, pudiendo ocasionar somnolencia y fatiga los primeros días, e insomnio a medio plazo. Un buen equilibrio en las horas de sueño es, sin duda, la mejor receta para disfrutar de tus vacaciones evitando, en la medida de lo posible, la famosa resaca, síndrome o depresión postvacacional.

Dormir en vaciones

Continuar leyendo Riesgos de dormir demasiado durante las vacaciones

Una mujer embarazada, inicialmente para poder descansar solo tiene que buscar un sitio adecuado donde acurrucarse y así disfrutar de una reparadora siesta. Por las noches, logrará conciliar el sueño sin ningún tipo de inconveniente fuera de lo común.
 
Sin embargo, con el paso de los meses, el cambio hormonal de una embarazada repercute sobre su organismo, provocando diversas molestias que dificultan la buena conciliación del sueño. Aquí te dejamos algunos consejos de gran utilidad para poder dormir adecuadamente durante el embarazo:
 
Tener una misma rutina de sueño todos los días. Cumpliendo ciertos horarios para dormir, despertarse y realizar siestas.
 
El horario ideal para dormir una siesta es después de la comida, la habitación donde se duerma la siesta debe estar fresca y cómoda, ya que el calor dificulta lograr un sueño profundo.
 
La mejor posición para dormir es de lado izquierdo, porque permite una mejor circulación sanguínea tanto a la embarazada como al feto, los riñones y el útero, ya que esta posición no obstruye una arteria que se encuentra en el lado derecho de la madre.
No es para nada aconsejable dormir boca arriba, especialmente en los últimos tres meses de embarazo, debido a que la espalda es la que debe aguantar todo el peso del cuerpo y del bebé, que ya tiene un peso importante.
 
Para calmar los dolores de espalda, lo recomendable es utilizar una almohada cervical o una almohada cilíndrica, acoplándola de la forma que más confortable te resulte.
 
Si deseas mejorar la hinchazón de las piernas (especialmente antes de acostarte), ponte boca arriba elevando varios centímetros tus piernas, casi a 90 grados. Puedes apoyar tus talones en alguna pared, para aguantar mejor el peso de tus piernas.
 
Trata de no ingerir alimentos helados o con mucho condimento, para evitar la tan sufrida acidez estomacal. Lo aconsejable en cuanto a la cena es que sea lo más liviana posible. Puede ser con ensaladas, pollo, frutas, pescado (no frito) y una bebida caliente que te ayude a dormir, como leche; también son recomendables las infusiones como la manzanilla.
 
Es bueno realizar ejercicio físico todos los días y tomarlo como una rutina. Esto te ayudará a relajar la tensión y el estrés tanto de tu mente como de tu cuerpo. Además, te beneficiará mucho a lograr una rápida conciliación del sueño. Por ejemplo, podría ser una caminata, ejercicios de estiramiento o cualquier actividad física (no rigurosa) que ayude en la circulación sanguínea de tus piernas. Puedes acompañar estos ejercicios con una música relajante.
 
Valora si tu colchón te permite descansar. Muchas veces durante estos meses nuestro cuerpo necesita un tipo de colchón distinto al que siempre nos ha ido bien. Generalmente las embarazadas encuentran un mayor confort en un colchón viscoelástico que en uno de muelles. Plantéate si esto te puede estar afectando.

Consejos para dormir mejor durante el embarazo

Continuar leyendo Consejos para dormir bien durante el embarazo

Los dolores de espalda son tan habituales en las personas hoy en día que se han considerado una de las mayores causas de ausentismo, incapacidad o mal rendimiento en el ámbito laboral, en individuos menores de 45 años.
 
Generalmente, el dolor de espalda aparece debido a causa de una contractura de tipo muscular en cualquiera de las tres regiones espinales: lumbar, dorsal o cervical. Pero también puede aparecer por otro tipo de problemas como: tensiones musculares nerviosas, artrosis vertebral y otros tipos de variaciones internas que muchas veces general dolores de espalda como lo son los cólicos renales y los problemas de páncreas.
 
Las causas más usuales de dolores de espalda son:
 
Las malas posturas al dormir, sentarse y realizar tareas cotidianas (mala higiene postural)
El estrés, el nervio, la ansiedad.
Los trabajos que requieren estar mucho tiempo en una misma posición.
El exceso de peso.
El sedentarismo debido a que, al no realizar actividad física, la musculatura del cuerpo pierde su estado y se vuelve más débil, tonándose mucho más propensa a lesiones.
El embarazo.
Lesiones o traumas en la zona que rodea la columna vertebral.
 
A continuación te damos algunos consejos para aliviar y prevenir los dolores de espalda:
 
Asegúrate de que tu colchón te ofrece la adaptabilidad y la firmeza necesarias. Tu médico podrá asesorarte sobre el grado de firmeza que necesitas, aunque generalmente se recomienda una firmeza media con un grado de adaptabilidad medio para que el cuerpo repose completamente sobre el colchón, especialmente la zona lumbar. La mejor opción son los colchones viscoelásticos.
 
Duerme de lado, en posición fetal. Es recomendable poner una almohada entre las rodillas si se duerme en esta posición, debido a que ayuda a evitar que las piernas se deslicen hacia abajo y roten la cadera (lo que genera una presión mayor en la espalda). 
 
Si tienes que levantar algo del suelo o realizar algún esfuerzo, dobla tu cintura y flexiona tus rodillas, si inversamente, tienes que bajar un objeto, procura no estirarte, lo aconsejable en este caso es que te subas a alguna escalera o un banquito y lo bajes llevándolo hacia tu pecho, para que el peso se distribuya de igual forma en ambos brazos.
 
Siéntate con la espalda derecha. Para lograrlo, tus pies deben tocar el suelo o debes cruzarlos a la altura de tus tobillos, nunca encima de tu rodilla. Si por cualquier circunstancia debes estar sentado por un tiempo prolongado, es muy importante que lo hagas en una silla de calidad. La higiene postural en personas que pasan mucho tiempo sentadas es determinante para no sufrir lesiones de espalda a corto o largo plazo.

Combatir el dolor de espalda

Continuar leyendo Consejos para combatir el dolor de espalda

Tanto los niños como los ancianos son los que más padecen las consecuencias de las temperaturas elevadas a la hora de dormir, y lo hacen entrecortadamente, es decir, despertándose y volviéndose a dormir varias veces en una misma noche. Hace unas semanas te ofrecíamos consejos para combatir el calor durante la noche, y hoy te ofrecemos otras pautas relacionadas con la regularidad y rutina del sueño para conseguir un descanso adecuado durante los meses más calurosos del año.
 
La temperatura recomendada para dormir (con ropa liviana y sin taparse o sólo con una sábana) es entre 18 y 22 grados. Las noches de verano muy calurosas llegan a superar los 30 grados, eso es lo que genera que durmamos incómodos y nos despertemos varias
veces en una misma noche, reduciendo así la calidad de nuestro sueño.
 
Cuando la temperatura ambiental aumenta, los ciclos del sueño se tornan menos prolongados. Además, por lo general en épocas veraniegas los hábitos de higiene y de alimentación se alteran: bebemos más que de costumbre, comemos menos, dormimos siestas más largas y a cualquier hora, etc. Si padecemos de insomnio y deseamos tener un buen descanso por las noches, no debemos cometer excesos de ese tipo.
 
El sueño está vinculado estrechamente con la secreción de melatonina de nuestro organismo, que se eleva en horarios nocturnos. Al tener el verano más horas de luz, los niveles de melatonina que secretamos bajan, por ello se torna más difícil lograr una adecuada conciliación del sueño y el insomnio es más frecuente.
 
Conseguir una rutina regular de descanso te ayudará a dormir mejor esta época del año:
 
Regular el ritmo de vida. Debes controlar levantarte y acostarte siempre en el mismo horario, con las persianas bajadas para que el sol no te moleste cuando amanezca y tu ciclo de sueño siga su curso normal. También es bueno realizar actividad física por la noche, cuando la
temperatura baja un poco.
 
Regular las comidas. No irte a dormir inmediatamente después de la cena. Es aconsejable beber gran cantidad de líquido, debido a que esto controla la temperatura del cuerpo y logra que baje un poco. Cuando termines de cenar, espera al menos dos horas para irte a dormir, no lo
hagas de inmediato. La cena debe ser muy liviana y poco abundante.
 
Regular tu entorno de descanso. Tener un buen hábitat para dormir por las noches. Es muy importante que el lugar donde duermes, tanto la habitación como el colchón y la almohada, brinden comodidad y tengan la temperatura que recomendamos anteriormente. Además, los aparatos electrónicos como televisores, videoconsolas, ordenadores o dispositivos portátiles, perjudicarán seriamente tu calidad de sueño si terminan formando parte de tu dormitorio. Si te gusta ver la televisión antes de dormir, es aconsejable que lo hagas en la sala de estar o en otra habitación distinta a la que utilizas para dormir.
 
Regular tus horarios de sueño. Con la llegada de las vacaciones de verano, llega el descontrol de horarios de sueño y de actividad, ya que nuestra rutina diaria acostumbra a cambiar bastante. Es importante no hacer siestas muy largas. Si te gusta dormir la siesta, procura que no dure más de 30 minutos, ya que de lo contrario te retrasará el sueño por la noche y se volverá irregular tu ritmo de vida.

El calor y los problemas de sueño

 

Continuar leyendo El calor y los problemas de sueño