Cargando...

El blog de los sueños y el descanso

sombra

En ocasiones, los sueños pueden llegar a convertirse en toda una pesadilla, despertarnos de un sobresalto y dejarnos algo confusos durante un buen tiempo. Seguro que alguna vez te ha pasado soñar con algo chocante y has tenido esa sensación. Por otra parte, existen algunos sueños que son recurrentes y se repiten con cierta frecuencia y que además suelen ser bastante comunes en diferentes durmientes. Hoy vamos a comentar un sueño que, en ocasiones, se repite en mujeres embarazadas: soñar con abortar. ¿Qué significado tiene?, ¿Por qué sueño con abortar?, ¿Se trata de un sueño premonitorio? A continuación, te respondemos a todas y cada una de las preguntas anteriores.

Primero que nada debemos destacar que no existe una interpretación universal válida para cada tipo de sueño sino que, en general, lo que se recomienda es tener una visión global e intentar averiguar su posible significado. Esto es así porque como imaginareis, el mundo de los sueños esconde un sinfín de incógnitas y, muchas de ellas, todavía a día de hoy, están sin resolver. Como por ejemplo, cual es la función exacta de los sueños. Además, cabe destacar que cada sueño es único y diferente, igual que cada durmiente es diferente al resto. Y, hay que tener en cuenta que sus sueños dependen siempre de las emociones y experiencias vividas hasta el momento. Por ello, cada sueño es diferente al otro. Sin embargo, ciertos tipos de sueños más comunes, que suelen repetirse cuando se vive una situación concreta, son más fáciles de interpretar. Un ejemplo de ello es el soñar con abortar. En general, soñar con abortar se suele dar cuando el individuo está pasando por una época triste y/o cuando ocurren varios momentos adversos durante un cierto período de tiempo. Soñar con abortar se interpreta como un mal presagio (enfermedades, depresión, problemas, conflictos internos, separación, etc..). No obstante, cabe destacar que si estás embarazada no debes preocuparte, pues no se tratan de sueños premonitorios en absoluto.

Soñar con abortar suele darse más en mujeres que en hombres, concretamente en chicas adolescentes y mujeres hasta los 50 años aproximadamente. También es común soñar con ello cuando la mujer ha sufrido algún trauma como consecuencia de un aborto en la vida real.

Como hemos comentado anteriormente, los sueños con aborto suelen reflejar el estado de ánimo del durmiente tras haber sufrido depresión, separación, conflictos internos con uno mismo o familiares o también de pareja, proyectos laborales frustrados, o si se ha sufrido una pérdida familiar reciente. Otros autores interpretan los sueños con abortar como un deseo por parte del durmiente de poder tener un bebé en la vida real pero que, dada la situación en la que se encuentra, resulta  realmente complicado.  

Veamo ahora cómo se interpreta el hecho de soñar con abortos dependiendo de la situación que se esté viviendo:

Soñar con abortar cuando se está embarazada. En este caso suele interpretarse como el miedo o preocupación de la mujer porque algo salga mal durante el embarazo. Si es esta tu situación, lo más recomendable es que te relajes y que no le des más importancia al sueño. Ten por seguro de que todo saldrá bien.

Soñar con abortar si te resulta quedarte embarazada. Si te encuentras en esta situación y sueñas con abortar, no te preocupes, es una reacción normal de tu subconsciente por lo que estás viviendo y que con el tiempo desaparecerá.

Si eres mujer y no se da las dos situaciones anteriores, soñar con abortar puede interpretarse como una advertencia ante una decisión importante que tienes que tomar, ya que puede ser que tomes un camino equivocado que acabe por dar resultados no deseados. Otra posible interpretación es como un aviso para que cuides más de tu salud.

Si deseas conocer más acerca más acerca de los sueños, te invitamos a leer: interpretación de sueños.

Interpretación soñar con abortar

Fuente: www.sueño.net

Continuar leyendo Significado de soñar con abortar

En esta época del año, es común escuchar como la gente dice que en verano duermen peor que en otras estaciones del año. ¿Te ha pasado? Si has contestado que sí, no te preocupes, pues una situación completamente normal, pues le pasa a una gran cantidad de durmientes. Además, cuando no se consigue dormir bien por la noche, al día siguiente, solemos sentirnos peor, menos energéticos y sintiendo un cierto malestar durante toda la jornada. ¿Verdad? Si has contestado “Sí”, seguro que deseas saber porqué solemos descansar peor cuando más calor hace. A continuación, te lo contamos en detalle.

Durante las noches de verano, cuando el calor empieza a apretar, en ocasiones puede que caer en brazos de morfeo nos resulte una tarea realmente complicada. Además, puede llegar a generar un cierto estado de nerviosismo que hace más difícil el conseguir descansar y conciliar el sueño. Pero, ¿Por qué nos sucede esto? La respuesta a esta pregunta nos la ofrece el doctor José Antonio López Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), que confirma que en verano nos cuesta dormir como consecuencia del esfuerzo que realiza el cuerpo para adaptarse a las altas temperaturas. En las épocas del año de más calor, cuando los termómetros sobrepasan los 21 grados centígrados, es común que comiencen las primeras dificultades a la hora de dormir. Además, como hemos comentado anteriormente, cuando se sufre insomnio, suele aparecer un nerviosismo que empeora aún más la situación. Para ello, lo más importante es tratar de mantener la calma y tener en cuenta que suele tratarse de un período generalmente corto, el que nuestro cuerpo necesita para adapatarse al cambio de temperatura. Después de esos días más duros, en general, ya debemos estar totalmente preparados para responder adecuadamente a las altas temperaturas propias del resto del verano.

Por otro lado, el descanso durante las noches de verano, también suele complicarse a medida que avanza la edad. Como bien explica el doctor Francisco Javier Puertas, miembro de la Sociedad Española de Sueño (SES), "con la edad se deterioran los mecanismos responsables de la regulación de la temperatura, tanto de la eliminación como del mantenimiento de la misma". Además, obviamente, este hecho tiene una consecuencia directa en la continuidad y profundidad del sueño de los durmientes. Concretamente, aproximadamente el 60 por ciento de las personas mayores tiene algún síntoma o trastorno del sueño que le impide descansar cada noche como su cuerpo y mente necesitan. Una consecuencia que suele darse en estos casos es el sentir un exceso de somnolencia durante el día y el tener la necesidad de practicar varias siestas diarias. También es común que los durmientes que no consiguen dormir bien por la noche se sientan algo más cansados de lo normal durante el transcurso del día. Todo ello son consecuencias normales de la falta de sueño que, son visibles desde la primera noche de insomnio.

¿Qué debemos hacer cuando no podemos dormir?

Esos días en el que el calor, u cualquier otra circunstancia, dificultan la tarea de conciliar el sueño, lo más importante es tratar de no agobiarse cuando se está en la cama para evitar que la situación empeore. Hay que tener en cuenta que para evitarlo debemos irnos a dormir siempre y cuando se tenga sueño y se esté preparado para ello. De lo contrario, si se está nervioso o preocupado, entre otras, será muy complicado conciliar el sueño de manera adecuada. A su vez, para que sea más fácil dormir bien en las noches de verano, se recomienda conseguir un dormitorio fresco, disponer de un buen equipo de descanso que no den calor (como por ejemplo los colchones de gel) y, por supuesto, mantener una buena higiene del sueño. Algunos de los principales consejos para ello son: tener horarios fijos para acostarse y levantarse cada día, realizar ejercicio diario aunque no antes de dormir, dejar un período de inactividad al menos 20 minutos antes de acostarse y, por supuesto, evitar las cenas copiosas y cualquier tipo de bebida alcohólica o estimulante y el tabaco. Existen otros consejos que puede poner en práctica para dormir mejor durante la noche, de la mano del doctor Estivill: Conseguir una buena higiene del sueño. Por último, recordar que se recomienda consultar a un médico especialista a aquellos durmientes que hayan sufrido ataques severos de ansiedad como consecuencia de insomnio provocado por el calor.


¡Felices y frescos sueños!

 

¿Por qué en verano dormimos peor?

Fuente: Hola.com

Continuar leyendo ¿Por qué en verano dormimos peor?

A día de hoy, todavía no se sabe con certeza porqué soñamos y cuál es la función de los sueños. No obstante, se sabe que el contenido de estos varía dependiendo de ciertas patologías. Es decir, pacientes con apnea del sueño, ansiedad, parkinson, entre otros, suelen tener unos determinados tipos de sueños muy característicos que se repiten con cierta frecuencia. A continuación, te contamos todo sobre ello.

Desde mucho tiempo atrás, la comunidad de científicos investiga sobre el sueño para descubrir por qué dormimos, cuál es su función y muchos otros temas relacionados como, por ejemplo, el significado de los sueños y su posible interpretación. No obstante, como hemos comentado anteriormente, a día de hoy aún no se sabe con certeza cual es la función de lo onírico aunque sí que se conoce que el contenido de los sueños se ve condicionado por determinadas patologías. Según los expertos, algunas de las patologías existentes, provocan determinados sueños muy concretos. Como bien explica el doctor Hernando Pérez, Coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y Sueño de la Sociedad Española de Neurología (SEN) para el portal Infosalus, todo aquello que el individuo ha vivido se refleja en el contenido de sus sueños. Aunque en ocasiones, existen sueños que se repiten frecuentemente en distintos durmientes y que resulta realmente complicado encontrar una explicación científica para dicho contenido determinado. Y es que, como bien hemos comentado, todavía existen muchas cuestiones sin resolver en lo que a contenido e interpretación de los sueños se refiere.  

El descanso, y más concretamente el sueño reparador, es vital para recuperarse, consolidar la memoria y el correcto desarrollo del individuo. Sin embargo, existen ciertos trastornos asociados con el sueño que impiden que el descanso cumpla con su función. El sueño se compone de ciclos formados por varias fases: fase I, fase II y fase III (que constituyen el sueño no REM) y la fase REM (de movimiento ocular rápido). Durante la noche, los durmientes podemos tener entre 4 y hasta 7 sueños, que constituyen un total de una hora o dos máximo del total del sueño. A medida que avanza la madrugada, sobre las 6 de la mañana, es cuando más intenso y expresivo es el contenido del sueño. Es aquí cuando se desarrolla la fase del sueño REM. En este mismo punto ocurre que, si existe un trastorno en la conducta en la fase REM, como sería el caso de que el cuerpo no permaneciera totalmente inmóvil, aumentan las posibilidades de sufrir ciertas enfermedades neurodegenerativas, como por ejemplo Parkinson y Alzheimer. Y, como hemos comentado anteriormente, ciertas patologías determinan el contenido de los sueños. Veamos pues, los sueños de estas personas son sueños más agitados y violentos de lo normal. Además, es común que aparezcan caídas, peleas o saltos al vacío, entre otros.  

Quienes padecen apnea del sueño suelen tener sueños asociados con frustración, como por ejemplo, tratar de correr pero ser incapaz, escalar montañas y quedarse casi sin poder respirar, etc. Por otro lado, aquellas personas que sufren depresión o están pasando por un período de baja autoestima, suelen soñar con catástrofes, alguna muerte de un ser querido o cementerios.  

Por su parte, las personas que sufren epilepsia suelen tener pesadillas recurrentes relacionadas con manifestaciones de sus crisis epilépticas que se producen durante el desarrollo del sueño durante la noche.

A su vez, existen parasomnias que se relacionan con el sueño no REM, son conocidos como trastornos del despertar como por ejemplo: despertar confusional, terrores nocturnos y sonambulismo.

En este caso, la persona sonámbula, si está pasando por un período de ansiedad o estrés y/o tiene algún tipo de miedo extremo, suele presentar sueños en los que necesita huir de la situación. De ahí que el deambular por la casa representa esta intención que tiene el durmiente en el sueño. Generalmente, esta situación suele darse más en niños que en adultos. La semana pasada publicamos un artículo sobre sonambulismo infantil, recomendamos su lectura para conocer más sobre el tema.

 

El contenido de los sueños varía según ciertas patologías

Fuente: 20min.com

Continuar leyendo El contenido de los sueños varía según ciertas patologías

El sonambulismo es un trastorno del sueño que puede darse tanto en niños como en adultos. Aunque, bien es cierto que suele ser más común en menores de edad escolar. Según los últimos datos, uno de cada diez niños en esa edad ha sufrido, al menos una noche, un trastorno de este tipo. Si el pequeño de la casa ha tenido un episodio, de seguro querrás saber cuál es la causa del sonambulismo infantil, cuáles son las posibles consecuencias a largo plazo y cómo se debe actuar. A continuación te contamos todo sobre ello.

Ser sonámbulo significa que el niño, durante el sueño, se levanta y empieza a realizar una serie de actividades: jugar con sus juguetes, caminar, vestirse o desvestirse, abrir y cerrar puertas o luces e incluso salir de la casa, entre muchas otras. Y, todo ello sin despertarse ni ser realmente conscientes de lo que están haciendo, aunque suelen mantener los ojos abiertos. Como siguen en un estado de somnolencia, durante el episodio no será posible hablar y conversar con ellos. Pues, aunque lo intenten, normalmente únicamente son capaces de de balbucear unos pocos sonidos. Y, en general, al día siguiente, no se acordaran de nada de lo que hayan realizado durante la noche anterior.

El sonambulismo puede durar muy pocos segundos, minutos o, en los casos más severos, incluso más. Como hemos comentando anteriormente, puede darse en durmientes de todas las edades. Sin embargo, es más común en los niños pequeños de 6 a 12 años. Y, aún más en menores varones que en las niñas. Aunque, generalmente suele desaparecer cuando llega la época de la adolescencia.

¿Cuál es la causa del sonambulismo infantil?

Aunque la causa exacta de porqué se produce el sonambulismo no se sabe, se cree que podría darse como consecuencia de que no todas las partes del cerebro se relajan y se duermen al mismo tiempo. Otra posible causa de sonambulismo es la existencia de un cambio brusco en los patrones del sueño del niño como por ejemplo, un período de fuerte estrés, ansiedad o fiebre u otras enfermedades. Otras teorías señalan que el sonambulismo puede responder a una deficiencia de magnesio o que algún tipo de cambio hormonal en el cuerpo del durmiente lo provoque.

Por otra parte, en la mayoría de los casos, el sonambulismo tiene una historia familiar, es decir, cuando alguien de la familia del menor lo ha sufrido aumentan las posibilidades de que se produzca este tipo de desorden.  

El sonambulismo se da al comienzo del sueño, concretamente se cree que ocurre en la etapa del sueño lento o de ondas lentas. Cabe destacar que los niños, en comparación con los adultos, suelen pasar más tiempo en esta fase del sueño. Por ello, las posibilidades de que se dé en los niños es algo mayor.

¿Qué consecuencias tiene el ser sonámbula?

Los especialistas coinciden en que el sonambulismo en sí mismo no es peligroso y, generalmente, no significa que exista un problema grave detrás de ello. También afirman que no afecta al desarrollo cerebral de los niños. Sin embargo, sí es cierto que merma su descanso nocturno. Y, la falta de sueño derivada de ello, afecta negativamente al comportamiento, estado de ánimo, etc..  De esta manera, aunque no sea preocupante, hay que tenerlo controlado. Y, por supuesto, se recomienda consultar con el pediatra cuando la frecuencia del sonambulismo sea cada vez mayor y aumenta la preocupación por ello. Una recomendación útil para tratar con este trastorno del sueño es evitar a toda costa que el niño coma, vea la televisión o juegue con el ordenador o videojuegos justo antes de irse a la cama a dormir. Además de, por supuesto, mantener una higiene del sueño adecuada y eficaz, noche tras noche.

¿Qué hacer durante el episodio?

Como hemos comentado anteriormente el niño, en ese momento no es consciente de lo que está haciendo. Por ello, es necesario mantener la calma, actuar con total serenidad y tratar de no asustarlo. Una vez estemos con ellos, únicamente hay que guiarlos de nuevo hasta su cama para que puedan volver a dormir tranquilos y descansar como se merecen. Ten en cuenta que, para evitar que el niño se haga daño, es necesario tomar ciertas medidas de seguridad: mantener las ventanas y puertas cerradas, apartar los muebles con los que pueda tropezar, eliminar objetos peligrosos, etc…. Y, obviamente, bajo ninguna circunstancia se debe evitar sacudirlo o gritarle al niño. Por último, recordaros que, en estos casos se debe evitar que los pequeños duerman en literas. Si el problema es la falta de espacio en el dormitorio, los somier canguro son una buena opción.

Sonambulismo infantil

Fuente: elcomercio.com

Foto: pekelandia.com

Continuar leyendo Sonambulismo infantil, sus causas y consecuencias

La gran mayoría de los individuos sufrimos, al menos una vez en la vida, una experiencia incómoda o desagradable a la hora de conciliar el sueño o durante el desarrollo del mismo. Pesadillas que parecen reales, miedo, palpitaciones e inseguridad, entre otros, pueden hacernos pasar uno de los peores momentos de nuestro día. ¿Verdad? Cuando esta sensación cobra mucha importancia, también cuando están despiertos, puede convertirse en un problema más grave: desarrollar fobia al sueño. Te contamos todo sobre este fenómeno conocido como Oneirofobia o Somnifobia.

Pues bien, el miedo al sueño o Somnifobia, Oneirofobia y otras posibles denominaciones, todas ellas se refieren al fuerte sentimiento de terror a que llegue la noche y con ella, la hora de dormir. Las personas que padecen este tipo de fobia sienten, cada vez que se acerca la hora del sueño, una fuerte sensación de asfixia, sudoración excesiva, náuseas, ataques de pánico, palpitaciones, imposibilidad de hablar y de pensar con claridad…. E incluso pueden llegar a tener fuertes alucinaciones. La somnifobia se describe como un miedo irracional al hecho de dormir. Y, aunque muchos de los individuos que lo sufren comprenden que su miedo no tiene una base racional, se presentan incapaces de dominar el terror que sienten ante la idea de irse a dormir.

Obviamente, esta situación no es únicamente una situación molesta sino que genera una gran cantidad de estrés y un claro deterioro físico y mental para el individuo que sufre este miedo. La falta de sueño y la ansiedad consecuente de la fobia al sueño aumenta las posibilidades de sufrir graves daños en la salud de la persona, desde incluso el primer día. Dormir bien, y sobre todo el sueño reparador de una sola noche, permite que nuestro cuerpo se recupere de los esfuerzos realizados durante el día a día. Y, a su vez, ayuda a que el cerebro elimina todo aquello que el cerebro no necesita, fortalece la memoria y consolida el proceso de aprendizaje. Por ello, obviamente, cuando el sueño no es reparador y no se consigue dormir, tanto el cuerpo como la mente del individuo se resiente gravemente. Podéis imaginaros cómo se sienten las personas que sufren somnifobia tras pasar un total de 36 años sin dormir, como es el caso de Thai Ngoc, un hombre vietnamita y lo aseguran dos agencias locales: una del Reino Unido y otra de Tailandia. Este es un caso muy extremo de fobia al sueño, que se da de forma aislada.

¿Cuáles son las causas de este miedo?

Como sucede con todas las otras fobias, la comunidad de científicos ha investigado qué posibles causas pueden desarrollar somnifobia, y se ha concluido que las siguientes dos causas son las principales: fuerte miedo a tener pesadillas o que se dé una situación durante el sueño de máxima ansiedad. Para evitarlo, existe una serie de tratamientos que se muestran eficaces en ayudar a superar este tipo de fobia. Uno de ellos es un método psicológico que ayuda a la persona a enfrentarse cara a cara con sus miedos más profundos y severos y entender que es lo que causa sus pesadillas. El tratamiento se basa en ofrecer una  educación al individuo sobre lo que es el sueño y cuales son todos sus beneficios. Se ha comprobado que hablar del sueño de forma positiva motiva al afectado a superar su miedo al sueño.

También existen otros métodos como por ejemplo la popular desensibilización sistemática donde el individuo se expone gradualmente a la situación que le aterroriza (dormir) para que poco a poco, vaya superando dicho miedo. Por último, destacar otros métodos como la hipnoterapia, la Programación Neurolingüística e incluso la Terapia Energética, que todos ellos consisten en reprogramar su mente para superar el miedo.

 

Somifobia, miedo al sueño

Fuente: rinconpsicologia.com

Foto: Fotolia

Continuar leyendo Somnifobia, miedo al sueño