Cargando...

El blog de los sueños y el descanso

sombra

Existen alrededor de unos 80 trastornos del sueño aproximadamente que pueden convertir el descanso en toda una pesadilla. Insomnio, pesadillas, apnea del sueño, terrores nocturnos, y el síndrome de piernas inquietas, entre muchos otros, son algunas de las enfermedades del sueño que más afectan a los durmientes. En España, se estima que un 50% de la población total adulta padece insomnio en alguna etapa de su vida y que entre un 10% y un 15% de la población total adulta sufre de insomnio de manera crónica. Como podéis observar, se trata de unas cifras bastante significativas.

Existen diferentes tipos de insomnio, dependiendo de la duración, intensidad o gravedad e incluso de la franja horaria en la que se presenta el trastorno del sueño. Afortunadamente, en la gran mayoría de los casos existen tratamientos que pueden acabar con el problema. Para ello, lo más importante es identificar bien las causas del insomnio y seguir las pautas más adecuadas para solucionarlo en cada caso. A continuación vamos a ver una serie de ejemplos de casos determinados de insomnio y algunos consejos para superarlo.  

Una noche en vela, de forma aislada.

Si normalmente sueles dormir bien y de repente una noche la pasas sin pegar ojo, no debes preocuparte. Seguramente sea una cosa transitoria y lo más probable es que vuelvas a dormir la noche siguiente como si no hubiese ocurrido nada. Para que no se repita, debes seguir como hasta ahora y, sobre todo, no darle más importancia.

Durante el día tengo sueño y al llegar la noche, me desvelo.

En estos casos, la causa más común de sufrir somnolencia excesiva durante el día es el hecho de dormir mucha siesta, trasnochar, levantarse muy tarde, etc… Cabe destacar que dormir varios períodos largos durante el día produce un sueño de menor calidad, por lo que es común que el individuo se sienta algo más cansado el resto de los días.Otras causas que pueden provocarnos estos trastornos del sueño son los cambios en la rutina del sueño y/o tomar cafeína o bebidas energéticas en exceso.

En estos casos, se recomienda evitar el consumo de estas bebidas después de las tres de la tarde, acostarse y levantarse siempre a la misma hora y respetar las horas de sueño nocturnas que cada persona necesita para sentirse descansada y recuperada. En definitiva, se deben cambiar los hábitos que hacen que nos desvelemos al llegar la noche y seguir una rutina del sueño eficaz.

No consigo dejar de pensar y no duermo

El insomnio aparece fácilmente cuando no conseguimos desconectar cuando nos vamos a la cama. Incluso parece que sea el silencio de la noche la que incite a nuestra mente a pensar y pensar sin parar en ese problema que tanto nos preocupa, un acontecimiento traumático reciente o repasar todo lo que hemos hecho durante el día y lo que debemos hacer durante la semana siguiente. ¿Verdad? Lo cierto es que cuando existe una baja estimulación y poca distracción, resulta más fácil rumiar pensamientos. Sin embargo, todo ello resulta totalmente contraproducente cuando tratamos de conciliar el sueño.

En este caso, lo que debemos hacer para dormir mejor es dejar la mente en blanco y relajarnos para conciliar el sueño. ¿Cómo? Para ayudarte a sacar los pensamientos de la cabeza, una buena práctica es anotar todas las tareas o preocupaciones en un papel o en una agenda junto a una posible solución. Así, con una buena organización, verás cómo todo fluye mejor. Además, por supuesto, debemos concienciarnos de que la cama es un lugar para relajarse y descansar, no para trabajar ni realizar tareas que impidan conciliar el sueño.

No puedo dormir porque estoy nervioso.

En ocasiones, durante un período de tiempo determinado y por ciertas circunstancias, nos encontramos algo nerviosos y alterados. ¿Verdad? Y, obviamente, esta sensación no es la más adecuada para relajarnos y poder conciliar el sueño fácilmente. Además, si la situación perdura en el tiempo, podemos sentirnos más cansados, nerviosos y alterados. Entonces, ¿Qué debemos hacer en esta situación? Lo más importante es tratar de no pensar en esas cosas que nos ponen más nerviosos a la hora de acostarnos y mucho menos en la cama. Para ello, podemos seguir las recomendaciones de la situación descrita anteriormente. También es aconsejable hablar con alguien de confianza para obtener otro punto de vista diferente que pueda ayudarte a sobrellevar mejor la situación. Si el problema continua, debes tratar de distraer la mente realizando otras actividades como lectura, escuchar música, e incluso contar ovejitas, pues te ayudarán a no pensar en lo que te perturba.  

No duermo porque me preocupa el no dormir.

Cuando no podemos dormir, aparece un cierto nerviosismo que no hace otra cosa que agravar la situación. ¿Verdad?. Empezamos a mirar el paso de las horas, nos preguntamos por qué sucede esto, nos imaginamos lo cansados que vamos a estar al día siguiente, etc… Y, todo ello no hace más que perjudicarnos.

La solución en esta ocasión es simple: dejar de preocuparse. O, ¿Sirve de algo preocuparse por no poder dormir? Aunque parezca imposible, lo mejor es imaginarse que al día siguiente no hay que madrugar, no mirar el despertador y pensar en cosas agradables como un paseo por la playa etc… Así conseguiremos relajarnos y conciliar el sueño casi sin darnos cuenta. Si la situación no mejora, lo más conveniente es levantarse de la cama y realizar alguna actividad relajante (leer, escuchar música, beberte un vaso de leche tibio, etc… Y, pasados unos 20 minutos aproximadamente, cuando tu cuerpo te pida volver a la cama, vuelve y a dormir.

Por último, recuerda que el equipo de descanso es muy importante para conseguir que el cuerpo se sienta cómodo, se relaje y podamos conciliar el sueño de forma más fácil. Ten en cuenta que si tu colchón no es el más adecuado o tiene más de 10 años, es importante cambiarlo por uno nuevo que ofrezca mejores prestaciones

Soluciones para el insomnio

 

 

Continuar leyendo Soluciones para las situaciones de insomnio más comunes

Desde que llegó el boom de internet y los smartphone, tenemos toda la información que deseamos (y mucha más) a nuestro alcance sin realizar ningún esfuerzo. Como con la gran mayoría de cosas, esta medida tiene sus pros y sus contras. Pues, aunque nos sea realmente fácil acceder a toda la información, la sobreinformación que recibimos puede afectar negativamente a nuestro cerebro. Y, ello puede también empeorar significativamente la cantidad y calidad de nuestro sueño y descanso nocturno. ¿Cómo? Te lo contamos:

La sobreinformación a la que estamos expuestos hoy en día, causa el conocido “síndrome de fatiga informativa". Este síndrome, como bien explican desde la Unidad de Alteraciones de Sueño del Instituto Dexeus de Barcelona, se utiliza para describir el efecto negativo que tiene la sobreinformación que recibimos sobre nuestro cerebro, provocando un fuerte aumento de los niveles de estrés. Y, ¿Qué lo provoca?

Como hemos comentado anteriormente, el síndrome de fatiga informativa lo provoca la gran cantidad de información a la que estamos expuestos en general. Y, como cabe esperar, los niveles de estrés y malestar aumentan considerablemente cuando la información que recibimos tiene carga negativa. Según el doctor Eduard Estivill, responsable de la Unidad de Alteraciones de Sueño del Instituto Dexeus de Barcelona, afirma que, la continua exposición a malas noticias por parte del espectador, incrementa el número de afectados por el síndrome de fatiga informativa. Pues aunque, como hemos comentado anteriormente la carga informativa es la principal causa, las noticias positivas siempre generan un sentimiento positivo y, lo más importante, un menor grado de tensión y ansiedad para el individuo.   

Obviamente, el "síndrome de fatiga informativa" nos afecta a todos, independientemente de la edad que tengamos. Como dice el doctor Estivill: "Afecta incluso a los niños y adolescentes, pues son estímulos externos que llegan a nuestro cerebro, causando un aumento de los niveles de tensión y confusión". Ese estado de tensión que podemos sufrir dificulta la relajación y la “desconexión” que el cerebro necesita para descansar y recuperarse. Por tanto, esta situación tiene su repercusión clara sobre la cantidad y la calidad de nuestro sueño y descanso nocturno. La relación que existe es la siguiente: a mayor estrés y/o tensión, mayor dificultad para conciliar el sueño y mantenerse dormido, en definitiva, menor calidad y cantidad de sueño. Los problemas de sueño y la falta de sueño consecuente se traduce en cansancio, dificultad para recordar las cosas, malestar generalizado, irritabilidad, somnolencia excesiva diurna, entre otros.

Para evitarlo, expertos como el doctor Estivill recomienda tratar de filtrar la información que se percibe, sobre todo en el caso de los más pequeños. Aunque con el auge de las redes sociales resulta realmente complicado hacerlo. Por ello, se aconseja apagar por completo los aparatos electrónicos modernos (ordenadores, ipads, tablets, smartphone, etc…) varias horas antes de dormir. Con el fin de lograr “desconectar”, aliviar tensiones y relajarse adecuadamente para obtener un sueño totalmente reparador.

Insomnio por fatiga informativa

Fuente: rpp.com.pe

Continuar leyendo Demasiada información antes de dormir provoca insomnio

El ritmo de vida propio del siglo XXI, la presión laboral y las dificultades económicas son los principales desencadenantes de los altos niveles de estrés y ansiedad que sufre parte de la sociedad actual. Especialmente durante los meses de verano, hay personas que sufren más problemas de estrés al llegar las vacaciones e incluso sienten un cierto miedo a abandonar su puesto de trabajo. Estos síntomas son los que describen el llamado “Síndrome ejecutivo”.  

El conocido ‘síndrome del ejecutivo’, se caracteriza porque las personas que lo sufren empiezan a padecer altos niveles de estrés cuando se aproxima la época de vacaciones y el hecho de tener que abandonar su empresa por un tiempo, les aterroriza. Los individuos que lo tienen, cuando están de vacaciones buscan actividades estresantes con el fin de sentirse productivos y creen que así podrán canalizar toda la ansiedad que sufren. Generalmente, estas personas son muy exigentes consigo mismo, siempre tienden a superarse y, cuando están con familiares y amigos, suelen presumir sobre su profesión, éxitos y el salario que obtienen.

Al llegar las vacaciones, las personas que sufren el ‘síndrome del ejecutivo’ no se sienten cómodos al tener que abandonar su puesto de trabajo porque, generalmente, les produce malestar el hecho de sentirse sustituibles. Además no les gusta delegar en otras personas, ya sea por falta de confianza o por el hecho de no ser imprescindible, entre otros. Otra característica común de las personas que sufren el ‘síndrome del ejecutivo’ es que, durante las vacaciones, no pueden evitar el comprobar cómo sigue funcionando la empresa, que es lo que está pasando en todo momento y siguen enganchados al teléfono móvil, los emails, etc.. Como cabe de esperar, esos altos niveles de estrés impiden que el trabajador pueda descansar, desconectar y reponer fuerzas. El cansancio y la falta de sueño acumulada, aumentan la presión, el estrés y empeoran la calidad de vida del individuo. Os recomendamos un artículo que habla sobre ello en profundidad: Presión laboral, problemas para dormir y viceversa.

Ante esta situación, los expertos en la materia recomiendan que los trabajadores que sufren estos niveles de estrés, se tomen en serio el hecho de desconectar del trabajo, en la medida de lo máximo posible. Para ello, se les aconseja que se cojan unos 14 días seguidos como mínimo de vacaciones para desconectar de su trabajo, descansar y reducir los niveles de estrés. A su vez, se recomienda que dediquen tiempo todos los días a realizar ejercicios físicos y mentales de desconexión como por ejemplo yoga, pilates, etc… Para que la desconexión sea más efectiva, se deben cambiar la rutina y ciertas costumbres que han adquirido con el paso del tiempo. Un buen comienzo es apagar el móvil durante varias horas al día, olvidarse de revisar la bandeja de entrada de los emails y mantenerse al margen de las redes sociales durante gran parte del día. A cambio se recomienda leer un libro, pasear, ir a la playa, realizar deporte y tomarse en serio el descanso. Para cumplir con esto último, se debe respetar un horario fijo para levantarse y acostarse cada día, que cumplan las 8 horas de sueño todas las noches y realizar una pequeña siesta siempre después de comer, durante 15 o 30 minutos. Para poder dormir bien por las noches y recuperarse, se recomienda evitar las comidas y cenas copiosas, olvidarse de consumir cafeína, alcohol y tabaco varias horas antes de dormir y apagar el smartphone un buen rato antes de irse a la cama.

El profesor de Psicología de la Universidad CEU San Pablo, Fernando Miralles, considera muy importante la necesidad de "trabajar dos niveles, el personal y el empresarial". Para ello, deben seguirse al pie de la letra las pautas y recomendaciones descritas anteriormente. Sin embargo, para que todo funcione es necesario que el trabajador sea consciente de que la situación no es sostenible y que precisa un cambio. A su vez, con el fin de disminuir el absentismo laboral en España, el psicólogo Miralles propone una medida que deben servir para las empresas: impartir cursos contra el estrés y la ansiedad, con el propósito de obtener mejores relaciones y un ambiente laboral más adecuado. Por último, Miralles recuerda la necesidad de que los propios empresarios eviten a toda costa que el trabajador que está de vacaciones no pueda seguir trabajando desde casa para que consiga desconectar y descansar eficazmente. Así, podrá recuperarse y ser más productivo al reincorporarse al trabajo.

El descanso es clave para combatir el síndrome del ejecutivo

Fuente: lainformacion.com

Continuar leyendo El descanso es clave para combatir el síndrome del ejecutivo

El sueño y el descanso es una necesidad que tenemos todas las personas, pero no somos los únicos. Como sabéis, los animales también viven gracias al sueño. Aunque las necesidades cambian para cada animal, se estima que los perros pasan unas 16 horas aproximadamente al día tumbados, descansando. Doce de las cuales las destinan al sueño. Así pues, como podéis imaginar, elegir una buena cama para nuestra mascota es fundamental para su buen descanso y que pueda recuperar toda la energía que su cuerpo necesita.

A diferencia de nosotros que tenemos un dormitorio con una cama para dormir cada noche, el lugar favorito de descanso los perros y otras mascotas varía dependiendo de cada uno. Ellos eligen el sitio donde más cómodos están o el lugar más fresco en verano y más acogedor en invierno, entre muchas otras variables más. Un ejemplo claro es el siguiente, ¿A cuántas de las mascotas les gusta dormir en el sofá de casa? Seguro que has contestado: “A la mía”. ¿Verdad?. Todo esto nos servirá para conocer mejor a nuestra mascota y acertar con la elección de la cama ideal para ellos.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de elegir una cama para nuestra mascota es la comodidad. Si no le resulta confortable, seguramente no quiera dormir en dicha cama, volverá al sofá y habremos hecho una mala inversión. Entonces, en general, lo más recomendable es que la firmeza de la cama sea media, es decir, ni muy dura ni muy blanda. Ese punto intermedio es el que le ofrecerá la máxima comodidad a nuestra mascota a la hora de descansar. Además de la firmeza media, debemos asegurarnos de que la cama recupera rápidamente su forma original y que, por supuesto, el material sea de buena calidad para impedir que se desgaste antes de tiempo.

Otro punto a tener en cuenta a la hora de elegir la cama ideal para nuestra mascota es el tamaño que debe tener. Se recomienda que la cama sea del mínimo del mismo tamaño que nuestro perro o gato. Para no tener que comprar varias camas o sofás según vayan creciendo, lo más adecuado es disponer de una grande para que le sirva en cualquier caso. Cuando sea más pequeño, se pueden poner unos cojines extra para que la mascota esté más cómoda y caliente, sobre todo en invierno.

La forma que tenga la cama o el colchón para nuestra mascota es personal, es decir, se puede elegir aquel que más os guste. Existen camas en forma de medialuna, colchones cuadrados, rectangulares, en forma de donut, iglú, etc… Las camas en forma de donut, medialuna e iglú son ideales para perros pequeños y para mantener el calor en los meses más fríos. Para verano, se recomienda un colchón que sea transpirable para que puedan dormir bien y para evitar que la temperatura de su cuerpo no suba excesivamente. Si estás buscando un colchón a medida o con formas para tu mascota, nosotros podemos ayudarte. Basta con que rellenes este formulario para colchones a medida con los datos de lo que necesitas. 

También son muy comunes las camas con una base que las mantiene elevadas para evitar que traspase la humedad del suelo al colchón de la mascota. Existen modelos muy diferentes y variados e incluso algunos simulan modelos de sofás muy sofisticados. Aunque, sin duda, la medida más popular últimamente es el crear una base para la cama con palets. La verdad es que es una medida bastante económica y que ofrece muy buenos resultados.

Para que nuestra mascota se sienta cómoda, su cama debe estar limpia continuamente. Por ello, una buena opción es que las camas sean desenfundables o protegerlas con una funda para colchones. De esta manera se pueden quitar y lavar de forma fácil cada cierto tiempo. Así pues, conseguiremos mantener un lugar limpio, fresco y desinfectado donde nuestra mascota podrá dormir y descansar cómodamente. Sobre todo ahora, en esta época del año, debemos asegurarnos de que el perro y/o el gato duermen en una cama fresca y confortable que les ayude a descansar mejor y a disfrutar mucho más del verano.

Sofás y camas para mascotas

Foto: es.handspire.com

Continuar leyendo Sofás y camas para mascotas

¿Te duele la mandíbula al despertar? Si cada mañana cuando te levantas de la cama sientes un fuerte dolor de cabeza, cuello u oído, además de un intenso dolor en la mandíbula, y desconoces el porqué, puede ser que sufras bruxismo. A continuación, te contamos de qué se trata este trastorno del sueño y te damos algunas recomendaciones clave para evitarlo.

El bruxismo es una afección bastante común, que se dá cuando una persona aprieta fuerte los dientes o los hace rechinar sin ser consciente de ello, generalmente mientras está durmiendo. No obstante, existen casos en los que el bruxismo puede darse durante la vigilia. El individuo que sufre bruxismo sujeta fuertemente los dientes superiores e inferiores y/o los desliza, como si frotara los dientes de atrás hacia adelante uno sobre el otro.

El bruxismo o bruxomania suele afectar tanto a adultos como a niños e igual a hombres que mujeres. Sin embargo, se ha detectado que suele empezar a aparecer de forma más común cuando el individuo tiene entre 17 hasta 20 años de edad. El bruxismo generalmente aparece de forma esporádica, es decir, en cualquier momento. Aunque, lo cierto es que normalmente desaparece después de los 40 años, cuando el bruxismo de presenta de forma crónica.

Durante el sueño, cuando el durmiente realiza estos movimientos con los dientes de forma continuada, obviamente, acaba por dañar las piezas dentales. Y, al realizar esta presión sobre los tejidos, los músculos y demás estructuras cerca de la mandíbula, generan una hinchazón y un fuerte dolor en la zona. Además, otros síntomas derivados de ello son: dolor de oído, intenso dolores de cabeza, desgaste en los dientes y molestias en el cuello del individuo.

Antes de que aparezcan los dolores mencionados anteriormente, generalmente, los durmientes que sufren bruxismo nocturno (durante el sueño) no son realmente conscientes del problema. Sino que es la pareja o la familia los que se percatan del problema al escuchar el ruido de la de  los dientes. Los dentistas, por su parte, también suelen ser los primeros en detectar el problema al observar la destrucción del esmalte y los dientes del paciente.

Tal y como se indica en un artículo publicado en la wikipedia, el bruxismo se clasifica según cuales sean sus características determinadas. Veamos:

Según la manera de rechinar los dientes: bruxismo céntrico (apretamiento) y bruxismo excéntrico (frotamiento)

Según el momento de su presentación: nocturno (durante el sueño) y diurno (durante la vigilia)

Según el grado de afectación:

  1. De grado I (Hábito Incipiente): cuando no es agresivo, sino que su reproducción es por un corto periodo de tiempo y a veces de forma ocasional.
  2. Grado II (Hábito Establecido): cuando la reproducción es más fuerte y común que en el caso anterior. Aquí el hábito puede ser reversible mediante tratamiento.
  3. Grado III (Hábito Poderoso): La reproducción es fuerte, constante y se hace de forma consciente en cualquier momento y situación de la vida del paciente. Las lesiones en los dientes son realmente visibles e incluso permanentes en los peores casos.

Y, ¿Cual es la causa? El bruxismo puede darse por varias razones: como consecuencia de la existencia de una inestabilidad dentro de la boca, como que los dientes de arriba y abajo no encajan entre sí; y la otra razón puede ser el estrés. Según los expertos, estar pasando por una situación de fuerte estrés puede generar que reacciones de este tipo en la boca.

Por último, nos centraremos en explicar qué debemos hacer para acabar con el bruxismo y evitar que la situación cada vez sea peor. Así pues, os recomendamos que pongáis en práctica estos consejos:

  • Dejar un período de inactividad de al menos 30 minutos antes de dormir para que tanto el cuerpo como la mente se relajen y puedan prepararse adecuadamente para el sueño.
  • Cuidar el ambiente del dormitorio: temperatura adecuada, orden y evitar la luz y el ruido tanto como sea posible durante el sueño.
  • Realizar ejercicio regularmente, tener un buen estado físico y alimentarse de forma adecuada. Evitar el café, el té, alcohol y tabaco, al menos 3 horas antes de ir a dormir.
  • También existen tratamientos ortopédicos para brindar relajación neuromuscular, evitar el daño de los dientes y atenuar la actividad que genera el bruxismo. Otros tratamientos farmacológicos podrían resultar útiles para reducir las conductas nerviosas y evitar el bruxismo. 

 

Bruxismo

Foto: esteticunidaddental

Continuar leyendo ¿Aprietas los dientes al dormir? Puede ser bruxismo