Cargando...

El blog de los sueños y el descanso

sombra

Cuando una persona no consigue descansar como necesita durante la noche conoce bien las graves consecuencias que ello conlleva. Y es que con una única noche de insomnio es suficiente para saber lo que significa un mal descanso: somnolencia diurna excesiva, malestar, cansancio, etc.. Obviamente, cuando el problema continúa en el tiempo, las consecuencias de la falta de sueño se agravan notablemente. Por ello, muchos de los durmientes lo único que desean es comprar un colchón que sea capaz de erradicar dicha indeseada situación, por muy complicado que sea. Pero, ¿Existen los colchones mágicos?

Hoy en día es común ver campañas de marketing y otras argumentaciones, por parte de las colchonerías, en las que parece que los colchones sean capaces de curar enfermedades, como si de algún poder nuevo y extraño se tratara. Y, cuando una persona se encuentra en el límite, puede caer fácilmente en el error de creerse cuanto le digan, sobre todo si no conoce el sector o es una persona de avanzada edad. De ahí radica la importancia de ser críticos con aquello que nos cuentan para poder diferenciar lo que es cierto y posible de lo que no. Pues, del mismo modo que no existe el “mejor colchón” para todos los durmientes porque cada uno tiene unas necesidades distintas, tampoco existen colchones que sean capaces de sanar problemas que no sólo se han generado por un mal descanso.

Lo cierto es que el descanso es uno de los principales pilares para mantenerse sano. Y, obviamente, los colchones juegan un papel primordial pues, dependiendo del modelo y las características del colchón, ofrecerá unas prestaciones u otras, cada una más o menos aptas para cada durmiente. Sin embargo, no por ello hay que dejarse engañar. En el caso de que padezcas insomnio, dolores u otros problemas que te impidan descansar correctamente durante la noche, debes consultar a un médico especialista para que conozca tu caso y que pueda así, ofrecerte un buen diagnóstico personalizado. Del mismo modo, cuando vayas a adquirir un colchón debes realizar todas las preguntas que necesites con el fín de conocer a la perfección el producto, y buscar las ventajas que pueda aportarte cada tienda o cada marca: probar el colchón en casa y tener la posibilidad de cambiarlo si no consigues descansar en él, que el producto disponga de certificaciones que garanticen su calidad, que el comercio tenga cierta antigüedad y sea transparente en sus argumentaciones...etc. Pues comprar sabiendo lo que compras es en sí una garantía de éxito.

En resumen, claro está que tu colchón es tu salud y la de tu familia. Por ello, tu colchón merece ser escogido libremente, y no ser asignado por unas circunstancias o por tácticas comerciales determinadas.

Por último, recuerda que si deseas conocer más sobre equipos de descanso, puedes consultar nuestra guía del colchón.

Los colchones mágicos no existen

Continuar leyendo Los colchones mágicos no existen

En el mundo del descanso, como en el resto, es fundamental disponer de aquellos productos que garanticen la máxima satisfacción y que cumplan con los estándares de calidad. Aunque parezca una afirmación obvia, en muchos casos se opta por adquirir productos de fabricación asiática o dudosa con el fin de realizar una inversión de menor importe sin tener en cuenta las graves consecuencias para la salud que puede acarrear esta decisión.

Pasamos una gran cantidad de tiempo en contacto directo con los distintos equipos de descanso que tenemos en el hogar. Concretamente, durmiendo pasamos una media de 22 años sobre nuestro colchón y, descansando en el sofá otra cantidad significativa de tiempo. De ahí radica la vital importancia de disponer de los mejores equipos de descanso para evitar disgustos derivados de la mala calidad de los productos de fabricación dudosa o asiática, tanto para el bolsillo, como para la salud. Porque, como bien dice el dicho: “comprar barato a veces es caro”.

Hoy en día, en el sector del descanso, ya hay grandes fabricantes distribuyendo producto asiático de baja calidad por lo que es importante que sepas cómo distinguir un producto de fabricación asiática y que no cumple con los controles y los estándares fundamentales de calidad.

A la hora de identificar un producto de fabricación dudosa debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Etiquetado: El etiquetado de los productos es obligatorio y proviene directamente de los derechos de los consumidores: derecho a la seguridad y a la información. El contenido del mismo debe facilitar a los consumidores los datos sobre el producto para que puedan hacer una elección adecuada en base a sus gustos, preferencias  necesidades y exigencias. En el caso de que existan dudas en la etiqueta es recomendable no adquirir el producto.
  2. Variedad de colores o surtido. A diferencia de los productos españoles, los de procedencia asiática no permiten la elección del producto entre una considerable variedad de colores, medidas y/o surtido. Y, obviamente, tampoco es posible la personalización del mismo. De esta manera es fácil reconocer los productos “Made in China” pues, únicamente es posible encontrar el producto en dos o tres colores más básicos.
  3. Precio. Lo cierto es que la calidad hay que pagarla. Por ello, los productos asiáticos se caracterizan por ser más competitivos que el resto, al utilizar materiales de menor calidad en su producción. De ahí que en numerosas ocasiones se han tenido que retirar del mercado productos asiáticos que no cumplen con los estándares de calidad y que han producido graves daños en la salud de los consumidores.
  4. Sellos de calidad reales o fraudulentos: hay que prestarle especial atención a los sellos de calidad que incluyen los productos para identificar los posibles certificados falsos o fraudulentos que pueda contener el mismo.
  5. Garantías: directamente relacionado con lo anterior. Los productos españoles ofrecen garantías de varios años mínimo después de su compra así como garantías de devolución del mismo, entre otras. Mientras que, por el contrario, no ocurre lo mismo con los productos de fabricación asiática.  
  6. A la hora de adquirir un producto de descanso es fundamental también tratar de recopilar toda la información posible del mismo y conocer bien dónde se ha comprado, quién lo fabrica o importa, etc... para asegurarse de que el producto es realmente bueno y cumple con todos los requisitos de calidad necesarios. Ten en cuenta que los productos de mala calidad aumentan el riesgo de sufrir problemas de salud como el caso de las fuertes alergias que causó un sofá-relax fabricado en China, entre otros.

En resumen, recuerda que comprar barato a veces sale caro y la mejor manera de evitarlo es informarte bien antes de realizar cualquier inversión y elegir siempre la mejor relación calidad-precio con garantias. En el caso del descanso, si no puedes permitirte un colchón de gamaalta, recuerda que hoy en día existen colchones económicos de buenas calidades, de fabricación nacional o europea, que cumplen con las normativas fundamentales de calidad. Invertir en un buen equipo de descanso es invertir en tu salud y en la de los tuyos.

 

Cómo distinguir cuándo un producto es de fabricación asiática y no cumple los estándares de calidad

Continuar leyendo Cuando comprar barato puede salirte caro

Las pastillas para dormir son cada vez más populares entre la población que sufre problemas de estrés o dificultades para conciliar el sueño. Pero, ¿Es aconsejable dejar el descanso en manos de sustancias químicas? Es cierto que estos hipnosedantes alivian el insomnio, pero no lo hacen de forma gratuita: también aumenta el deterioro cognitivo, provocan caídas, problemas de memoria y adicción, entre otros. Pero, por si fuera poco, se ha confirmado que estas sustancias químicas también aumentan en 4.6 veces el riesgo de muerte y un 35% de posibilidades de desarrollar un cáncer.

Según los datos de la población, se ha confirmado que las personas mayores de 65 años son las que más cantidad de hipnosedantes consumen. Concretamente se calcula que entre el 5% y el 32% de las personas de esa edad recurren a este tipo de pastillas para tratar de conciliar el sueño noche tras noche. Una de las principales explicaciones de ello es que las personas mayores sufren grandes trastornos del sueño como consecuencia de la posible inactividad, cambios en el reloj interno natural del cuerpo, enfermedades crónicas, dolores, incontinencia, etc.. No obstante, según los datos ofrecidos por una innovadora iniciativa canadiense, denominada Choosing Wisely, se calcula que las benzodiacepinas son responsables de aproximadamente el 25% de las prescripciones innecesarias en la tercera edad.

Según los informes de la Sociedad Americana de Geriatría, los somníferos se encuentran en una lista de 53 medicamentos que deberían evitarse en las personas mayores. Por ello, la anterior iniciativa canadiense pretende concienciar a la población de los grandes riesgos que supone el uso de pastillas para dormir y ha demostrado que los pacientes, cuando están bien informados, son capaces de desengancharse de los somníferos, aunque lleven más de una década tomandolos.

El objetivo de esta iniciativa es que se les informe bien a los pacientes de los efectos secundarios que pueden tener las pastillas para dormir para que así, decidan ellos si quieren tomar el tratamiento o no.

Por nuestra parte, queremos compartir una serie de consejos muy útiles para dormir mejor durante la vejez

Las personas mayores son las que más somníferos ingieren

Fuente: elmundo.com

Continuar leyendo Las personas mayores son las que más somníferos toman

Muchos de los problemas de sueño actuales son consecuencia del ritmo de vida propio del siglo XXI y sus exigencias. La presión laboral, las dificultades familiares y económicas, entre otros, aumentan los niveles de estrés y ansiedad que se traducen en problemas graves a la hora de conciliar el sueño al acostarse cada noche.

Como consecuencia de lo anterior, la falta de sueño se manifiesta en mayores dificultades para afrontar las exigencias del día a día, lo que a su vez, aumenta la presión, estrés y ansiedad. Como podéis ver, nos encontramos ante un claro pez que se muerde la cola.

Una buena opción para reducir los niveles de estrés es realizar ejercicios de relajación día a día. Concretamente, los ejercicios respiratorios son realmente beneficiosos para nuestra salud: ayudan a combatir la ansiedad, mejoran la capacidad pulmonar y aumentan el rendimiento físico. Además, a este tipo de relajación se les atribuye la posibilidad de tener un mejor control y manejo de sus emociones.

En el caso contrario, según nos cuentan los expertos de rutinadeejercicios.com, la disminución de la cantidad de oxígeno en sangre tiene consecuencias negativas sobre nuestro salud y bienestar: disminuye la vitalidad, acelera el proceso de envejecimiento, además de, obviamente, impedir tener una correcta respiración.

Por tanto, es recomendable llevar a cabo una rutina de ejercicios respiratorios que nos ayuden a relajarnos, disminuir los niveles de estrés y conseguir disfrutar de un sueño totalmente reparador. Puedes seguir los ejercicios básicos de repiración que nos recomiendan en Salud180.com:

1. Recuéstate boca arriba cómodamente y coloca las manos en la parte superior del abdomen. Inspira lenta y profundamente llevando el aire hacia el estómago, debes notar como tus manos se elevan suavemente, y luego al pecho. Cuando llegues al máximo, retén el aire durante unos segundos antes de soltarlo lentamente. Es conveniente que repitas este ejercicio durante unos 5 minutos aproximadamente.

2. Para este ejercicio debes sentarte con la espalda recta y exhalar e inhalar lentamente (del mismo modo que el ejercicio anterior). Se recomienda que, cada cinco respiraciones de este tipo, cierres durante unos instantes los ojos y luego volver a empezar otras cinco respiraciones más.

Puedes realizar estos ejercicios siempre que quieras, cuanto más los practiques mejores niveles de relajación podrás obtener.


¿Conoces otros ejercicios de respiración que puedas compartir?

 

Ejercicios de relajación para dormir mejor

Continuar leyendo Ejercicios respiratorios prácticos para dormir mejor

Se acercan las vacaciones de Semana Santa, unas fechas donde gran parte de la población puede disfrutar de unos días de descanso laboral, viajes y tiempo de relax, entre otros.

Es común que durante estos días, igual que sucede con otros períodos vacacionales, quién más o quien menos, aprovecha para recuperar las horas de sueño perdidas durante el día a día. El ritmo de vida actual, el estrés, la presión laboral y el ruido ambiental, entre otros, propician el hecho de dormir menos horas de las que realmente uno necesita. Por ello, durante las vacaciones, solemos aprovechar para saldar esa deuda con el sueño y dormimos más horas de las recomendadas. Pero, ¿Es aconsejable tomar esta medida?  

Lo cierto es que, a priori, no parece que sea una mala idea, sino que por el contrario, puede ayudarnos a sentirnos mejor. No obstante, los expertos recomiendan que no se abuse de esta práctica. Es decir, podemos dormir unas pocas horas más de lo que realmente necesitamos para recuperarnos, pero únicamente durante unos pocos días. Pues de lo contrario, según los datos de varios estudios, dormir nueve horas o más al día aumenta las posibilidades en 1,57 veces de sufrir una enfermedad cardiovascular. Por ello, debemos procurar seguir una rutina de sueño eficaz, tanto en períodos vacacionales como en los laborales, y no sobrepasar el límite de horas de sueño recomendadas.

Según los expertos en la materia, dormir más horas de las aconsejadas (7 u 8 horas) puede relacionarse con alteraciones del sueño y peor calidad del mismo, lo que a su vez,  condiciona alteraciones de parámetros cardiovasculares.

Así pues, durante las vacaciones, es recomendable aprovechar el tiempo libre para relajarse, olvidarse de los problemas y vencer a la rutina diurna laboral. No obstante, se recomienda dormir entre 7 u 8 horas cada noche, procurando disfrutar de un sueño reparador pero sin excesos. Siguiendo estas recomendaciones, será más fácil y llevadero la vuelta al trabajo, una vez terminen las vacaciones.


¡Felices fiestas y felices sueños!

 

Dormir en vacaciones

Continuar leyendo Dormir en exceso en vacaciones. ¿Recomendable?