Cargando...

El blog de los sueños y el descanso

sombra

Dormir en pareja es un sueño: acostarse a la vez, fundirse en un abrazo cómodo hasta la madrugada, un beso encantador de buenas noches, despertar sonriendo, un “buenos días princesa”, felicidad, desayuno en la cama con flores… Espera, esto parece una película de Hollywood más que la realidad ¿Verdad? Lo cierto es que, fuera del cine y de los libros, dormir en pareja muchas veces se asemeja más a una pesadilla que a un sueño: ronquidos, movimientos, tirones de sábanas, despertares continuos, etc…  Pero que no cunda el pánico, no todo tiene porque ser o blanco o negro. Con los siguientes consejos para dormir en pareja encontraréis el equilibrio deseado para disfrutar de vuestra propia película de ensueño:

Muy activo, hasta en sueños:

Si tu pareja se mueve de noche más que de día y eso no te deja descansar bien durante el sueño, lo más recomendable es adquirir un colchón de grandes medidas (180 x 200 cm; 200 x 200 cm por ejemplo) para que cada uno disponga de su espacio y pueda dormir sin ser molestado. Además, el colchón debe ofrecer una buena independencia de lechos que anule por completo los movimientos de la pareja. Una buena opción son los colchones viscoelásticos.

 

Ronquidos molestos:

Cuando un miembro de la pareja ronca o habla durante el sueño es complicado dormir placenteramente a su lado. Sobre todo si eres de esos que se despiertan con el más mínimo ruido. Lo más recomendable en estos casos es utilizar unos tapones para bloquear el ruido y tratar de dormir mejor. Por otra parte, el durmiente que ronca puede utilizar tiras para la nariz y adoptar la postura de lado para roncar lo menos posible. Además, se aconseja que evite las cenas copiosas y difíciles de digerir.

 

Diferentes horarios:

En el caso de que cada miembro de la pareja se despierte a una hora diferente, lo más recomendable es utilizar dos despertadores distintos. De esta manera, cada durmiente puede configurar su alarma a la hora que necesite y evitar que el ruido excesivo los despierte a ambos.

 

Se lleva las sábanas:

Si tu pareja se suele llevar las sábanas, mantas, etc.. detrás cada vez que se mueve, como solución, podéis utilizar sábanas individuales. En muchos países, los matrimonios duermen juntos pero mantienen la independencia de ropa de sábana para evitar robos de este tipo.

 

Posturas incómodas:

Claro está que cada miembro de la pareja tiene unas preferencias distintas a la hora de dormir. El problema surge cuando uno quiere dormir pegado y el otro a sus anchas. En estos casos lo más aconsejable es hablar con la pareja y encontrar la postura y el equilibrio ideal para ambos. Por ejemplo, se puede compaginar estar un rato abrazados y justo antes del sueño, cada uno adoptar una postura más cómoda.

 

Esperamos que estos consejos os sirvan de gran ayuda. ¡Felices sueños a los dos!

Consejos para que dormir en pareja sea un sueño

Continuar leyendo Consejos para que dormir en pareja sea un sueño

Siesta, nap, “cabezadita”, “echarse un ratito”, llámese con el nombre que sea, esta práctica de descansar durante el día aporta una gran cantidad de beneficios para el ser humano. Los últimos en corroborar las ventajas de la siesta han sido la Agencia Espacial Norteamericana (NASA), que defiende las llamadas “siestas controladas” como medida fundamental para mejorar el rendimiento de los trabajadores.

Basándose en las conclusiones de un estudio para los astronautas elaborado por la NASA en el año 1995, Mark Rosekind, responsable de la Junta de Seguridad en el Transporte de Estados, ha propuesto que, como medida para mejorar la efectividad de los controladores aéreos y evitar accidentes, estos hagan una siesta diaria, de forma obligatoria, y concretamente que dure 26 minutos, ni uno más ni uno menos. Según los expertos, el sueño diurno de esta duración mejora el 34% del rendimiento laboral y en un 54% su estado de alerta.

Como hemos comentado anteriormente, la NASA confirmó la efectividad de la siesta para los trabajos que requieren una máxima concentración y atención de los trabajadores. No obstante, los beneficios son igualmente válidos para cualquier tipo de trabajo.

Según los expertos, dormir durante este pequeño período de tiempo al día, generalmente después de la comida de mediodía, ayuda al cuerpo y la mente a soportar mejor el resto del día. Entre muchos otros beneficios, este sueño ayuda a aliviar tensiones y a realizar una digestión más efectiva. No obstante, realizar una siesta de más de 26 minutos podría resultar contraproducente, pues puede interferir en los ciclos del sueño y alterarlos.  

Hay que tener en cuenta otra cosa más, mientras que el descanso diurno en forma de siesta es recomendable para los adultos, resulta fundamental para niños y personas mayores. Vamos por partes, numerosos estudios han confirmado que la siesta en los niños y jóvenes de menor edad, ayuda a su correcto desarrollo físico y neurológico, además de mejorar la capacidad de memoria y aprendizaje. Y, en el caso de los ancianos, permite mejorar su calidad de vida, siempre y cuando la siesta no altere sus ciclos de sueño nocturno.

Para concluir, destacar que hemos hablado de algunos de los beneficios que ofrece la siesta. No obstante, os invitamos a leer más sobre ello en el artículo: 11 Beneficios de la siesta.

La siesta debe durar 26 minutos

Continuar leyendo La NASA a favor de la siesta de 26 minutos

El estrés es uno de los principales problemas que afectan a la sociedad en general a la hora de poder dormir al llegar la noche. Además, está directamente relacionado con comportamientos poco saludables que abarcan desde una mala alimentación hasta problemas más graves derivados de la falta de sueño. Por ejemplo, según los datos de la última encuesta realizada por la APA (American Psychological Association), se confirmó que el 44 por ciento de los encuestados sufrían insomnio debido al estrés y el 39 por ciento afirmaron que comían más y alimentos menos sanos.  Además, se observó que una cuarta parte de los estadounidenses presentaban un cuadro de estrés extremo.

Por otra parte, los datos de la encuesta permitieron obtener una lista con los factores que más estresan a la población. Los primeros puestos del ranking los ocupan temas sobre dinero, trabajo y economía en general, y a ellos les siguen otros como la salud y otros temas personales y familiares.

Después de analizar todos los datos anteriores, es obvio que se necesita erradicar esta situación de estrés a la que están sometidos gran parte de la población. Pues, como hemos comentado anteriormente, el estrés es uno de los principales enemigos del sueño y, por tanto, de la salud y bienestar de las personas. Por tanto, las herramientas de relajación y control del estrés cobran una especial importancia en la actualidad. A continuación, compartimos unos consejos básicos para desestresarse de la mano del Dr. Mercola, especialista en salud:

  1. Aprende a controlar y manejar el tiempo: llegar a deshora a las citas siempre es un factor de estrés. Por ello, es necesario aprender a organizarse bien la agenda y limar asperezas con la puntualidad.
  2. Trata de no distorsionar: en ocasiones, damos más importancia a los problemas de la que realmente tienen. Por ello, debes intentar mantener la cabeza fría y razonar bien antes de tomar cualquier decisión.
  3. Pide ayuda: siempre que lo necesites, recuerda que no estás solo.
  4. Nada de problemas en la cama: cuando llegue la hora de dormir, es fundamental estar relajado y tranquilo. Deja un período de inactividad antes del sueño y podrás descansar mucho mejor. Al día siguiente te todo irá mejor.
  5. Descansa: para continuar con el rendimiento esperado, es fundamental tomarse descansos continuados con el fin de aliviar tensiones. Eso sí, recuerda: trabaja cuando estés trabajando y descansa cuando estés descansando.
  6. Come sano: es importante cuidar la alimentación y seguir una dieta equilibrada para sentirse mejor con uno mismo. Y, por supuesto, permite que el durmiente disfrute de un descanso totalmente reparador.
  7. Vida social activa: relacionarse con los demás ayuda a despejar la mente y olvidarse durante un tiempo de los problemas y la rutina.
  8. Exprésate: contarle a los demás sus preocupaciones permite beneficiarse de otros puntos de vista y opiniones que pueden resultar realmente útiles.
  9. Delega: el trabajo y las responsabilidades causan elevados grados de estrés cuando no se delegan tareas.
  10. Mímate: para desestresarse funciona muy bien el dedicarse tiempo a uno mismo y realizar todas aquellas tareas que más gusten a cada uno.
  11. Siempre positivo: el buen humor y los pensamientos sanos ayudan a relajarse y sentirse mejor.


¿Qué otros consejos darías para evitar el estrés?

Te recomendamos que leas el artículo relacionado: Dormir para combatir la ansiedad, y viceversa.

Consejos para desestresarse y dormir mejor

Continuar leyendo Consejos prácticos para desestresarse y dormir mejor

Para mantener una vida sana y sentirse bien, por dentro y por fuera, es imprescindible disfrutar, noche tras noche, de un sueño totalmente reparador. No obstante, en ocasiones, el hecho de conciliar el sueño y dormir placenteramente, puede resultar difícil y llegar a convertirse en una completa pesadilla. Concretamente, el insomnio, afecta a un gran porcentaje de la población mundial. En estos casos, ¿Cómo conseguir dormir bien?.

Para dormir bien es imprescindible cuidar nuestro cuerpo y mente continuamente, tanto de día como de noche, antes del sueño. Una forma de cuidarnos es mantener una alimentación sana y saludable que aporte todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Además, numerosos alimentos poseen propiedades que ayudan al organismo a relajarse y conciliar el sueño. De esta manera, nos será más fácil vencer los problemas de insomnio durante la noche.

Hablando sobre alimentación, los nutricionistas coinciden en la importancia de tomar ácidos grasos Omega 3 y Omega 6, sustancias esenciales que nuestro cuerpo no produce por sí mismo.  Entre los beneficios del Omega 3 se encuentran los siguientes: prevención de arteriosclerosis, enfermedades cardiovasculares, favorece la disminución de los niveles de colesterol, actúa como antiinflamatorio, previene arritmias y trombos. Y, ¿Cómo influye en nuestro sueño? Pues el Omega 3, además de todo lo anterior, ayuda a mejorar el estado de ánimo, reduce los niveles de ansiedad y estrés y ayuda a combatir el insomnio.

Después de todo lo anterior, queda totalmente recomendado incorporar ácidos grasos Omega 3 a nuestra dieta, sobre todo en las etapas de mucho estrés, ansiedad o de problemas para dormir. Y, ¿Dónde lo encontramos?

Podemos encontrar Omega 3 en el pescado, frutos secos, vegetales, etc.. O también en forma de cápsulas en las herboristerías. Por otra parte, destacar que la popularidad que está obteniendo el aceite de krill, un compuesto procedente de un crustáceo diminuto muy rico en Omega 3.  

Si te interesa leer más sobre alimentación y sueño, puedes acceder a otros artículos como: Consejos alimenticios para dormir mejor y alimentos prohibidos si sufres insomnio.

Combatir el insomnio con ácidos grasos Omega 3

Foto: blog mibebestore

Fuente: cocinatis.com

Continuar leyendo Combatir el insomnio con ácidos grasos Omega 3

En esta época del año, caracterizada por el buen tiempo, los colores radiantes, la fruta fresca y una notable subida de las temperaturas, también aparecen mayores problemas a la hora de conciliar el sueño. Para los más calurosos, el calor supone un aumento de las dificultades para dormir o poder disfrutar de un sueño de calidad durante la noche.

Pero tranquilos, como sabéis, cuando aprieta el calor, también aparecen frutas y verduras riquísimas para la salud y que además, ayudan a combatir el insomnio. ¡Qué sabia es la naturaleza!

La verdura y las hortalizas frescas, poco cocinadas, y la fruta, además de aportar una gran cantidad de vitaminas, tienen efectos relajantes y sedantes para ayudar a conciliar el sueño por la noche. Por ejemplo, un buen gazpacho fresco para cenar o un zumo de frutas te sentarán de maravilla para refrescarte y dormir mejor.

Pero la gran familia de frutas y verduras nos proveen de muchas más opciones. Veamos algunos ejemplos:  

  • Manzana: es rica en fósforo y, por tanto, ayuda a fortificar el sistema nervioso y predispone al sueño tranquilo y relajante. Para combatir el insomnio, se recomienda comer manzanas de noche, pero siempre con piel.
  • Naranjas y mandarinas: ricas en vitaminas, constituyen un remedio natural contra el estrés, depresión e insomnio.
  • Limón, combinado con miel y agua tibia, constituye un brebaje especial para conciliar el sueño.
  • Plátano: contienen gran cantidad de triptófano, sustancia que ayuda a conciliar el sueño.
  • Calabacín: las pepitas y la pulpa del calabacín tienen un efecto sedante ideal para dormir placenteramente.
  • Pepino: se puede utilizar tanto en gazpacho como sólo, de la manera que a uno más le guste. Además de refrescar, provoca ligeramente el sueño.
  • Aguacate: favorece el buen funcionamiento del sistema nervioso y posee efectos sedantes y relajantes.  

Si eres de los que le cuesta llegar a las cinco piezas recomendadas de fruta al día, siempre puedes hacerte un zumo de frutas multifruta o de plátano, te sentirás más sano y dormirás mejor.

Frutas y verduras contra el insomnio

Continuar leyendo Frutas y verduras para combatir el insomnio