Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Demasiada información antes de dormir provoca insomnio

Desde que llegó el boom de internet y los smartphone, tenemos toda la información que deseamos (y mucha más) a nuestro alcance sin realizar ningún esfuerzo. Como con la gran mayoría de cosas, esta medida tiene sus pros y sus contras. Pues, aunque nos sea realmente fácil acceder a toda la información, la sobreinformación que recibimos puede afectar negativamente a nuestro cerebro. Y, ello puede también empeorar significativamente la cantidad y calidad de nuestro sueño y descanso nocturno. ¿Cómo? Te lo contamos:

La sobreinformación a la que estamos expuestos hoy en día, causa el conocido “síndrome de fatiga informativa". Este síndrome, como bien explican desde la Unidad de Alteraciones de Sueño del Instituto Dexeus de Barcelona, se utiliza para describir el efecto negativo que tiene la sobreinformación que recibimos sobre nuestro cerebro, provocando un fuerte aumento de los niveles de estrés. Y, ¿Qué lo provoca?

Como hemos comentado anteriormente, el síndrome de fatiga informativa lo provoca la gran cantidad de información a la que estamos expuestos en general. Y, como cabe esperar, los niveles de estrés y malestar aumentan considerablemente cuando la información que recibimos tiene carga negativa. Según el doctor Eduard Estivill, responsable de la Unidad de Alteraciones de Sueño del Instituto Dexeus de Barcelona, afirma que, la continua exposición a malas noticias por parte del espectador, incrementa el número de afectados por el síndrome de fatiga informativa. Pues aunque, como hemos comentado anteriormente la carga informativa es la principal causa, las noticias positivas siempre generan un sentimiento positivo y, lo más importante, un menor grado de tensión y ansiedad para el individuo.   

Obviamente, el "síndrome de fatiga informativa" nos afecta a todos, independientemente de la edad que tengamos. Como dice el doctor Estivill: "Afecta incluso a los niños y adolescentes, pues son estímulos externos que llegan a nuestro cerebro, causando un aumento de los niveles de tensión y confusión". Ese estado de tensión que podemos sufrir dificulta la relajación y la “desconexión” que el cerebro necesita para descansar y recuperarse. Por tanto, esta situación tiene su repercusión clara sobre la cantidad y la calidad de nuestro sueño y descanso nocturno. La relación que existe es la siguiente: a mayor estrés y/o tensión, mayor dificultad para conciliar el sueño y mantenerse dormido, en definitiva, menor calidad y cantidad de sueño. Los problemas de sueño y la falta de sueño consecuente se traduce en cansancio, dificultad para recordar las cosas, malestar generalizado, irritabilidad, somnolencia excesiva diurna, entre otros.

Para evitarlo, expertos como el doctor Estivill recomienda tratar de filtrar la información que se percibe, sobre todo en el caso de los más pequeños. Aunque con el auge de las redes sociales resulta realmente complicado hacerlo. Por ello, se aconseja apagar por completo los aparatos electrónicos modernos (ordenadores, ipads, tablets, smartphone, etc…) varias horas antes de dormir. Con el fin de lograr “desconectar”, aliviar tensiones y relajarse adecuadamente para obtener un sueño totalmente reparador.

Insomnio por fatiga informativa

Fuente: rpp.com.pe

Publicado por el

Suscribete al boletín de nuestro blog

Y recibirás semanalmente el resumen de todas las noticias publicadas