Cargando...

El blog de los sueños y el descanso

sombra

Actualmente, se reconocen unos 80 trastornos del sueño diferentes aproximadamente. Y, como sabéis, uno de ellos es el sonambulismo. Desde mucho tiempo atrás, se han creado una serie de “mitos” sobre los sonámbulos como por ejemplo: no se les debe despertar, caminan con los brazos extendidos, realizan cosas sin sentido o que no son capaces de recordar nada de lo que hacen durante el episodio. En el artículo: curiosidades sobre el sonambulismo que tal vez no sepas os explicamos si son o no ciertos algunos de estos mitos que acabamos de nombrar. Y, en este post responderemos a la pregunta sobre: ¿Es verdad que los sonámbulos no recuerdan lo que han hecho?

El sonambulismo es un trastorno del sueño que ocurre cuando la persona sonámbula se encuentra en un estado de sueño muy profundo. Para que se dé el episodio, los durmientes pasan a tener un estado ligero de conciencia en mitad del sueño que puede provocarles el hecho de que realicen diversas actividades que no corresponden con el sueño. Aunque varía según cada caso, los sonámbulos pueden realizar tareas de limpieza, pasear,  jugar con sus juguetes, vestirse o desvestirse, abrir y cerrar puertas o luces e incluso salir de la casa, entre muchas otras. Los episodios pueden tener diferente duración, desde pocos segundos hasta unos cuantos minutos, en los casos más severos.

Pero, ¿Son capaces de recordar lo que han realizado durante ese tiempo? Lo cierto es que es difícil encontrar un sonámbulo que recuerde los sucesos nocturnos que ha realizado durante la noche anterior. Sin embargo, generalizar tampoco es correcto. Según el especialista Antonio Zadra, de la Universidad de Montreal y que lleva una gran cantidad de tiempo realizando estudios sobre dicha materia, los niños son los que realmente experimentan con mayor frecuencia esa amnesia que les impide recordar qué hicieron durante el episodios. Sin embargo, tal y como afirma el especialista, a diferencia de los niños, los adultos tienen mayor facilidad para acordarse, tanto de lo que hicieron mientras permanecían sonámbulas como de lo que estaban pensando en ese momento. En su caso, les resulta más fácil acordarse a la mañana siguiente de lo que hicieron, las decisiones que tomaron y lo que sentían durante el episodio.

Los expertos emplean varias teorías para explicar porqué se genera este trastorno del sueño. El especialista Antonio Zadra, por ejemplo, emplea la suposición de que el sonambulismo es consecuencia de que no todas las partes del cerebro se duermen al mismo tiempo. No obstante, también se consideran otras causas, como por ejemplo ciertos retardos en los procesos madurativos del sistema nervioso y que los hijos de estas personas, tienen mayor probabilidad de sufrir sonambulismo. A su vez, también se cree que el desorden puede originarse por el consumo de narcóticos o por un cansancio excesivo del durmiente.

Otro mito del sonambulismo es el hecho de que los durmientes, durante el episodio, realizan constantemente acciones sin lógica alguna. Sin embargo, tal y como explican los expertos en la materia, la verdad es que, generalmente, sus actos responden a lo que está soñando el indivíduo. Por tanto estos, dentro del sueño, si tienen su propia lógica y razón de ser.

Por último, os recordamos que el sonambulismo es más habitual en niños que en adultos. Así pues, os aconsejamos la lectura del artículo que publicamos sobre: Sonambulismo infantil, sus causas y consecuencias, en el que podréis encontrar toda la información sobre este trastorno del sueño, explicación de sus causas y consecuencias.

Los sonámbulos, ¿Recuerdan lo que han hecho?

Fuente: MuyInteresante

Foto: Serpadres.com

Continuar leyendo ¿Es cierto que los sonámbulos no recuerdan lo que hacen?

Madrugar no es cosa fácil. Todos hemos sufrido en nuestra propia piel, al menos una vez en la vida, lo duro que resulta despertarse con el primer toque de despertador. Especialmente aquellas noches en las que hemos sufrido algo de insomnio o hemos dormido mal y poco, ¿Verdad? Para tratar de superar la prueba de levantarse de la cama con éxito y despertar del sueño placentero, muchos optan por el típico “5 minutitos más”, que suele convertirse en unos cuantos más hasta que te das cuenta de que llegas tarde al trabajo y es ese “susto” el que te permite levantarte de un salto de la cama. También hay otros que prefieren poner dos alarmas para intensificar el ruido y despertarse con éxito cada mañana. Y así, mil trucos más. No obstante, como podrás ver a continuación, existen unos despertadores mucho más eficaces (y curiosos) que 10 despertadores tradicionales juntos. ¿Quieres conocerlos? Te los enseñamos:

1. Este despertador simula las típicas máquinas de lanzar pelotas de béisbol. Así pues, cuando llega la hora de despertarse, el simpático despertador lanza una bola a toda velocidad. Es tu elección elegir dónde prefieres que apunte la bola, hacia ti directamente o hacia cualquier parte de la habitación. Debes valorar si prefieres un pelotazo o levantarte para recoger la pelota y devolverla a su origen para que deje de sonar el despertador. Divertido, ¿No?

Despertador lanza pelota

 

2. ‘Wake up or Die: En este caso, podrás comprobar como a la simpática mascota Android tampoco le gusta madrugar. Pues cada mañana cuando suena el despertador se convierte en un monstruo que no deja de rugir y rugir (al estilo Shrek más enfadado) hasta que lo calmes. ¿Cómo? La única forma es agitando tu Smartphone, al menos durante 20 segundos. De lo contrario, sus rugidos no te dejaran dormir ni un segundo más. 

Despertador wake up or die

 

3. "Sleep if you can": Este despertador, además de despertarte cada mañana, te ayuda a desarrollar tus dotes de fotógrafo. ¿Cómo? Muy fácil. Para que deje de sonar el despertador, te obliga a que le devuelvas una foto del lugar que tú le hayas programado. Por ejemplo, el baño. De esta manera te obliga a ir hasta dicho lugar y fotografiarlo. Y, ya que estás en el baño, ¿Por qué no una buena ducha?

Despertador sleep if you can

 

4. ¿Quién no ha soñado nunca con dispararle al despertador cuando suena? Ahora es posible con este curioso aparato que te hará sentir como el mismo James Bond cada mañana. ¿Por qué? Pues porque una vez suena el despertador, salta una diana del mismo para que dispares con tu pistola láser y aciertes en el blanco cinco veces seguidas o, de lo contrario no deja de sonar jamás. Así que de nada sirve disparar con los ojos cerrados y medio dormido.

Despertador pistola laser

5. IQ Alarm ¿Te ponías nervioso haciendo exámenes? Pues este puede que sea el más importante de nuevo… Porque este despertador no deja de sonar y sonar hasta que respondas correctamente tres preguntas seguidas. Además, si has pensado en quitarle la batería para que deje de sonar, puedes comprobar como esto tampoco funciona… ¡Suerte!

Despertador IQ Alarm

 

¿Qué te parecen estos despertadores? ¿Cuál te ha gustado más? Si no te ha convencido ninguno de los anteriores pero te gustaría no tener ningún problema para despertarte, te aconsejamos que sigas una rutina de sueño más eficaz que te permita descansar mejor cada noche y que puedas levantarte fresco y energético. ¿Sabes cómo? A continuación te damos algunos consejos para conseguirlo:

  1. Establece una hora fija para acostarte y levantarte cada día, aunque sea fin de semana. Asegúrate de que se cumplen las 7 u 8 horas que tu cuerpo y mente necesitan para sentirse renovados. 
  2. Dispón del equipo de descanso más adecuado para tus necesidades específicas. No todos los colchones ofrecen las mismas prestaciones ni tampoco todos los durmientes son iguales. Si te levantas cansado o cumples con alguno de los requisitos que se explican en cuando cambiar mi colchón, puede que necesites renovarlo.
  3. Haz la siesta, si puedes, pero que no supere los 30 minutos para que no interfiera en la calidad de tu sueño nocturno.
  4. Evita consumir alcohol cuatro horas antes de irte a la cama, y trata de no fumar.
  5. No tomes cafeína seis horas antes de acostarte.
  6. Cena ligero y evita las comidas pesadas, picantes o dulces cuatro horas antes de acostarte. Si tienes hambre antes de acostarte tómate un vaso de leche con galletas o un tentempié.
  7. Ejercita tu cuerpo cada día, el ejercicio físico te ayuda a sentirte mejor y también a dormir mejor.
  8. Cuida tu dormitorio: airéalo, mantelo limpio y fresco. La temperatura más adecuada ronda entre los 18 y 20° C aproximadamente.
  9. Bloquea el ruido molesto y tanta luz como sea posible.
  10. Reserva la cama para el sueño, olvídate de llevarte el trabajo y los problemas contigo cuando vayas a dormir. Tu mente necesita relajarse para dormir bien. 

Esperamos que todos estos consejos te ayuden a dormir mejor y despertar como nuevo. Así, podrás prescindir de estos despertadores. ¡Felices sueños! 

Fuente: cookingideas.es

Continuar leyendo 5 Despertadores que no te dejarán dormir ni un segundo más

En esta época del año, además de ver las playas abarrotadas de gente, es muy común ver algunos sufriendo un buen resfriado. ¿Verdad? Pues el cambio de temperaturas de un lugar a otro y el aire acondicionado a toda paleta, entre otros, provocan que muchos acaben por resfriarse o con la garganta algo resentida.

De esta manera, si al problema del exceso de calor por las altas temperaturas le sumamos las molestias derivadas de estar resfriados, conseguir dormir durante la noche puede resultar toda una pesadilla. Especialmente cuando la tos es continua y la congestión nasal fuerte.

Como sabéis, dormir es una necesidad vital y si no descansamos bien, nuestro cuerpo y mente se resienten considerablemente. A su vez, se ha demostrado científicamente que, cuando estamos resfriados y no dormimos bien, tardamos considerablemente más tiempo en recuperarnos. Pues, el descanso permite que el sistema inmune se refuerce y podamos superar antes la infección. Por tanto, nos encontramos ante un claro ejemplo de pez que se muerde la cola: nos resfriamos y no podemos dormir bien, y al no dormir enfermamos y nos cuesta más recuperarnos. A continuación te exponemos una serie de consejos que te ayudaran a superar con éxito el reto de dormir bien y durante toda la noche mientras estás resfriado.

Para acabar con la congestión nasal y poder respirar tranquilamente durante el sueño, es recomendable que, antes de irte a dormir, dediques un cierto tiempo a inhalar vahos. El truco favorece el hecho de despejar las fosas nasales y ayuda a obtener un mejor descanso. Para ello, únicamente debes hervir agua y añadir un poco de eucalipto. Otra recomendación útil que puedes poner en práctica para respirar mejor durante el sueño es dormir semi incorporado, es decir, con la espalda algo más elevada que el resto del cuerpo. Para conseguirlo, basta con colocar una serie de cojines extra junto a tu almohada habitual. De esta manera te resultará más fácil respirar que si te encuentras tumbado como de costumbre.

Otro truco que funciona muy bien para el mismo propósito es realizar lavados nasales con agua y sal. Para ello añadiremos un poco de sal en un cuenco con agua tibia y lo tiramos poco a poco dentro de la nariz y lo expulsamos por la boca. Del mismo modo, puedes utilizar suero fisiológico o  agua marina de las farmacias.

El dormitorio donde duermes cada noche también influye en la calidad del sueño. Especialmente cuando estamos resfriados, hay que prestarle mayor atención a la temperatura y la humedad que exista en el ambiente. Vayamos por partes, para obtener el ambiente óptimo para el descanso debemos procurar que la temperatura sea de unos 20 grados aproximadamente, para que no tengamos excesivo calor ni mucho frío. Y, para regular la humedad puede resultar bastante útil colocar un humidificador en el dormitorio, que hidrate las vías respiratorias y ayude a evitar los picores en la garganta y obstrucción nasal.

Como sabéis, uno de los síntomas más característicos de estar enfermos es la tos persistente que se vuelve más intensa durante la noche. Para acabar con ello existe un remedio popular algo curioso: colocar una media cebolla partida en la mesita de noche. Son muchos los que lo han probado y aseguran que funciona.

Antes de dormir, se recomienda tomar un baño o ducha de agua tibia para tratar de relajarnos y dormir mejor. También va bien prepararse un vaso con leche calentita y beberla antes de dormir.  Si no te gusta la leche, existe un remedio casero que funciona muy bien en estos casos para aliviar el dolor de garganta y la tos: calentar un poco de miel y limón y beberlo a cucharadas.

Por último, te aconsejamos que para cenar, tomes alimentos blandos como por ejemplo, una sopa de pollo y/o verduras, pues además de ser ligero, hidrata la mucosa de la garganta y ofrece buenos resultados antiinflamatorios y reduce la tos.

Por supuesto, recuerda que para recuperarte lo antes posible, también es recomendable que consultes con tu médico y, sobre todo, que descanses y reposes mucho. Pues, os recordamos que el descanso adecuado es mejor aliado para recuperarse y sentirse mejor, por dentro y por fuera. 

 

Consejos para dormir cuando estamos resfriados

Continuar leyendo Consejos para dormir bien cuando estamos resfriados

Existe un refrán que dice: "el melón, por la mañana, oro; por la tarde, plata, y por la noche, mata". Visto así, parece ser que tomar melón por la noche resulta totalmente contraproducente, ¿Verdad? Pero, ¿Es cierta esta afirmación? A continuación lo descubrimos.

El melón es una fruta muy saludable que contiene una gran cantidad de vitaminas, fibra y minerales. Su historia se remonta a la época 2400 a. C., cuando los egipcios empezaron a cultivarlo. Más tarde el Cucumis melo llegó a Europa a través de África y Asia. Y, en el siglo XV se convirtió en un alimento muy popular en España.

Este tipo de fruta está formada por un 90% de agua, por lo que resulta muy eficaz a la hora de saciar la sed. Además, esta fruta presume de tener un bajo aporte calórico y de azúcares, concretamente sólo tiene 25 calorías cada 100 gramos y un 6% de azúcar. De forma más detallada, una rodaja de melón de 100 gramos tiene 13 gr de carbohidratos, 1 gr de fibra, muchos minerales, vitaminas A y C, y nada de grasa ni colesterol. Como podemos ver, este alimento puede presumir de ser completamente sano e ideal para mantener la línea.

El verano es la época perfecta para tomar melón a todas horas, pues ayuda a refrescarse, saciar la sed y a mantenerse sano. Pero, como dice el refrán, ¿Es malo tomarlo después de cenar? O, ¿Como cena?. Según afirma Natalia Ubeda, profesora de nutrición de la Universidad San Pablo-CEU, el dicho “carece de base científica”. Pues, tal y como hemos visto anteriormente, el melón está formado casi al 100% por agua y no dispone de ningún elemento que lo convierta en un alimento más indigesto que otras frutas.

Generalmente, se suele tomar fruta como postre después de las comidas. Y, este hecho puede favorecer el que, en ocasiones, su ingesta resulte algo pesada. No obstante, si tomamos melón después de una cena (o comida) copiosa, los problemas digestivos debemos atribuírselos a la cena, no a la fruta.

Entonces, ¿Por qué se le teme al melón? Según la especialista en nutrición, Natalia Ubeda, existen algunos aspectos que pueden influir ligeramente en la asimilación del melón (u otras frutas) durante la noche, especialmente si se toma demasiado frío. Pues puede producir un choque térmico en el organismo.

Además, frutas como el melón y la sandía, que son sobre todo agua, cuando se toman en exceso de una sola toma pueden diluir el ácido del estómago y dificultar la digestión. No obstante, deberían de tomarse grandes cantidades de fruta. A su vez, podría aumentar la necesidad de ir al baño durante la noche y obligar al durmiente a sufrir despertares indeseados que rompan los ciclos normales del sueño.

Otra posible justificación del refrán anterior es que el melón fermenta muy rápidamente en el estómago, y ello puede ocasionar ciertos problemas digestivos si se toma poco antes de dormir.

Estos son los únicos inconvenientes de tomar melón antes de dormir. Sin embargo, cabe destacar que un alimento formado con 90% de agua es realmente complicado que constituya una fuerte amenaza para la salud. A si pues, si te gusta tomar melón, puedes comerlo antes de dormir sin preocuparte, siempre y cuando no te excedas con la cantidad.

¡Dulces sueños!

 

Tomar melón antes de dormir

Fuente: biolandia.es

 

Continuar leyendo ¿Es recomendable tomar melón antes de dormir?

¿Has oído hablar del síndrome de Kleine-Levin? También es conocido como el síndrome de la bella durmiente. Se trata de un trastorno neurológico que causa períodos, de días o incluso semanas de duración, en las que el paciente sufre excesiva somnolencia, llegando incluso a dormir hasta 20 horas por día. Generalmente, este síndrome viene acompañado de hipersomnia, bulimia, cambios en la conducta, etc.. A continuación te contamos cuáles son sus causas, diagnóstico y tratamiento.

El síndrome de Kleine-Levin es una rara afección de etiología desconocida que suele darse en personas jóvenes y adolescentes principalmente. Y, suele afectar más a los varones que a las mujeres. Los pacientes, después de cada período, pueden presentar síntomas de depresión y/o amnesia durante un tiempo. Sin embargo, con el tiempo, se encuentran totalmente normales y pueden realizar vida normal.    

No existe un período de tiempo específico entre episodio y episodio, pues pueden pasar semanas o meses antes de que los síntomas vuelvan a aparecer. Aunque el paciente no suele ser consciente del comienzo y del final de cada ataque, los síntomas que pueden aparecer son los siguientes: somnolencia, falta de energía, irritabilidad, desorientación, sensibilidad y, sobre todo, ingesta excesiva de alimentos. Estos pueden aparecer y desaparecer de forma rápida o gradual, suele ser diferente en cada caso. Generalmente, a menudo suele existir una cierta confusión al despertar.

Y, ¿Cuales son las causas del síndrome de Kleine-Levin? Según los expertos en la materia, el síndrome de Kleine-Levin puede darse como consecuencia de un mal funcionamiento del hipotálamo, que es la parte del cerebro que se encarga de regular el apetito y el sueño. Sin embargo, aunque todavía no se conoce la causa exacta del síndrome de Kleine-Levin, en algunos de los casos, este síndrome suele haber sido precedido por fiebre, tensión e incluso a la sobreexposición de luz solar.

¿Cómo se diagnostica? Generalmente, el síndrome de Kleine-Levin suelen tener un inicio algo impulsivo, por lo que es fácil de diagnosticar. La persona que lo sufre puede empezar a comer compulsivamente, tener cambios bruscos de personalidad, etc…. Como consecuencia, es habitual ver cómo el individuo empieza a aumentar de peso rápidamente. Los problemas de sueño del durmiente pueden estar relacionados también con una serie de condiciones físicas y psiquiátricas.

¿Existe tratamiento para el síndrome de Kleine-Levin? Como hemos comentado anteriormente, la causa exacta de ello todavía no se conoce con exactitud. Por ello, a día de hoy, no existe un tratamiento 100% efectivo para el síndrome de Kleine-Levin.

Sin embargo, es común que se utilicen ciertos medicamentos o estimulantes para ello. Los estimulantes están específicamente diseñados para estimular el sistema nervioso central del individuo y, en este caso, se toman para reducir la frecuencia y la severidad de los episodios del síndrome de Kleine-Levin. También suelen utilizarse para tratar la somnolencia diurna. Sin embargo, en los resultados obtenidos con dicho tratamiento no suelen ser muy significativos.  

Existen otros tratamientos que se han utilizado para el síndrome de Kleine-Levin, como por ejemplo: fármacos antiepilépticos (ácido valproico, carbamazepina, amobarbital, fenobarbital, fenitoína, etc), antidepresivos (imipramina, IMAO, moclobemida, clomipramina, amineptina, fluoxetina, fluvoxamina, sertralina, metilsergida, trazodona, etc), fármacos antipsicóticos (haloperidol, clorpromazina, levomepromazina, trifluoperazina, tioridazina, clozapina, risperidona, etc), antivirales, litio, hidrocortisona, melatonina, benzodiazepinas y levodopa-benserazida. Según varios estudios realizados para comprobar sus resultados, se descubrió que estos fármacos proporcionan cierto beneficio en el tratamiento de los pacientes con síndrome de Kleine-Levin, pero como se trata de una enfermedad de poca frecuencia, todavía no se han descrito tratamientos de seguimiento a largo plazo. Si te ha parecido interesante, te recomendamos la lectura del siguiente artículo: La Bella Durmiente que durmió durante 64 días. Trata sobre el caso concreto de una joven que padece el síndrome de Kleine-Levin.

Síndrome Kleine-Levin

Fuente: dormir.org

Continuar leyendo Síndrome Kleine-Levin, causas, diagnóstico y tratamiento