Cargando...

El blog de los sueños y el descanso

sombra

Como todos sabéis, el mundo de los sueños está lleno de curiosidades que, desde mucho tiempo atrás, han despertado la curiosidad de muchos de nosotros y también de la comunidad científica. Aunque no siempre recordamos los sueños al despertar, todos soñamos durante cada noche. Concretamente solemos tener entre 4 hasta 7 sueños aproximadamente y de contenido variado. Hablando del contenido de los sueños, ¿Te has preguntado alguna vez por qué soñamos lo que soñamos? Es decir, ¿Qué condiciona la temática de nuestros sueños?

Sigmund Freud fue el primero en realizar teorías de la interpretación del sueño y sostuvo que todos los sueños significan deseos por parte de quien los sueña, incluso también los sueños negativos y las pesadillas. Respecto a estos últimos, según Freud, existen unas manifestaciones masoquistas en las pesadillas como respuesta a que aún en estos sueños hay deseos incumplidos. Todos los trabajos de Freud aseguran que los sueños son imágenes disfrazadas de deseos reprimidos por parte del durmiente. Además, el mismo defiende que el estudio del contenido de los sueños, aunque únicamente se trate de imágenes aisladas y aparentemente sin sentido, puede tener un significado coherente y ayudar a conocer el subconsciente de la persona en cuestión.  

No obstante, no es esta la única explicación existente sobre por qué soñamos lo que soñamos. Sino que existen otros puntos de vista diferentes al planteado anteriormente por Freud. Un ejemplo claro es la teoría de Darren Lipnicki, un psicólogo que solía trabajar en el Centro de Medicina Espacial en Berlín (Alemania), que sostiene que los sueños pueden estar influidos por el campo magnético terrestre. D Lipnicki, mediante sus investigaciones, ha encontrado una correlación directa entre los sueños más extravagantes y los registros extremos en la actividad geomagnética, según publica la revista New Scientist.

Para obtener los resultados de su estudio, el psicólogo realizó un registro de todos los detalles del sueño, durante unos siete años aproximadamente. En total obtuvo un total de 2387 anotaciones y, en ese período, se centró en analizar también la actividad geomagnética diaria en Perth, Australia. Al comparar todas las cifras obtenidas, tanto de los sueños como de la actividad electromagnética, Lipnicki halló una clara correlación estadística entre sus sueños más extravagantes y la actividad geomagnética por la que los sueños más raros e irreales ocurrían justo aquellos días en los que existía una baja actividad geomagnética

Aunque el propio autor del estudio reconoce que las pruebas obtenidas mediante su análisis no resultan concluyentes ni tampoco suficientes para afirmar su teoría de la relación de los sueños y pesadillas con la actividad magnética de la tierra, esto puede servir de base para futuros experimentos. Además, existen otras investigaciones que relacionan el nivel de actividad magnética de la tierra con la producción de melatonina en el cuerpo, que es la hormona encargada de regular los ciclos de vigilia-sueño.

Cómo podéis observar, todavía a día de hoy todavía no sabemos con certeza qué condiciona exactamente nuestros sueños, por qué soñamos lo que soñamos así como tampoco cuál es la verdadera función de lo onírico. No obstante, las investigaciones avanzan cada día y estamos seguros de que algún día lo descubrirán. 

El sueño condicionado por el campo magnético

Fuente: MuyInteresante.com

Continuar leyendo Los sueños condicionados por el campo magnético terrestre

El mundo de los sueños esconde, a día de hoy todavía, un sinfín de incógnitas por resolver. La comunidad científica, con su afán de conseguir revelar todas y cada una de ellas, lleva realizando una gran cantidad de estudios sobre el sueño y todo lo que le rodea. Gracias a esas investigaciones continuas que llevan a cabo desde ya hace un buen tiempo atrás, se han conseguido revelar grandes misterios en cuanto al sueño se refiere. Te has preguntado alguna vez, ¿Por qué tenemos pesadillas? ¿Quiénes tienen más pesadillas, los hombres o las mujeres? U otras cuestiones del tipo, ¿Lo que soñamos durante la noche nos puede influir en la vida real? Y si es así, ¿Hasta qué punto?. Si estas preguntas te intrigan, a continuación te resolvemos algunas de ellas. Aunque la comunidad científica todavía no ha podido averiguar con total certeza la razón por la que dormimos, los investigadores han realizado importantes avances en la materia, entre muchos otros, los que vamos a comentar a continuación.

  1. ¿Quiénes tienen más pesadillas, los hombres o las mujeres? Según un estudio realizado por los científicos de la University of the West of England, en el Reino Unido, se ha podido comprobar que las mujeres suelen tener pesadillas con más frecuencia que los durmientes del sexo opuesto, los hombres. No obstante, aquí no acaban los datos sino que según el experto Jennie Parker, son ellas las que sueñan con más desgracias y situaciones de contenido negativo. Además, normalmente suelen involucrar a miembros de su familia y desarrollarse en espacios cerrados (una casa, una habitación, etc…) más que en escenarios al aire libre.
  2. ¿Somos capaces de percibir olores durante el sueño? Según los expertos, sí que somos capaces de oler mientras estamos durmiendo, y ello puede afectar al contenido de nuestros sueños. Y, a su vez, también somos capaces de tener “sueños olorosos”, es decir, que aparecen olores en el sueño perfectamente identificables. En una investigación llevada a cabo por unos científicos alemanes y cuyos resultados fueron presentados ante la Academia Americana de Otorrinolaringología, comprobaron la reacción, el contenido y el tono de los sueños de ciertos durmientes cuando eran sometidos a un olor agradable y otro desagradable. Así pues, cuando se les acercaba el olor a rosas el tono emocional y las experiencias del sueño eran positivas. Y, con el olor a huevos descompuestos, por ejemplo, ocurría todo lo contrario. A su vez, como hemos comentado anteriormente, pueden darse sueños en los que aparece un olor totalmente identificable, sin necesidad de olerlo durante el sueño. Los expertos, aunque no saben exactamente cómo se produce todavía, han podido comprobar que el olor almacenado en la memoria puede manifestarse durante el sueño.
  3. ¿Qué le ocurre a nuestro cerebro mientras estamos dormidos? Lo cierto es que, aunque nosotros permanecemos dormidos, tranquilos y relajados, el cerebro se mantiene activo realizando una serie de tareas necesarias para nuestra salud mental. En otras palabras, el cerebro dormido se parece bastante al cerebro despierto. Así lo demostraron recientemente los científicos del Instituto de Psiquiatría Max Planck en Munich (Alemania). El estudio que realizaron medía la actividad del cerebro de una serie de sujetos mediante una electroencefalografía mientras tenían sueños lúcidos. De esta manera pudieron analizar el comportamiento del cerebro durante el sueño. Y comprobaron, gracias a las neuroimágenes, que, mientras soñamos, hacemos un movimiento activo similar al movimiento de las neuronas cuando estamos despiertos.
  4. Soñar borra el dolor y los malos recuerdos. Sí, cuando el sueño es totalmente reparador, las células de nuestro cuerpo consiguen regenerarse y limpiarse correctamente por lo que somos capaces de sentirnos mejor y eliminar de nuestra memoria aquello que no queremos retener. ¿Cómo? Según un estudio neurocientífico de la Universidad de California en Berkeley, cuando soñamos, y más concretamente en la fase REM del sueño, las sustancias químicas que generan estrés dejan de producirse. A su vez, el cerebro es capaz de procesar todas las experiencias emocionales recibidas durante el período de vigilia para eliminar las negativa.


Esperamos que estas curiosidades sobre el sueño os hayan resultado interesantes. Podéis leer muchas otras interesantes sobre el sueño pinchando en el enlace siguiente: curiosidades del sueño

 

Curiosidades sobre soñar

Fuente: MuyInteresante

Continuar leyendo 4 Curiosidades sobre el sueño que no deberías perderte

Dormir es vital para sentirse bien, tanto mental como físicamente. Así pues, cuando se sufre algún tipo de trastorno del sueño, la salud del individuo se resiente y pueden aparecer dolores musculares, de cabeza y otros síntomas como por ejemplo, cansancio, somnolencia excesiva diurna, falta de concentración, etc… Las consecuencias de la falta de sueño pueden provocar que el individuo perciba un aumento de la presión laboral y además sentirse menos productivo, entre otros. Obviamente, cuando el problema de sueño continúa en el tiempo, la salud de la persona se resiente y es posible que acabe por faltar al trabajo durante un período hasta se reduzcan las consecuencias del insomnio.

Así lo han confirmado los investigadores del Instituto Finlandés de Salud Ocupacional. Tras realizar un estudio sobre la materia, publicado en la revista Sleep, los expertos han observado que aquellos individuos que suelen dormir cada día entre siete y ocho horas aproximadamente suelen sentirse mejor y faltan menos al trabajo por motivos de salud. Además pudieron esclarecer que, si ciertos problemas de sueño no existieran, como por ejemplo el insomnio y la apnea del sueño, entre otros, se conseguiría reducir hasta un 28% el coste total de las bajas laborales por enfermedad.

Para obtener los resultados comentados anteriormente, los expertos realizaron una encuesta a un gran número de trabajadores finlandeses de más de 30 años. A todos ellos se les realizaron varias preguntas sobre la calidad de su sueño como por ejemplo cuestiones relacionadas con trastornos del sueño, el promedio de horas que dormía, sobre la somnolencia diurna, etc… Además, los investigadores realizaron un estudio exhaustivo sobre las bajas laborales por enfermedad, durante un determinado período de tiempo, aproximadamente 8 años.

Y, ¿Cuáles fueron los resultados? Según la edad, se observó que los hombres que sufrían problemas o síntomas de insomnio solían faltar al trabajo unos diez días al año aproximadamente por motivos de salud. Este dato representa el doble de veces que se pedía la baja comparado con aquellos hombres que dormían correctamente cada noche. En el caso de las mujeres, los resultados fueron bastante parecidos a los explicados anteriormente. Según los expertos, los hombres que fueron objeto del estudio solían dormir una media de 7 horas y 46 minutos, y las mujeres unas 7 horas y 38 minutos. Respecto a las horas de sueño, Tea Lallukka, autor del estudio, pudo confirmar que los durmientes que solían descansar menos de 5 horas durante la noche o más de 10 horas cada día, solían abstenerse del trabajo entre 5 y 9 días más por motivos de salud que aquellos que disfrutaban de un sueño óptimo.

Además de faltar menos al trabajo, las personas que duermen bien y mantienen cada día una buena higiene del sueño suelen también cuidarse mejor, realizar más deporte y llevar un estilo de vida más más saludable. A su vez, Paula Salo profesora de la Universidad de Turku (Finlandia), afirma que estas personas sufren menos estrés y ansiedad.

Dormir bien reduce el absentismo laboral

Foto y fuente: Fotolia ABC.es

Continuar leyendo Dormir entre 7 y 8 horas reduce el absentismo laboral

Todos soñamos. Aunque no lo recordemos al despertar, cada noche durante el sueño tenemos una serie de experiencias oníricas diferentes. Si bien es cierto que aún no se sabe con total certeza porque soñamos, la comunidad científica ha conseguido avanzar en sus investigaciones sobre el sueño. Una de ellas se refiere a la interpretación de los sueños. En este artículo nos centraremos en esto último y especialmente en la posible interpretación de los sueños infantiles.

Cómo sabéis, los niños también sueñan e incluso lo hacen los fetos dentro del vientre materno. No obstante, hasta hace relativamente poco tiempo no existían obras que se detuvieran a analizar la singularidad de los sueños infantiles. Pero, por suerte para los padres y otros interesados, actualmente existe una gran variedad de materiales al alcance de cualquiera que quiera conocer con mayor profundidad todo lo relativo al sueño infantil. Además, según algunos expertos, los sueños pueden construir una buena herramienta para indagar en la personalidad del niño o incluso detectar algunos problemas que, ya sea por inexperiencia o temor, no se atreve a manifestar abiertamente.

Los sueños, en este caso los infantiles, suelen manifestarse como una expresión de los sentimientos relativos a la familia, escuela, amigos, etc… Sin embargo, existen varios temas que se repiten con mayor frecuencia. Como por ejemplo: amenazas de animales, insectos o monstruos; volar, caer, sentirse paralizado y también tener un examen y quedarse en blanco.

Para interpretar los sueños infantiles es necesario tener en cuenta la realidad que vive cada niño, su día a día, su entorno familiar, escolar, su estado de bienestar físico y mental y también su personalidad, entre otros.  A continuación veremos unos ejemplos de los sueños más comunes en los niños y también su posible interpretación. Veamos:  

Soñar con monstruos. En los niños suelen repetirse varios sueños en los que se incluyen monstruos. Sin embargo, no siempre son iguales, ni tampoco son los mismos monstruos ni dan el mismo miedo cada vez. En algunas ocasiones, los sueños con monstruos aparecen cuando el niño se siente bloqueado por alguna razón y este le ayuda a seguir avanzando. Otras veces se sueña con que el monstruo se convierte en príncipe y representa el éxito alcanzado al haber convertido un proyecto en realidad. Este tipo de sueño también suele darse cuando se produce una mejora en el aspecto del niño tras la etapa de la adolescencia. Soñar con monstruos puede ser habitual además cuando en casa existe temor a que el hogar se divida. Unas veces, los monstruos aparecen en forma de momia, que puede también atacarles. Según los expertos, las momias representan el concepto de falsedad, concretamente de la falsedad de algunos valores que se inculcan a los niños y que para el niño, carecen de peso o vida (como una momia). Por último, si la momia le ataca durante el sueño, se interpreta como una voz interior que le regaña por no seguir los pasos o creencias de su familia.

Soñar con volar. Aunque estamos hablando de sueños infantiles comunes, soñar con volar es bastante común en todos los durmientes. Todos, al menos una vez en la vida, hemos tenido este tipo de sueño. Este tipo de sueño se interpreta como la necesidad de evadirse de los problemas y la vida cotidiana, elevarse por encima de las tensiones diarias y también como la necesidad de ver los problemas desde otro punto de vista. Suele darse en momentos en los que el individuo está pasando por una época complicada y son los adolescentes los que más suelen tener este tipo de sueños. Según los expertos, la forma en la que se produce el desenlace del mismo tiene un significado u otro. Por ejemplo, en el caso de soñar con una caída repentina durante el vuelo, se entiende como un aviso de que no todos aceptan a las personas que tienen un sentimiento de superioridad respecto a los demás.

Soñar con amigos. Los niños y los adolescentes suelen soñar con bastante frecuencia con sus amigos y con escenas típicas del día a día. La posible interpretación de soñar con amigos depende de la situación que se vive y el tono del diálogo. Generalmente, se entiende que el sueño representa todo aquello que le preocupa al niño y la figura del amigo ejerce de álter ego del durmiente. En ocasiones, el amigo que aparece en los sueños es una persona muy afín, con el que se siente cómodo y seguro. Puede ser que el amigo que aparece en los sueños, tiene la finalidad de darle al niño un mensaje o consejo que éste necesita escuchar para sentirse mejor. Cuando el niño está pasando por una época de mayores dificultades, la figura del amigo representa la tranquilidad de que todo saldrá bien y también que sus amigos le brindarán el apoyo necesario para superarlo con mayor facilidad.

¿Con qué sueñan tus hijos? ¿Quieres saber el significado de otros sueños infantiles? ¿Cuáles?  

Interpretación sueños infantiles

Fuente: Libro: "El mundo del niño" Tikal Ediciones. 

Continuar leyendo Significado de los sueños infantiles más comunes

Trabajar de noche puede resultar muy difícil de sobrellevar, especialmente al principio o si resulta ser algo esporádico. Desde que nacemos, nuestro reloj interno se configura de un manera determinada y da lugar a los diferentes ciclos de vigilia-sueño. Por ello, dormimos de noche y de día nos mantenemos alerta. Ahora bien, lógicamente, cuando se produce un cambio importante en la rutina, nuestro cuerpo y mente necesitan pasar por un período de adaptación (que puede resultar algo complicado de sobrellevar) para que el reloj interno se reajuste.

No obstante, siempre existen algunas prácticas que podemos llevar a cabo para conseguir adaptarnos al cambio lo antes posible. Siguiendo estos consejos, publicados por la cadena BBC Mundo, puede resultarnos más fácil la tarea y conseguir superar con éxito una noche en vela

Los consejos a los que nos referimos vienen de la mano del profesor Charles Czeisler, de la Escuela de Medicina de Harvard, quien asegura que estos sirven para aguantar bien despierto durante la jornada nocturna.

  1. Descansar durante el día: cuando sea necesario trabajar de noche, se recomienda siempre dormir una pequeña siesta. La siesta tiene muchos beneficios, uno de ellos es evitar que se produzca una disminución del rendimiento que suele producirse a medida que se desarrolla la jornada. Si le interesa profundizar más en el tema, le recomendamos el artículo 11 Beneficios de la siesta
  2. Alimentarse adecuadamente: la alimentación es vital para que nos sintamos bien, con energía y para que podamos seguir funcionando durante el día. Así pues, se recomienda comer algo o tomar un tentempié cuando nos sintamos cansados durante la jornada. Lo más aconsejable es tomar proteínas. Según la experta en nutrición Paula Mee, cenar carne, especialmente pechugas de pollo, puede ayudarnos a manternos más vitales. Además, permite mantener la línea.  A su vez, también es recomendable que, a mitad de la jornada, tomarse un bocadillo y/o frutos secos para seguir más activos.
  3. Ayudarse con cafeína: el café u otras bebidas con cafeína o teína ayudan a mantenerse más activos, energéticos y despiertos. Por ello, se recomienda tomarse un café durante la jornada laboral cuando más cansado se sienta.
  4. Buena iluminación. Nuestro reloj biológico se rige por la luz. Así pues, la luz es la señal de la vigilia y la ausencia de luz del sueño. De esta manera, cuando se quiera mantener despierto, es recomendable que exista una buena iluminación. Cabe destacar que, según varios estudios sobre la materia, las luces frías ayudan a mantenerse más despiertos, mientras que las cálidas ayudan a relajarse.  
  5. Planificarse adecuadamente: los expertos recomiendan realizar las tareas que requieren mayor esfuerzo mental y/o físico durante las primeras horas de la jornada. Y, posponer las más llevaderas para el final de la misma. Con esto nos aseguramos un mayor rendimiento.

Esperamos que estos consejos os ayuden a sentiros mejor y más productivos cuando tengáis que trabajar durante la noche. 

 

Dormir bien para rendir de noche

Fuente: noticias.lainformacion.com

 

Continuar leyendo La siesta es clave para rendir bien si trabajas noche