Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Consejos alimenticios para dormir mejor

En lo que al descanso se refiere, podemos afirmar con seguridad que tanto los hábitos previos al sueño como la alimentación y otros factores influyen directamente en la calidad del mismo.

Dormir es fundamental para recuperar la energía gastada y la salud física y mental de cada uno. Además nos ayuda a mejorar nuestra capacidad de atención, memoria y a socializarnos de la mejor manera. Por ello es importante seguir aquellos hábitos más saludables y una alimentación adecuada que garanticen un sueño reparador y de calidad.

La alimentación juega un papel esencial a la hora de determinar como será nuestro sueño. Pues dependiendo de los alimentos y las bebidas que se ingieren, incluso por la tarde, afectan directamente a nuestro organismo impidiendo, en muchos casos, poder dormir con facilidad. Es por ello que los expertos recomiendan revisar nuestra dieta y adoptar aquellos hábitos que nos ayuden a dormir mejor.

Aquí tienes algunos consejos que debes tener en cuenta:

  1. Alimentos grasientos, fritos y pesados: estos productos resultan muy difíciles de digerir y generalmente provocan acidez estomacal e impide lograr un buen descanso. En cambio, los platos al vapor, en papillote o a la plancha, son más livianos y de fácil digestión ayudan a dormir cómodamente.
  2. Azúcares de absorción lenta: el azúcar favorece la síntesis de serotonina y ésta, a su vez, a la creación de melatonina (conocida como hormona del sueño). Por ello es saludable tomar arroz, pasta, lentejas, garbanzos, cerezas, etc…
  3. Dietas excesivamente restrictivas: la noche es el período más largo de ayuno, por ello es fundamental no irse a la cama con el estómago vacío. Así evitaremos despertarnos por la necesidad de comer y saciar el hambre. Si sigues una dieta estricta, debes cenar ligero y poca cantidad pero nunca sin tomar nada.
  4. Bebidas calientes: tomar infusiones de manzanilla, valeriana, melisa, pasiflora, etc.. contienen sustancias relajantes y ayudan a conciliar el sueño. Además favorece el descenso de la temperatura interna lo que nos prepara de la mejor manera para el descanso.
  5. Chocolate, alcohol, nicotina y cafeína: estas sustancias estimulantes alteran nuestro sistema nervioso y tienen un efecto contrario al sueño. Por ello es fundamental no tomar ningún alimento de este tipo durante las cuatro horas previas al sueño.
  6. La hora importa: el tiempo que transcurre durante la cena y el momento en el que te vas a dormir son fundamentales para determinar la calidad del sueño. Si cenas muy pronto probablemente tengas hambre de nuevo cuando estés a punto de dormir. Por el contrario, si cenas justo antes de acostarte, el estómago pesado te impedirá descansar. Para evitar ambas situaciones lo más idóneo reposar durante 2 horas aproximadamente antes de acostarse.

Además de la alimentación, no olvides nunca que una buena higiene del sueño y un buen equipo de descanso son igual de importantes para conseguir descansar en condiciones.

 

 

los mejores hábitos alimenticios para dormir bien

Publicado por el

Suscribete al boletín de nuestro blog

Y recibirás semanalmente el resumen de todas las noticias publicadas