Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Diferencias entre colchones de muelles y colchones viscoelásticos

Cuando nos disponemos a comprar un colchón nuevo, se nos pueden plantear una serie de dudas como: ¿Qué colchón elijo?, ¿Qué colchón es mejor?, ¿Es preferible uno de muelles o viscoelástico?, etc. En el mundo del descanso no hay una regla universal sobre el mejor colchón sino que, cada modelo y cada material ofrece prestaciones distintas. Lo ideal es adquirir aquel que mejor se ajuste a las necesidades y las características de cada uno. Por ello, es recomendable que consultes con un especialista en la materia para que te informe de manera personalizada sobre los diferentes tipos de colchones existentes. Para ayudaros en vuestra elección hemos preparado la siguiente guía donde se detallan todas las características y las principales diferencias entre los colchones viscoelásticos y los colchones de muelles.

 

Características colchones viscoelásticos

En primer lugar, los colchones viscoelásticos aportan un descanso adaptable y ergonómico, evitando los puntos de presión en el cuerpo del durmiente. Para aquellos que duermen en pareja, la viscoelástica ofrece independencia de lechos para que no se noten los movimientos propios del dormir de cada uno. Generalmente, la firmeza de estos colchones suele ser de tipo media o alta, dependiendo del modelo, de la fabricación de la viscoelástica y de su composición. Cabe destacar que los colchones viscoelásticos ofrecen un grado alto de adaptabilidad, pero podrá variar dependiendo de la cantidad y densidad del material. Cuánto mayor cantidad y densidad de viscoelástica, mayor grado de adaptabilidad del colchón.

Sin embargo, como hemos comentado anteriormente, cada modelo ofrece prestaciones distintas según el tipo de viscoelástica, densidad y la cantidad utilizada de material para la fabricación del colchón.

Los colchones viscoelásticos pueden tener una o dos caras de uso, dependiendo de las características de cada uno. Los modelos que disponen de dos caras de uso pueden utilizarse cualquiera de ellas tanto en verano como en invierno puesto que, en general, suelen ser simétricas.

Los colchones de espuma viscoelástica son aptos tanto para personas adultas como para ancianos y jóvenes pero, dependiendo de las características del durmiente, se deberá elegir un modelo u otro. También son adecuados para durmientes que sufren dolores lumbares, musculares o articulares.

Si lo que deseas es diferenciar un colchón viscoelástico de calidad, debes seguir las siguientes premisas:

  • Cantidad de material viscoelástico. Los colchones pueden disponer de más o menos centímetros de viscoelástica, dependiendo del modelo, y le ofrecerán sensaciones distintas al durmiente cuando repose sobre él. Generalmente, los colchones viscoelásticos de más de 5 cm de material ofrecerán una mayor adaptabilidad que aquellos que disponen de 2 o 3 cm de viscoelástica en sus acolchados. Sin embargo, esto no significa que unos sean mejores o peores que otros, sino que tienen prestaciones distintas que hay que tener en cuenta a la hora de elegir colchón.
  • Densidad del material que compone el colchón, medida en Kg/m3. Como regla general, a mayor densidad, mayor adaptabilidad del colchón. Aunque cabe destacar que los colchones formados por material viscoelástico de densidad muy alta (90-100 Kg/m3) dejan de ser muy adaptables a convertirse en envolventes. Si bien a algunas personas esta sensación les puede parecer agradable, no es lo más recomendado ni lo que mejor le encaja a la mayoría, puesto que existe un hundimiento demasiado pronunciado que puede provocar dolores de espalda. La densidad más recomendada para un colchón que ofrezca una gran adaptabilidad junto con una correcta ergonomía está entre los 60-80 Kg/m3.
  • Acolchados. Es recomendable que un colchón viscoelástico disponga de acolchado, preferiblemente formado por materiales adaptables (látex, viscoelástica, gel, espuma super suave o fibras adaptables). Estos 2 o 3 cm son de gran importancia puesto que son los que están en contacto con nuestro cuerpo desde el primer momento, con lo cual deben tener una suavidad especial y una gran acogida. Por este motivo, muchas veces la densidad del material utilizado en el acolchado es inferior que la utilizada en el núcleo.
  • Espuma HR del núcleo. La función principal de esta es servir como soporte del núcleo viscoelástico y complementarlo aportándole la firmeza que necesita. A la hora de comprar un colchón viscoelástico, es importante escoger un modelo que disponga de una espuma de calidad, pues será ésta la que garantice la firmeza y la durabilidad del colchón. Esta espuma preferiblemente debe tener una densidad mínima de 28 Kg/m3.
  • Tejidos y los tratamientos. Como es de esperar, a mayor calidad del tejido y mejor tratado esté, mayores prestaciones ofrecerá el colchón. Para un colchón viscoelástico es fundamental contar con un tejido Strech con tratamiento higiénico antiácaros Sanitized y que esté certificado como colchón respetuoso con la salud y el medio ambiente (Oeko Tex).
  • Mantenimiento de los colchones viscoelásticos es muy sencillo. Basta con mantenerlo limpio, ventilado, voltearlo de norte a sud y, en el caso de que el colchón tenga dos caras de uso, cambiarlos de cara.
Características colchones de muelles

Por otra parte, los colchones de muelles ofrecen sensaciones distintas según el tipo de muelle que incorporan, aunque generalmente se caracterizan por ofrecer firmeza y gran transpiración. Si lo que deseas es comprar un colchón de muelles, debes valorar el tipo de muelle que más encaja con lo que buscas, las distintas capas de amortiguación que ofrecen y escoger el modelo según la sensación y las prestaciones que mejor se adapten a tus necesidades.

Los colchones de muelles firmes de toda la vida (bonell, doble offset, hilo continuo, Normablock, Multielástic…) combinan la firmeza de su núcleo de muelles con diferentes tipos de capas amortiguadoras y acolchados para ofrecer un mayor confort. Internamente, este tipo de colchones suelen ofrecer una carcasa central de muelles y diferentes capas de amortiguación en cada cara, en las que se utilizan materiales adaptables como la fibra, la espuma (foam), el látex o el material viscoelástico, dependiendo de su gama. Como norma general, cuanto mayor grosor tengan sus amortiguadores, mayor confort y ergonomía aportará el colchón. Este tipo de colchones se caracterizan también por ofrecer una gran flexibilidad.

Los colchones de muelles ensacados o muelles independientes ofrecen generalmente un grado de firmeza inferior al del muelle tradicional, aunque también depende del grosor del muelle, los refuerzos y el resto de componentes que lo formen. Los muelles ensacados ofrecerán un descanso más estable que el muelle firme, pues al tratarse de muelles independientes se adaptan mejor a la fisionomía del durmiente reduciendo la sensación de flexibilidad. Del mismo modo, hay que tener en cuenta que la firmeza que ofrecen los colchones de muelles no es igual que la de los colchones viscoelásticos, pues la espuma firme de los colchones viscoelásticos es completamente contraria a la sensación de flexibilidad del muelle, lo que se traduce en mayor estabilidad y consistencia. La elección de uno u otro dependerá de las preferencias que tenga cada persona en el descanso.

Los colchones de muelles son transpirables e higiénicos, y se adaptan a cualquier clima sin ocasionar problemas de humedad.

Si lo que deseas es diferenciar un colchón de muelles de calidad, debes seguir las siguientes premisas:

  • Tipo de muelle. Dependiendo del tipo de muelle utilizado en el núcleo de los colchones de muelles este te ofrecerá mayor o menor ergonomía, independencia de lechos, firmeza, durabilidad y confort. Los colchones de muelles de hilo continuo o bicónicos te ofrecerán un descanso más homogéneo que los colchones de muelles ensacados, que por norma general resultan más adaptables.
  • Acolchado y amortiguación. La función principal de éstos es proteger y aislar la dureza de los muelles que forman los núcleos de los colchones. Además, el acolchado en este tipo de colchones aporta un mayor confort al conjunto. Los más recomendados son los acolchados de viscoelástico o de látex.
  • Tejidos y tratamientos. Al igual que ocurre con los colchones viscoelásticos, en este caso también es importante que el tejido que forma el exterior del colchón sea hipoalergénico y de tacto agradable (tejido Stretch), pues hay que tener en cuenta que ésta es la parte más externa del colchón y la que tiene mayor contacto con la piel del durmiente. Los tratamientos también tendrán que tenerse en cuenta en este tipo de colchones, pues aunque los colchones de muelles son generalmente muy transpirables e higiénicos, siempre favorece la incorporación de algún tratamiento extra, como el termorregulador (Optigrade).
  • Cuidados y mantenimiento. Por último, para maximizar las prestaciones y la durabilidad de su colchón de muelles, debe voltearlo de pies a cabeza, y de arriba abajo (dándole uso a los dos caras del colchón a lo largo del año). También es conveniente airear el colchón con cierta frecuencia (cada 2 meses). Para ello, debe quitarse la ropa de cama y permitir que el colchón respire aire puro durante unas horas (es suficiente con abrir la ventana del dormitorio).
 
Colchones viscoelásticos
Colchones de muelles firmes
Colchones de muelles ensacados
FIRMEZA
MEDIA O ALTA
ALTA
MEDIA O ALTA
ADAPTABILIDAD
ALTA
MEDIA O BÁSICA
MEDIA
TRANSPIRACIÓN
MEDIA O BÁSICA
ALTA
ALTA
CARAS DE USO
UNA O DOS
DOS
DOS
CALIDAD/PRECIO
BUENA
MEDIA
BUENA
DURABILIDAD
ALTA O MEDIA
MEDIA
ALTA O MEDIA