fbpx
Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Consejos para obtener el dormitorio más fresco

En la época del año en la que estamos, en la que el calor empieza a apretar con fuerza, en ocasiones puede resultarnos algo incómodo y difícil el hecho de conciliar el sueño a la hora de dormir. Para muchos durmientes, sobre todo los más calurosos, dormir cuando hace mucho calor resulta una de las peores pesadillas, ¿Verdad?. Por ello, hoy queremos compartir unos consejos sobre cómo mantener un dormitorio fresco y qué materiales de colchones son los más adecuados para las personas que tienen serios problemas de calor durante la noche. Con todo ello pretendemos ayudaros a que consigais disfrutar de un sueño totalmente reparador, noche tras noche, aunque la temperatura sea muy alta.

En el mercado del descanso existe una gran cantidad de materiales distintos para la formación de colchones y, sabemos que existen dudas sobre qué material utilizado en la fabricación de estos ofrece mayor o menor sensación de calor. En general, para los durmientes con serios problemas de calor y sudoración excesiva durante la noche, se les recomienda un colchón de muelles o un colchón de gel. En primer lugar, hasta hace relativamente poco tiempo, los colchones de muelles eran los que más sensación de frescor ofrecían, pues permiten una perfecta circulación del aire y no aportan ningún tipo de sensación térmica. Sin embargo, los colchones de muelles ofrecen un grado de firmeza normalmente alto, por lo que no a todos los durmientes les resulta adecuado para disfrutar del mejor descanso. Ello depende siempre de las características y las preferencias del durmiente. Por otro lado, los colchones de gel, que se establecieron en el mercado hace pocos años, han entrado con fuerza al ofrecer una gran alternativa para los durmientes que desean la adaptabilidad de los colchones viscoelásticos sin renunciar al máximo frescor. Estos colchones formados con gel, dependiendo del modelo, ofrecen una gran versatilidad y sensaciones diferentes. Generalmente disponen de dos tipos de caras diferentes: la de gel fresco para el verano, y de menos firmeza que los colchones de muelles, y la cara de material viscoelástico y/o de otros materiales más adaptables especialmente diseñados para el invierno. En definitiva, son la opción ideal para cualquier época del año. Los materiales con los que se fabrican los colchones de gel (gel espumado (Snow Gel) o de gel de poliuretano (Omega Gel), están tratados tecnológicamente para aportar un mayor frescor durante el descanso, llegando incluso a reducir en hasta 5ºC la sensación de calor durante el sueño.  

Y, ¿Los colchones viscoelásticos? Este material es actualmente uno de los más demandados, aunque suele tener la fama de ser el que mayor calor ofrece. ¿Por qué? Pues la principal razón es que la viscoelástica es un material termosensible y de gran adaptabilidad. De esta manera, al entrar en contacto con una temperatura corporal caliente, la adaptabilidad es del mismo aumenta y la sensación de calor es algo mayor. Por ello, te recomendamos que, si estás pensando en adquirir un colchón especial para los meses de verano, optes por uno de los colchones recomendados anteriormente. No obstante, para que el colchón viscoelástico resulte muy envolvente y de una sensación de calor apreciable, debe ser un colchón de densidad muy elevada (80-95Kg/m3) y con grandes cantidades de material viscoelástico, es decir, aproximadamente unos 8-10 cm.

Una vez expuestas las principales diferencias entre los varios tipos de materiales distintos que forman los colchones, os detallamos unos consejos sencillos y muy prácticos que podéis utilizar para evitar el exceso de calor durante esta época del año y así, dormir placenteramente.

  1. Colchones amplios: Como sabéis, el equipo de descanso es uno de los principales factores a la hora de determinar la calidad de nuestro sueño. Y, en el caso de tener grandes dificultades para conciliar el sueño las noches de más calor, aún más. Partiendo de la base de que disponemos del colchón más adecuado para cada durmiente, otro factor que puede impedir que descansemos bien por la noche es el hecho de dormir en pareja. Si duermes acompañado, el calor del cuerpo del otro durmiente puede aumentar la sensación de calor. Por ello, recomendamos disponer de colchones amplios donde cada miembro de la pareja tenga espacio suficiente para dormir sin rozarse y evitar así aumentar la sensación de calor. Mide tu dormitorio y trata de utilizar colchones cuanto más grandes mejor. 
  2. Ropa de cama: otro factor importante para dormir bien las noches de más calor es disponer de la ropa de cama más adecuada. En esta época del año, se recomienda utilizar materiales frescos y que no den excesivo calor. También ayuda, y por ello se recomienda, utilizar ropa de cama con colores claros y fríos: blanco, azul, Cian, algunos tonos de verde y también colores morado/violeta. Siempre puedes dejar a los pies de la cama una pieza extra de ropa de cama ligera para utilizarla en el caso de que necesites taparte durante la noche.
  3. La decoración y los colores de la habitación tienen una gran importancia a la hora de ofrecer una sensación u otra. Por ello, en esta época del año se recomienda disponer de paredes y muebles de tonos claros que aportan frescor y luz al dormitorio. Se pueden utilizar los colores fríos que hemos mencionado anteriormente y también decorar con motivos de temas de playa para conseguir nuestro objetivo.
  4. Olvídate de los tejidos gruesos en la habitación si quieres conseguir una sensación de frescura máxima. Por ello, en la época de más calor, deshazte de cortinas, alfombras y alfombrillas gruesas y oscuras y sustituyelas por tejidos ligeros y de colores claros.
  5. Otro consejo que puedes poner en práctica para disponer de un dormitorio fresco es bajar las persianas cuando más cae el sol, especialmente a mediodía, para evitar que durante la noche se sienta todo el calor en la habitación.
  6. Si hace mucho calor, puedes utilizar aire acondicionado o ventiladores para refrescar la habitación y dormir mejor.
  7. Y, por último, puedes hacer uso de la aromaterapia para darle un toque de frescura al dormitorio. Existen ciertos aromas clave que le darán un toque de aire fresco ideal como por ejemplo: flor de azahar, rosa, limón, naranja, etc…

¡Esperamos que estos consejos os ayuden a disfrutar del descanso más fresco durante las noches de más calor! 

 

Dormitorio fresco

Foto: pintomicasa.com

Publicado por el

Suscribete al boletín de nuestro blog

Y recibirás semanalmente el resumen de todas las noticias publicadas