fbpx
Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Guía para elegir colchones para niños

Dormir es fundamental para todos y cada uno de nosotros. En el caso de los niños, un buen descanso les ayuda a recuperar la gran cantidad de energía gastada durante el día y consigue mejorar su humor y la conducta escolar y en el hogar. Además, cuando duermen las horas necesarias aprenden mejor, aumenta la capacidad de aprendizaje y memoria y obtienen mejores relaciones sociales con los otros niños y compañeros de clase.

Uno de los momentos más importantes en la vida de un niño es cuando crece, se hace mayor y debe abandonar la cuna de bebé para tener su propia cama igual como tienen sus papás. En este momento es cuando debemos asegurarnos de que compramos el mejor colchón que le permita descansar y recuperar la gran cantidad de energía que gasta durante el día. Como no podría ser de otra manera, el colchón debe ser de gran calidad y que no le provoque problemas de espalda, dolores musculares o articulares, complicaciones en las vías respiratorias ni cualquier tipo de alergias.

Cuando elegimos un colchón infantil debemos tener en cuenta dos factores importantes: la edad y la constitución del niño. Aunque tengan los mismos años, no todos los niños son iguales. Por ello, dependiendo de las características del pequeño, se debe elegir un colchón con más o menos firmeza y resistencia. Así elegirás el colchón que mejor se adapte a las necesidades de tu hijo en cada momento. Sin embargo, a medida que el niño crezca y cambie, necesitarás un nuevo colchón que ofrezca prestaciones distintas y mejores para cada etapa de su crecimiento.

A continuación tenéis una guía con una serie de consejos sobre cómo elegir el mejor colchón para vuestro hijo con la que obtendréis éxito seguro.

Reglas generales según la edad del niño:

Recién nacidos y hasta los 2 años de edad: durante la primera etapa de la vida de un bebé el descanso es fundamental, pues de él depende directamente su desarrollo físico e intelectual. Además, por ese mismo motivo es la etapa de la vida durante la cual los niños pasan más tiempo durmiendo, y la elección de un buen colchón, aunque para muchas mamás es secundario, es de real importancia. Para los más pequeños de la casa se recomiendan colchones de cuna cómodos, que aporten firmeza y que estén fabricados con materiales lo más higiénicos posible, ya que las babitas y los pipís que entran en contacto con algunos materiales utilizados en la fabricación de colchones pueden llegar a emitir gases que generarán problemas respiratorios. Además, es fundamental que eviten cualquier tipo de presión sobre el cuerpo del bebé, posibles problemas respiratorios y riesgo de sufrir muerte súbita, propias de los recién nacidos. Desde Dormitia recomendamos el uso de colchones de cuna sanitarios o con certificados que avalen su calidad, como el colchón Babykeeper.

Niños de 2 a 9 años: se recomiendan colchones infantiles fabricados especialmente para cubrir las necesidades propias del proceso de crecimiento, que les permita moverse libremente y descansar cómodamente. Debes tener en cuenta que, a esta edad, los niños necesitan dormir entre 9 y 12 horas diariamente para recuperar toda la energía gastada durante el día, mejorar su capacidad de aprendizaje y memoria y tener mejor conducta en casa y en la escuela. Como regla general, lo más adecuado para ellos son colchones de firmeza alta con adaptabilidad media. Pero ten en cuenta que, como hemos comentado anteriormente, el grado de firmeza debe ser mayor o menor dependiendo de la constitución del niño.

Niños de 9 años en adelante. En este caso, aunque no necesiten dormir tantas horas como hacían antes, el descanso sigue siendo igual de importante. A partir de esta etapa de la vida empiezan a darse mayores cambios físicos y hormonales en los niños. Por ello, el colchón más adecuado es aquel que sea de gran firmeza, que elimine cualquier punto de presión sobre el cuerpo del durmiente y que ofrezca un descanso muy confortable. Teniendo en cuenta que el niño utilizará el colchón hasta la adolescencia, hay que tener en cuenta que necesitará un descanso firme y más adaptable que garantice su confort conforme va creciendo.

Colchones infantiles con diseños especiales para ellos:

Como hemos comentado anteriormente, la calidad y la firmeza de los colchones para niños son requisitos fundamentales a la hora de elegir el mejor colchón. Sin embargo, esto no significa que debamos renunciar al color y los diseños infantiles, pues muchas veces es un atractivo para convencerlos de que su colchón es especial y conseguir acostarlos en el horario adecuado. Además, estos diseños también hacen que el colchón pueda ser un estupendo regalo, al igual que la ropa de cama. En Dormitia disponemos de varios modelos de colchones con la combinación perfecta entre: gran calidad, firmeza y diseño especial para niños.

¿Muelles, viscoelástico o látex?

La perfecta elección de un material u otro dependerá de las características concretas del colchón y las necesidades del pequeño, ya que dentro de cada tipo de colchón existen diversas calidades. No obstante, aunque antiguamente los colchones de látex solían utilizarse de forma habitual en niños, hoy en día quedan descartados porque generalmente no ofrecen la firmeza que éstos necesitan.

Por norma general, las premisas que mejor te guiarán para escoger un material u otro son las siguientes:

  • Los colchones de muelles ofrecen una mayor transpiración que el resto de colchones, por lo que son más recomendables para niños con alergias severas. También son una buena opción para los niños a los que aún se les puede escapar pipí, aunque el uso de un protector impermeable siempre es la mejor opción y no interferirá en el material que consideres más adecuado para tu hijo
  • Los colchones viscoelásticos por norma general ofrecen una mayor durabilidad, adaptabilidad y confort, por lo que son la mejor elección siempre que ofrezcan un grado de firmeza alto. También es importante tener en cuenta la cantidad de material viscoelástico que incorporen y la densidad de este. Hasta que el pequeño no esté en su tercera etapa (a partir de 8 años) no es neceaario elegir un colchón de más de 4 cm de viscoelástica. La densidad del viscoelástico del colchón elegido para los más pequeños no recomendamos que supere los 60Kg, pues las densidades excesivamente altas tienden a ser mucho menos transpirables y menos beneficiosas para la salud de los pequeños.

Otro factor importante a tener en cuenta es si el pequeño necesita algún cuidado especial, por ejemplo:

  • Si el colchón va a ser utilizado en ocasiones por alguna persona adulta, lo más recomendable es escoger un colchón viscoelástico que ofrezca una buena firmeza para que garantice el buen estado del colchón durante el máximo tiempo posible.
  • Si el niño crece y no se encuentra cómodo en el colchón que adquirió hace unos años, debe tener en cuenta que es completamente normal, ya que su fisionomía cambia conforme van creciendo y las necesidades de éstos también. En este caso le recomendamos cambiar el colchón lo antes posible para favorecer su descanso. Generalmente los niños no se quejan de sus colchones, debe ser usted quien advierta los problemas en el descanso de los pequeños y que ponga solución cuando sea necesario.
  • Si el pequeño sufre pesadillas de forma habitual o terrores nocturnos, generalmente los colchones viscoelásticos le ayudarán a conciliar mejor el sueño, ya que ofrecen una mayor estabilidad que los colchones de muelles y ayudan a obtener un sueño más reparador. No obstante, siempre es mejor consultar antes a su médico especialista
Consejos básicos para el cuidado de los colchones infantiles:

Cuando del descanso se trata, todo cobra especial importancia. Esto es así porque dormir bien no sólo nos proporciona la energía necesaria para sobrellevar el día a día sino que influye en el desarrollo físico y mental, el estado de ánimo y la salud y el bienestar de cada uno. Por ello, cuando necesites un colchón de cuna o infantil, asegurate de que sea totalmente nuevo y de calidad. Con el uso, los colchones pueden perder firmeza, resistencia, calidad e incluso deformarse ligeramente. Para evitar problemas durante el sueño, no aceptes colchones que hayan sido usados previamente por familiares o amigos y adquiere uno por estrenar que aporte un gran confort. A la hora de adquirir un colchón nuevo, informate bien sobre la calidad y las garantías que ofrece el fabricante. En Dormitia nos tomamos tu descanso y el de los tuyos como algo personal, por ello te asesoraremos encantados de forma personalizada.

Cuando compres colchones para niños, ten en cuenta que estos están en constante crecimiento y necesitan moverse libremente por todo el espacio de la cama. Por ello, además de tener en cuenta la calidad, firmeza y resistencia del colchón, asegurate de que éste mida como mínimo 80 cm de ancho y 180 de largo.

Te recomendamos que el niño pruebe el colchón y de su opinión sobre las prestaciones y la comodidad que le ofrece el colchón. Para ello, en Dormitia disponemos de un período de prueba durante 45 días para que pueda dormir en él y, en el caso de que no se adapte, cambiarlo por otro nuevo.

Por otro lado, debes asegurarte de que el colchón está fabricado con tratamientos antiácaros tanto en su tejido como en las materias primas que lo forman. También deben de poseer rellenos hipoalergénicos para evitar que el niño tenga cualquier tipo de reacción alérgica al entrar en contacto con el colchón. Todo el catálogo de colchones que Dormitia posee además el Certificado Öko-Tex, que garantiza que todos nuestros productos no son nocivos para la salud ni tampoco para el medio ambiente.

Generalmente, los colchones tienen una vida útil de 10 años aproximadamente. Sin embargo, para garantizar la máxima durabilidad del colchón únicamente debe usarse para dormir. Evita que los niños jueguen y salten sobre él pudiendo deformarlo antes de tiempo.

Para maximizar sus prestaciones y la durabilidad, el colchón debe voltearse dos o tres veces al año de pies a cabeza si te utiliza por una sola cara, o de arriba a abajo si se utiliza por ambas caras. También es conveniente airear el colchón con cierta frecuencia (cada 2 meses). Para ello, basta con quitar la ropa de cama y permitir que el colchón respire aire puro durante unas horas (es suficiente con abrir la ventana del dormitorio).

Guía para la elección de colchones para niños