Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Cuidados y mantenimiento del colchón

Normalmente los colchones suelen tener una vida útil de unos diez años aproximadamente. Sin embargo, sin los cuidados básicos esenciales puede que duren algo menos. Si quieres que tu colchón se mantenga como el primer día, sigue los consejos que te damos a continuación.

Protege tu colchón con una funda. El protector evitará que el colchón se manche y facilitará las labores de limpieza. Debes lavarlo una vez al mes como mínimo, de la misma forma como se lavan las sábanas. También puedes proteger las almohadas fundas especiales para ellas.

Airea tu colchón todo los días. Lo más recomendable es que quites toda la ropa de cama que cubra el colchón y dejar que se airee durante unos 10 minutos al día. Para evitar que los ácaros sigan creciendo en número, intenta mantener la habitación a una temperatura templada, que no haga calor en ella.

Si te resulta agradable, después de airearlo, puedes perfumarlo suavemente antes de ponerle las sábanas de nuevo.

Pasa también la aspiradora sobre el colchón durante una vez al mes, como mínimo, para quitarle cualquier mota de polvo que pueda quedar sobre él.

Voltea el colchón varias veces al año. Puedes hacerlo coincidir con el cambio de estaciones durante el año.

Intenta no dormir siempre sobre la misma parte del colchón. Los cambios que pueda sufrir nuestro cuerpo, podrían llegar a deformarlo suavemente si siempre recaemos sobre la misma parte de la cama.

Si la cama se moja y se mancha el colchón, intentaremos absorber el líquido lo antes posible con paños de cocina para evitar que el líquido llegue al interior del colchón y, posteriormente lo frotaremos con un paño ligeramente empañado de agua con un poco de bicarbonato, vinagre o amoniaco. Una vez eliminada la mancha, es necesario dejarlo secar hasta que no quede ni rastro de líquido.

Pues bien, una vez sabemos que hacer, debemos recordar también que no hacer. En ocasiones llevamos a cabo prácticas que, sin saberlo, pueden ser perjudiciales para nuestro colchón. A continuación te presentamos una lista de hechos que se deben evitar:

  1. Empapar el colchón con agua u otros productos de limpieza. Para evitar que se acumule humedad en el colchón debes utilizar únicamente paños ligeramente mojados.

  2. Tratar el colchón con productos químicos que puedan dañar sus componentes y deteriorar la calidad del mismo.

  3. Utilizar bases o somier que no cubran la totalidad del colchón.

  4. Poner objetos entre la base o el somier y el colchón.

  5. Envolver el colchón con protectores que impidan que este transpire.

  6. Convertir el colchón en una cama elástica. A los niños les encanta saltar o jugar encima del colchón y, lo cierto es que, esta práctica puede resultar bastante dañina.

  7. Golpear el colchón con fuerza para eliminar el polvo que quede acumulado. En este caso lo más recomendable es limpiarlo con un aspirador.

  8. Doblar o plegar los colchones que no estén especialmente fabricados para ello, como por ejemplo los sofá cama.

  9. Apoyar objetos punzantes o muebles pesados sobre el colchón que puedan producirle daños irreversibles.

  10. Hacer presión siempre en el mismo sitio. Sentarse en el mismo trozo de cama, dormir en el mismo lado, etc.. podría deformar antes de tiempo nuestro colchón.

Estamos seguros de que, siguiendo estos consejos, su colchón desprenderá frescura y conservará todas sus propiedades.