Cargando...

Comparativa entre colchones de látex y colchones viscoelásticos

La mayor parte del látex de empleo comercial se extrae de la Siringa (Hevea brasiliensis). La espuma de látex con la que se fabrican los colchones ofrece una gran combinación entre suavidad y elasticidad. Además, su composición permite una adaptabilidad natural del colchón al cuerpo del durmiente. Las características de su composición permiten eliminar fácilmente los puntos de presión del cuerpo del durmiente y lo convierten en colchón recomendado especialmente para personas mayores y con dolores musculares y articulares.

Composición.

A la hora de comprar un colchón de látex, debes valorar principalmente su composición con látex natural o sintético, así como las zonas de descanso que diferencien sus núcleos. El colchón de látex se adapta al cuerpo del durmiente dependiendo de las zonas de descanso que posee el colchón. Este tipo de colchones pueden tener entre 1 a 7 zonas de descanso según el modelo.

En la composición de los colchones látex varía el porcentaje de resina de látex natural y de látex sintético dependiendo del modelo. Cuanto más cantidad de producto natural, mayor suavidad y delicadeza ofrece el colchón. Aquellos con alto porcentaje de látex natural (+90%) apenas se venden hoy en día por su elevado precio y por los cuidados anti-humedad y de transpiración constantes que necesitan, además, son muy pesados y muy poco manejables. Como solución, es más común encontrar colchones de composición de látex 100% (20% natural + 80% sintético). La alternativa al látex son los colchones de tipo viscoelástico, tanto natural o estándar, que necesitan menos cuidados y son bastante más económicos.

Firmeza y confort.

En la mayoría de los casos el grado de firmeza de los colchones de látex es medio/bajo lo que aporta naturalidad y suavidad al sueño. Esta característica lo convierte en ideal para personas que no soportan dormir en colchones duros. En el caso de los colchones de viscoelástica, la firmeza puede ser alta o media, dependiendo de los materiales que lo componen. En general, la viscoelástica es más confortable y aporta una gran sensación de adaptabilidad e independencia de lechos.

Tipo de bases recomendadas. 

Debido al mantenimiento diario anti-humedad y la necesidad de airearse, los colchones de látex necesitan bases o canapés laminados. A diferencia de los de viscoelásticos, que pueden usarse con todo tipo de bases, no se recomienda el uso de bases tapizadas porque impiden que el colchón transpire y se acumula más humedad.

Caras de uso.
Por último, los colchones de látex ofrecen dos caras de uso, mientras que los viscoelásticos pueden tener una o dos, dependiendo del modelo. En el caso de los colchones de látex es necesario voltearlos de arriba abajo y girarlos también de cabeza a pies cada 3 meses aproximadamente para evitar que pierdan calidad antes de tiempo.

Principales diferencias entre los colchones de látex y los de viscoleástica

Orígenes

Látex. Se fabrica con resina del árbol del caucho (Hevea Brasiliensis) y se viene utilizando desde hace prácticamente dos siglos. Se trata de un producto orgánico, aunque también existe el látex sintético, fabricado a partir del petróleo.

Viscoelástica. Creado por la NASA en la década de los 60 para evitar movimientos bruscos en la zona cervical de los astronautas y combatir mejor la inestabilidad en gravedad cero, la viscoelástica es un material sintético creado íntegramente en laboratorios, compuesto por diferentes elementos químicos.

Rubber_trees_in_Kerala,_India

MemoryFoam-fast

Durabilidad

Látex. El látex natural tiene una durabilidad entre los 17 y 20 años siempre que lleve un mantenimiento adecuado, especialmente en cuanto a ventilación y exposición directa a la luz solar (principal agente degradante del látex). De todos modos, fabricantes y especialistas recomiendan el cambio del colchón cada 10 años.

Viscoelástica. Aunque su vida suele ser mayor, el material viscoelástico empieza a perder propiedades aproximadamente a los 10 años.

Adaptabilidad

Látex. La adaptabilidad depende de la densidad del látex. A mayor densidad, mejor se adapta nuestro cuerpo al colchón.

Viscoelástica. La adaptabilidad dependerá de los centímetros de material viscoelástico con los que esté compuesto el colchón. A más cantidad de visco, mayor adaptabilidad.

Composición

Látex. La composición puede variar dependiendo del porcentaje de látex sintético o natural con el que esté formado el colchón. El látex natural proviene del caucho, para distinguir cuándo un colchón es de látex natural, en la etiqueta debe indicar Látex 100% natural. El látex sintético proviene de laboratorio y un colchón puede combinar tanto látex sintético como natural. Cuando un colchón está formado por un 80% de látex sintético y un 20% de látex natural, se le suele denominar como Látex 100% o Euro Látex.

Viscoelástica. Es un material compuesto materiales químicos que da como resultado un bloque que se adapta por presión-calor a todos los puntos del cuerpo, evitando así cualquier tipo de presión.

Existen dos tipos de material viscoelástico: viscoelástico moldeado y viscoelástico espumado.

El viscoelástico moldeado se fabrica dentro de un molde cerrado que consigue crear un material de poro cerrado de recuperación muy lenta.

El viscoelástico espumado se fabrica al aire, generando un poro muy abierto, que disminuye la sensación viscoelástica pero es mucho más económico que el visco moldeado.

Transpirabilidad e higiene

Látex. Es un material que necesita mucha ventilación y aireación ya que es muy sensible a la humedad. No recomendable en casas antiguas o en lugares con mucha humedad o costeros. Esa humedad también puede provocar la aparición de ácaros y otros agentes perjudiciales para la salud.

Viscoelástica. Al ser de orígen químico, sus propiedades antialergénicas y antihumedad ya vienen incorporadas.

colchon-new-tempo