Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Colchones para camas articuladas

Las camas articuladas están especialmente recomendadas para situaciones especiales, tales como durmientes que sufren problemas de circulación, hinchazón en las extremidades u otros problemas que les impiden disfrutar de un sueño reparador. De este modo, las posturas que ofrecen las camas articulables favorecen la circulación de la sangre y evitan que el durmiente sufra molestias derivadas de ello.   

No obstante, las camas articuladas también son adecuadas para aquellos durmientes que desean obtener un descanso óptimo al dormir en pareja cuando las preferencias y necesidades de sueño son bien distintas. En este caso, una buena opción son los colchones unidos por cremallera, llamados colchones gemelos, que resultan muy útiles para personas con diferencias de peso y/o que necesitan disponer de su espacio propio. De esta manera cada miembro de la pareja puede elegir una cama individual que mejor se adapte a sus preferencias de sueño (más o menos firme, más o menos adaptable). Los colchones gemelos se pueden son ideales para somieres articulados pero unidos, que formen una cama para dos.

Si usted, sea por una razón u otra, dispone de una cama articulada y desea encontrar el mejor colchón para ella, en este reportaje encontrará una serie de consejos que le ayudarán en su elección. Con ello pretendemos que comprar un colchón para su cama articulada le resulte una tarea más sencilla y con mayores garantías de éxito.

Los colchones especialmente recomendados para camas articuladas deben tener un grosor acorde y estar formados por un material adecuado que flexione bien con el movimiento del somier. Generalmente, los colchones que mejor articulan son aquellos formados por material viscoelástico, látex o espumaciones y que, a su vez, sean desenfundables. Los colchones de látex son ideales para este tipo de camas porque se adaptan perfectamente tanto al movimiento como a la articulación que ofrece la cama articulada. Por su parte, los colchones viscoelásticos, ofrecen una gran adaptabilidad y buena firmeza, ideal para las camas articuladas. Sin embargo, para este caso en concreto, lo más recomendable es que el colchón viscoelástico disponga de un grosor relativamente pequeño, no más de 23 cm, y cuyo núcleo disponga de canales de aireación y un sistema de articulación perfilado o estriado, para que se pueda articular con el movimiento de la cama.

La elección de un material u otro para una cama articulada depende siempre del peso, las necesidades, preferencias y gustos de los durmientes. Teniendo en cuenta todo ello, cada uno debe elegir el material del colchón que mayor confort le ofrece para poder disfrutar de un sueño reparador, noche tras noche.

Pulse aquí para ver nuestro catálogo de colchones articulables.