Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Dormir es esencial para recuperarse y disponer de la energía necesaria si se desea afrontar exitosamente las demandas del día a día. De lo contrario, la falta de sueño, desde la primera noche de insomnio, nos afecta considerablemente a la hora de desarrollar nuestras tareas típicas del día a día.

Todo ello explica el empeño de los expertos en salud por concienciar a la población de la importancia del descanso. Así pues, existen una serie de recomendaciones esenciales para conseguir una buena higiene del sueño, pautas para seguir unas rutinas de sueño eficaces, asesoramiento en descanso al alcance de todos, tratamientos varios, etc…

Una de las principales recomendaciones de los expertos para conseguir dormir bien por las noches es crear el ambiente más adecuado. Básicamente esto se consigue manteniendo un dormitorio ordenado, limpio, aireado, insonorizado y, a la hora de dormir, completamente oscuro. Especialmente esto último, la luz, cobra una especial relevancia en cuanto a la calidad del descanso se refiere, pues se ha demostrado que dormir con luz resulta totalmente contraproducente.

Concretamente, según un estudio reciente realizado por el Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, se ha descubierto que este hecho, dormir en un dormitorio con mucha luz, puede incrementar el riesgo de obesidad en las mujeres. Lo que, a su vez, constituye un "factor de riesgo" para el cáncer de mama.

Para obtener estas conclusiones, los científicos realizaron un estudio exhaustivo a un grupo de 113.000 mujeres adultas con el fin de identificar las posibles causas del cáncer de mama. De este modo, los investigadores descubrieron que una posible relación entre la luz durante el sueño y la obesidad. Concretamente vieron que las mujeres que dormían en un ambiente con mucha luz, sufrieron un aumento de su índice de masa corporal (IMC) y de talla de cintura. Según la doctora Emily McFadden, coautora del estudio, la relación entre dormir con mucha luz y el aumento de peso responde al impacto de la luz en el metabolismo. Todo ello sugiere que dormir en un dormitorio oscuro ayuda a prevenir la obesidad, lo que supone un factor de riesgo para el cáncer de mama. No obstante, todavía son necesarios nuevos estudios sobre la materia para poder confirmarlo con total seguridad.

Nosotros por nuestra parte, como asesores del descanso, incidimos en la importancia de seguir una buena higiene del sueño para obtener un sueño totalmente reparador, noche tras noche. A continuación os ofrecemos una serie de consejos básicos para conseguirlo:

  1. Mantener una rutina a la hora de dormir, con un horario fijo para acostarse y levantarse.
  2. Descansar durante el día. Si lo necesitas, puedes realizar una siesta que no exceda la media hora.
  3. Evitar consumir alcohol antes de irse a la cama y no fumar.
  4. No tomar cafeína a partir de las cinco de la tarde.
  5. Evitar comidas pesadas, picantes o dulces varias horas antes de acostarte.
  6. Realizar ejercicio regularmente, pero no antes de ir a la cama.
  7. Airear la habitación y usa ropa de cama cómoda.
  8. Mantener una temperatura apropiada, sobre los 18/20 ° C aproximadamente.
  9. Bloquear el ruido molesto y la luz.
  10. Reservar la cama para el sueño.
  11. Y, por último pero no por ello menos importante, disponer del equipo de descanso más adecuado. Recuerda que siempre que lo necesites, puedes consultarnos, te atenderemos personalmente.

Dormir con luz puede aumentar el riesgo de obesidad en las mujeres

Foto: Naomilingerie

Continuar leyendo Dormir con luz incrementa el riesgo de obesidad

A los bebés y a los niños pequeños les encanta que se les balancee suavemente para dormirse, ¿Verdad?. Esta sencilla práctica ofrece muy buenos resultados a la hora de conseguir que se relajen y empiecen a soñar rápidamente. No obstante, balancearse no sólo resulta efectivo con los más pequeños de la casa pues, ¿Quién no se ha quedado dormido al poco tiempo de sentarse en una mecedora?

Este hecho ha suscitado la curiosidad de los científicos hasta tal punto que han decidido investigar más profundamente sobre ello. Así pues, los científicos de la Universidad de Ginebra, en Suiza, realizaron un estudio mediante el que confirmaron como el movimiento suave nos ayuda a caer más rápido en brazos de Morfeo y, a su vez, los durmientes conseguimos obtener un sueño considerablemente profundo.

La investigación, a cargo de la científica Sophie Schwartz, se centró en analizar el sueño de los durmientes cuando realizaban una siesta en una cama en movimiento y otra estática. Los voluntarios tenían que dormir una siesta de unos 45 minutos aproximadamente. Mientras tanto, los investigadores, estudiaban en cada período del sueño, la actividad cerebral de los voluntarios mediante un encefalograma (EEG). Una vez terminado el estudio, los resultados de las pruebas confirmaron que existía una diferencia importante en las ondas cerebrales de los durmientes que descansaban en una hamaca y los que lo hacían en una cama estática. En concreto, dormir con un ligero movimiento, propio de una hamaca o mecedora, aumenta las oscilaciones lentas y los ejes del sueño, encargados del paso del sueño ligero al profundo. Según el artículo publicado en la revista Cell Biology, los durmientes que obtienen una mayor cantidad de ejes del sueño, son menos susceptibles al ruido durante la noche, es decir, tienen menos posibilidades de despertar durante el sueño. De esta manera, los durmientes que obtienen más oscilaciones lentas y ejes del sueño, son capaces de tener un sueño más profundo y reparador, ambos relacionados con una mayor consolidación de la memoria.

Al parecer, dormir la siesta en una hamaca favorece la calidad del sueño. Además, estos resultados obtenidos podrían suponer un gran avance en tratamientos para aquellos durmientes que no consiguen conciliar el sueño por trastornos como el insomnio.

Si quieres conocer más información sobre las diferentes fases del sueño que se producen mientras dormimos, puedes leer el siguiente artículo: Las fases del sueño.

Dormir en hamacas

Foto: hamacamania.com

Continuar leyendo Dormir en una hamaca mejora tu sueño

Como sabéis, el mundo de los sueños esconde un sinfín de enigmas que captan la atención de todos nosotros. Uno de ellos es el hecho de tener sueños recurrentes. ¿Has tenido un sueño que se repite constantemente? Son muchos los durmientes que han pasado por una situación en la que tienen un sueño, generalmente una experiencia negativa, que se repite durante varias noches sin sufrir apenas cambios. Además, los sueños recurrentes, cuando se desconoce su por qué causan un cierto malestar. A continuación, os explicaremos en detalle qué son los sueños recurrentes, por qué se producen y algunos consejos para poder superarlos.

Los sueños recurrentes se definen como aquellos sueños que se repiten durante varias noches sin sufrir apenas ninguna variación en su historia o temática. Este tipo de sueños pueden ser tanto experiencias negativas como positivas. Sin embargo, en la mayoría de los casos suelen presentarse en forma de pesadillas. Generalmente hacen hincapié en alguna debilidad personal, miedo, frustración, temor o incapacidad de arreglar algo. Los sueños recurrentes pueden aparecer cada vez que se repita una cierta situación en tu rutina diaria, ya sea un día determinado, una mes en concreto o un año, por ejemplo.

Una vez definidos los sueños recurrentes, llega el momento de preguntarse ¿Por qué se producen?. Aunque no se sabe con total certeza el por qué hay ciertos sueños que se repiten varias veces, se cree que este hecho responde a un problema o situación no resuelta o ignorada, tanto en el presente como en el pasado. En otras palabras, los sueños recurrentes pueden considerarse como una señal del subconsciente para que se intente resolver una situación determinada de cierta importancia. Esa es la clave, el sueño (o mensaje) se repite frecuentemente para incidir en su relevancia y evitar así que se nos olvide. De esta manera nos obliga a enfrentarnos y acabar con el problema si queremos que la mente se sienta más libre.

¿Cómo superar los sueños recurrentes?

Para poder superar este tipo de sueños, lo más importante es estar dispuesto a afrontar la realidad, aceptarla y cambiarla en la medida  en que se necesite. Es decir, entender que hay algo que tal vez necesite un cambio. A su vez, es importante que, para superar este tipo de situaciones, seas paciente y no desesperes. Generalmente, el proceso de superación de los sueños recurrentes lleva un cierto tiempo de adaptación.

Por último debes recordar que, para tratar los sueños, es fundamental obtener el mensaje general, no quedarse con cada objeto, hecho o situación. Ten en cuenta que el inconsciente trata de enmascarar los mensajes dentro del sueño de forma que, en ocasiones, resulta algo complicado obtenerlo.

En el siguiente artículo, podrás encontrar una lista sobre las pesadillas más recurrentes y comunes en los durmientes.

Y tu, ¿Has tenido un sueño recurrente? ¿Lo has solucionado?.

Qué son los sueños recurrentes y cómo superarlos

Continuar leyendo Qué son los sueños recurrentes y cómo superarlos

El mundo de los sueños es maravilloso y, a su vez, todo un misterio. Desde mucho tiempo atrás, los científicos han dedicado gran parte de investigaciones a tratar de resolver todas las incógnitas que suscita el sueño: ¿Por qué soñamos? ¿Por qué dormimos? ¿Por qué olvidamos los sueños? ¿Por qué…? No obstante, aunque se han hecho importantes avances en la materia,  a día de hoy, aún quedan muchos misterios sin resolver.

Lo que sí parece que los investigadores han podido averiguar es la respuesta a una de las preguntas anteriores: ¿Por qué olvidamos los sueños? O, dicho de otra manera, ¿Por qué unos recuerdan los sueños y otros no?. Esta es una situación bastante común: mientras unos tienen una gran facilidad para acordarse con pelos y señales de todo lo que han soñado durante la noche, otros únicamente recuerdan ciertas imágenes o no pueden memorizar absolutamente nada. ¿Por qué esta diferencia?

Según un estudio publicado por Perrine Ruby, científico del Centro de Investigación de Neurociencia de Lyon, en Francia, se revela cual es la razón que explica la existencia de dos tipos distintos de soñadores. Ruby descubrió que la principal diferencia entre ambos radica en que la unión temporoparietal, parte del cerebro donde se procesa la información, es considerablemente más activa en aquellos individuos que recuerdan sus sueños. Y, afirman que esta actividad es mayor durante el sueño y también durante la vigilia.  

Según los resultados obtenidos de la investigación, el aumento de actividad cerebral durante el sueño provoca una especie de vigilia mientras el individuo está durmiendo. De esta manera, el durmiente es capaz de recibir ciertos estímulos auditivos del sueño, lo que aumenta las probabilidades de provocar mini despertares mientras duerme. Así pues, los despertares le permiten al cerebro memorizar lo que está viviendo en sus sueños. Según el investigador, el cerebro dormido no es capaz de retener información nueva, sino que necesita estar despierto para ello. Esto explica la existencia de distintos tipos de soñadores: los que se despiertan fácilmente durante el sueño y son capaces de recordar sus sueños y, por el contrario, los que duermen del tirón y no recuerdan prácticamente nada.

Como hemos comentado anteriormente, desde hace mucho tiempo atrás los científicos y los más curiosos, han tratado de generar el mayor número de respuestas para tratar de resolver los misterios del sueño. Por ejemplo, Freud fue el primer científico que estudió la interpretación de los sueños y la relación que estos tienen con el subconsciente de las personas. En el siguiente artículo puedes descubrir todo sobre su teoría: Freud y la interpretación de los sueños.

¿Por qué unos recuerdan los sueños y otros no?

Fuente: muyinteresante.com

Continuar leyendo ¿Por qué unos recuerdan los sueños y otros no?

El descanso, especialmente el sueño reparador, permite que nuestro cuerpo y mente se recupere del desgaste energético realizado durante el día. Y bien sabe quien no consigue dormir las horas que necesita lo que es sufrir las consecuencias de la falta de sueño: cansancio, malestar generalizado, pesimismo, mal humor, etc…

Esta situación responde a que, como indica la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos, existe una cantidad de horas determinadas de sueño que cada durmiente necesita para recuperarse y afrontar las exigencias del día a día. Obviamente, cuando esto no se cumplen dichos períodos de sueño, la persona no se siente capaz de superarlas.  

Además de sufrir las consecuencias de la falta de sueño, ¿Cómo sabemos si realmente estamos durmiendo mal?

Richard Wiseman, psicólogo, profesor e investigador de la Universidad de Hertfordshire, Reino Unido, expone algunas claves útiles para detectar lo que puede ser un mal descanso.

  1. El despertador. Al parecer, este aparato nos da una pista sobre cómo está siendo nuestro sueño. Concretamente, según Wiseman, el hecho de necesitar que el despertador suene para levantarnos indica que realmente no estamos durmiendo bien. Y, ¿Por qué? Pues porque, por el contrario, las noches en las que el durmiente descansa las horas que necesita y disfruta de un sueño totalmente reparador, se despierta automáticamente antes de que suene el despertador. Es algo similar a cuando estás comiendo y paras porque ya te sientes bien. Lo mismo, con el sueño.
  2. Dormirse al tocar la cama. Según el especialista,  si se tarda menos de un minuto en caer en brazos de morfeo al acostarse, indica que se está durmiendo mal. Dormirse tan pronto, podría ser consecuencia de un cansancio excesivo durante el día, es decir, que se agota la energía por completo durante la jornada.  
  3. Bebidas estimulantes. Otro indicativo de no estar descansando bien durante la noche, es el hecho de necesitar varios cafés, u otras bebidas estimulantes, durante el día. Como norma general, cuando un durmiente descansa lo que necesita, dispone de la suficiente energía para estar activo durante el día. Por el contrario, la falta de sueño requiere de ayudas (tipo cafeína) para mantenerse despierto.

Si has contestado “Sí” a alguno de los anteriores puintos, puede que necesites un pequeño cambio en tus hábitos de sueño. Para ello, existen unas recomendaciones clave para conseguir una buena higiene del sueño que puedes poner en práctica con el fin de alcanzar un sueño totalmente reparador, noche sí, noche también.

Claves para saber si estás durmiendo mal

Fuente: El Dínamo

Continuar leyendo 3 Indicadores clave de un mal descanso