Cargando...

El blog de los sueños y el descanso

sombra

La llegada de la primavera conlleva muchos cambios. Uno de ellos es la variación de la hora con el fin de aprovechar en mayor medida la luz solar y consumir menos energía. Lo que supone, según los expertos, un gran ahorro económico para los bolsillos de las familias. No obstante, al parecer, este cambio no afecta de la misma manera a nuestro organismo.

Según parece, el cambio de hora provoca sensación de irritabilidad, malestar, cansancio, somnolencia diurna excesiva e incluso períodos de ansiedad o depresión y trastornos digestivos. Además, los datos de la encuesta  del Centro de Investigación sobre Fitoterapia, demuestran que efectivamente, como consecuencia del cambio de hora, más de la mitad de la población se siente más cansada, con falta de energía y de concentración con la primavera. La temperatura y el cambio de horario afecta en mayor medida a las mujeres y aquellas personas alérgicas al polen. Pero, ¿Por qué nos sucede esto?

Esto se debe, principalmente, a que se produce una desincronización entre nuestros ritmos biológicos internos y los ritmos ambientales del entorno que nos rodea. Es decir, a diferencia de los relojes más modernos, que cambian solos, nuestro organismo no puede actualizarse automáticamente, sino que necesita un período de adaptación.

Si hoy te has levantado más cansado de lo normal, un poco desorientado o con malestar, no te preocupes. Los efectos suelen durar, a lo sumo, cuatro días después del cambio de hora. No obstante los expertos, recomiendan tomar algunas medidas para evitar que notemos en exceso los efectos del cambio de hora en nuestra vida rutinaria.

 

A continuación te damos algunos consejos que te ayudarán a adaptarte de la mejor manera al nuevo horario:

  1. No alteres tus hábitos de sueño: durante la semana posterior al cambio de hora, debes mantener las normas de una buena higiene del sueño.
  2. Lleva a cabo una rutina eficaz tanto de sueño como de alimentación. Se ha demostrado que mantener un horario fijo de actividades mejora la calidad de vida de las personas, les ayuda a relajarse y a sentirse mejor.
  3. Cuida la alimentación: sigue una dieta adecuada y sana. Evita las cenas copiosas y pesadas para evitar problemas digestivos antes de dormir.
  4. Trata de evitar el exceso de alcohol, nicotina y cafeína durante las horas previas al sueño.
  5. Practica ejercicio diario para liberar toxinas, relajar la tensión muscular y ayudarte a dormir mejor por la noche. No obstante, recuerda que no debes realizar deporte antes de acostarte.
  6. Si lo necesitas, puedes ampliar tus horarios de sueño unos minutos más. Así evitarás sentirte demasiado cansado.
  7. Evita tomar fármacos como remedio para adaptarte al cambio de horario. Si lo necesitas, es más recomendable tomar infusiones relajantes.
  8. Algunos expertos recomiendan tomar preparados farmacéuticos a base de jalea real para sentirse más activos durante el día.
  9. Si puedes evitarlo, dí no a las siestas. Si tratas de no dormir durante el día, estarás más cansado al llegar la noche y te será más fácil caer en brazos de morfeo.
  10. No te pongas nervioso si no puedes dormirte fácilmente. Recuerda que es un estado normal, y transitorio, como consecuencia de causas ajenas a nosotros mismos. Trata de pensar en positivo y verás como te dormirás cuando menos te lo esperes.

Esperamos que estos consejos os ayuden a dormir mejor durante el proceso de adaptación al cambio de horario.


¡Felices sueños!

 

consejos para evitar que el cambio de hora nos afecte

Continuar leyendo 10 Consejos para dormir mejor con el cambio de horario

En época de exámenes, o más trabajo en la escuela o en la universidad, los estudiantes tienden a sustituir horas de sueño por horas de estudio. Esta práctica es bastante común entre los jóvenes, pues piensan que así consiguen mejores resultados académicos.

No obstante, la realidad es bien distinta. Numerosos estudios sobre la materia han demostrado que no tener una rutina de sueño clara, adecuada y que respete las horas necesarias de sueño, resulta contraproducente para la persona. Esto es así porque únicamente es posible obtener el rendimiento óptimo cuando existe un equilibrio entre las horas de esfuerzo (como por ejemplo las destinadas al estudio) y las horas de descanso, que permiten que la mente se recupere. Dormir, y especialmente el sueño reparador, además de favorecer la recuperación física y mental tras la energía gastada día a día, ayuda a que el cerebro procese y almacene los contenidos aprendidos y se encarga de limpiar la memoria a corto plazo para que sea posible procesar nueva información.

En épocas de mayor estrés, como pueden ser los períodos de exámenes, suprimir horas de sueño para estudiar más únicamente perjudica la salud de la persona. Según los estudios, la falta de sueño, como consecuencia de una noche sin dormir lo suficiente, puede reducir la capacidad de asimilar conocimientos hasta casi  un 40%, pues las regiones cerebrales implicadas en el almacenaje de información no pueden funcionar de forma correcta.

Los científicos del Hospital Quirón de Valencia realizaron una investigación para determinar cual es el mejor horario para estudiar. Los resultados dictaron que alrededor del mediodía y entre las 4 y las 5 de la tarde es donde el cerebro está más activo. Concretamente, el período de máximo rendimiento es por la mañana, una vez eliminados los efectos del sueño, y va decreciendo paulatinamente a lo largo de la tarde y sobre todo de noche. Esta teoría demuestra que la costumbre de estudiar de noche es totalmente contraproducente, pues el cerebro se encuentra más cansado y por tanto, en su menor capacidad de rendimiento. Además, esta práctica aumenta el estrés y la presión, lo cual impide que el durmiente pueda conciliar el sueño con facilidad. Y, consecuentemente, rendir de forma satisfactoria al día siguiente.

En conclusión, los estudiantes deben seguir una rutina de sueño eficaz, que respete las horas necesarias de sueño nocturno, sobre todo en épocas de mayor exigencia académica y la noche antes de un examen. Asimismo, es conveniente que se estudie la materia más complicada por la mañana y los ejercicios más dinámicos y el repaso, por la noche.  

 

Si te lo perdiste, puedes leer la guía para dormir antes de un exámen


¡Dulces sueños!

descanso y rendimiento académico

Continuar leyendo Dormir bien es la clave para el éxito académico

¿Quién no se ha levantado alguna vez con dolor de cuello? Las molestias cervicales están causadas, en gran parte, por una mala postura durante el sueño o por dormir acompañado de una almohada inadecuada o en mal estado.

Se cree que aproximadamente el 68% de la población sufre dolor de cuello en alguna época de su vida. El ritmo de vida actual, los problemas, el estrés, etc… sobrecargan aún más el cuerpo de la persona agravando el dolor hasta límites insospechados. Como cabe esperar, una persona que sufre dolores de este tipo, tiene mayores dificultades a la hora de sobrellevar las exigencias del día a día. Por si fuera poco, los dolores pueden agravar el insomnio y el insomnio, los dolores.

Y, ¿Cómo frenar la situación?

Lo primero que debes hacer es disponer de un buen equipo de descanso. Acto y seguido conviene asegurarte de que la base o el somier sobre el que descansa tu colchón son los más adecuados para el mismo. Y, como hemos comentado anteriormente, cabe prestarle la atención que se merece a la almohada sobre la que reposamos la cabeza mientras dormimos. Hay que tener en cuenta que no sólo es importante descansar sobre una almohada de calidad sino también darle un buen uso, pues un mal uso influye directamente agravando las molestias cervicales.

La función principal de la almohada sobre la que dormimos cada noche consiste en ofrecer el apoyo suficiente y necesario a las cervicales, de modo que se garantice la correcta alineación de esta con el resto de la columna vertebral.  Es importante que la almohada se adapte a la cabeza del durmiente y se ajuste al espacio existente en el cuello. No obstante, conviene que no se deforme en exceso, pues podría resultar contraproducente.

Cabe destacar que actualmente no existe una almohada especial que sirva para todos los durmientes, pues lo que para uno le funciona de maravilla para otros, tal vez, no tanto. Por otro lado, debes saber que desafortunadamente tampoco existe ninguna almohada que haga desaparecer los dolores cervicales, ni cualquier otro. Sin embargo, en el mercado del descanso existen almohadas de diferentes materiales para que, cuando necesites adquirir una almohada puedas elegir aquel que mejor se adapte a tus necesidades, gustos y preferencias.

Si estás interesado en comprar almohadas, en nuestro catálogo puedes encontrar almohadas viscoelásticas, de látex o de fibra con grandes propiedades y, siempre al mejor precio, con las que obtendrás un sueño totalmente reparador.  

Por último, os compartimos una serie de consejos para evitar el mal uso de la almohada:   

  1. Debes colocar la cabeza de forma que se apoye en su totalidad sobre la almohada.
  2. La cabeza y el cuello deben tener una postura normal, como la que tenemos al estar de pie. Evita posturas inadecuadas que fuercen la curvatura del cuello y de la espalda.
  3. Recuerda que no debes apoyar los hombros en la almohadas, sino en el colchón.
  4. Siempre hay que elegir aquella almohada que tenga un grosor suficiente para conseguir una correcta postura cervical durante el descanso. Y, por supuesto, que te resulte cómoda.

 

almohada para combatir los dolores cervicales

Continuar leyendo Una buena almohada para combatir el dolor cervical

En uno de los artículos que publicamos la semana pasada, os proponíamos 3 métodos distintos para ayudaros a dormir a vuestros bebes cuando despertaban llorando durante la noche. Como os comentábamos, actualmente no se ha descubierto un método universal que sirva para conseguir que el bebé duerma durante toda la noche ni tampoco una regla válida para todos los casos que dicte cuál es la mejor manera de actuar en ese momento. No obstante, muchos de los expertos en la materia, han ideado técnicas para ayudar a los padres a superar esa situación con éxito. Hoy os proponemos 3 métodos alternativos a los otros de la semana pasada. Veamoslos.  

 

  • El método Ina May Gaskin. Creadora del libro 'Spiritual Midwifery', que podríamos traducirlo al español como 'Matrona espiritual', es un libro que defiende el cariño y el apego absoluto entre padres e hijos. Aunque el libro no ha llegado a nuestro país, sus enseñanzas si que han cruzado fronteras. Como hemos comentado anteriormente, I. May Gaskin es una de las primeras americanas en estar a favor de los partos naturales en casa y una de las grandes defensoras del colecho, es decir, que la madre y el bebé compartan cama para que no tengan que despegarse en ningún momento. Según la matrona, el colecho permite que el bebé pueda alimentarse tantas veces como quiera, aunque la madre esté descansando. Concretamente Gaskin, no defiende ninguna disciplina en sí, únicamente pide entrega, amor y apego.

 

  • El método Penelope Leach. El método de esta psicóloga británica es algo extremo también, hace poco afirmó que dejar llorar al bebé podría provocar daños cerebrales. No obstante, lo que  provocó fue una oleada de críticas por parte de los médicos alegando la falta de pruebas científicas. Sin embargo P. Leach defiende su postura basándose en un estudio científico que explicaba cómo los niños que no obtuvieron los cuidados correctos durante su infancia, se convertían en adultos “complicados” conforme avanzaba la edad. De ahí que la teoría básica del método de Leach sea que, siempre que se pueda, hay que evitar que el bebé llore demasiado. Así pues, si por las noches el bebé se despierta llorando, debemos estar con él hasta que consigamos que se tranquilice y vuelva a dormirse. Con ello, según la psicóloga británica, el niño crecerá mentalmente sano y gozará de una plena seguridad en sí mismo.

 

  • El método Se tú mismo. Este método defiende principalmente, como su propio nombre indica, actuar como cada uno se sienta más cómodo. Es realmente fácil y eficaz. Las pautas de este método dictan que lo que debes hacer es conocer a tu bebé, cómo es, cuando llora, cuando duerme, etc… Y, cuando lo sepas, infórmate bien sobre las distintas maneras de actuar y ve haciendo según creas más conveniente. Prueba y prueba hasta que dés con el método más adecuado para tu bebé y sus necesidades. Deja que tu sentido común decida y verás como todo sale bien.

 

métodos para dormir al bebé

Foto: chupetesybiberones.es

Fuente: elmundo.es

 

Continuar leyendo 3 Métodos adicionales para dormir a tu bebé

Según un estudio reciente llevado a cabo por los científicos de la Universidad Wexner Medical Center, en Ohio, se ha comprobado que aquellos durmientes que sufren apnea del sueño deberían dormir en un dormitorio completamente oscuro, sin un rayo de luz.

En los laboratorios se estudiaron las reacciones a la exposición de la luz en roedores para extraer conclusiones significativas. Los resultados del análisis revelaron que la exposición durante la noche, mientras se duerme, a una luz tenue, puede interactuar con la apnea del sueño e incrementar los niveles de depresión y ansiedad en el durmiente.  

“Aunque no se sabe con total certeza que la apnea del sueño cause depresión, la realidad es que ambas condiciones suelen estar relacionadas. Nuestro estudio revela que dormir expuesto, aunque únicamente sea una luz muy suave, incrementa los síntomas de depresión en aquellos durmientes que sufren apnea del sueño” dice el Dr Ulysses Magalang, director del Centro de Trastornos del sueño en Ohio y co-autor del estudio.

La apnea del sueño es trastorno habitual del sueño que genera una o más pausas en la respiración de una persona, o bien respiraciones ligeras mientras logra conciliar el sueño. Suele darse en fumadores, personas de avanzada edad, hombres adultos, personas con sobrepeso, hipertensos y/o aquellos que sufren algún problema de tipo respiratorio. Los signos más comunes de apnea del sueño son ronquidos notablemente fuertes, excesiva somnolencia diurna, irritabilidad y problemas de memoria a corto y largo plazo.

El Dr. Magalang y su equipo aconsejan llevar a cabo las siguientes recomendaciones para reducir la exposición a la luz durante la noche y mejorar la calidad del sueño:

  • Dormir en una habitación totalmente oscura, con las persianas completamente bajadas para bloquear las luces del exterior que provienen de la calle, los coches o las viviendas de los vecinos, etc..
  • Dejar de ver la televisión durante pequeño lapso de tiempo antes de acostarse y apagar por completo los aparatos electrónicos modernos que emiten luz artificial antes de dormir.
  • Si necesitas encender una luz durante la noche, debemos procurar que la luz sea de color rojo y en ningún caso azul o verde. Lo mismo sucede con los despertadores que emiten luz.
  • En el caso de que le resulte imposible bloquear la luz en su dormitorio durante la noche, puede utilizar un antifaz que le ayude a dormir totalmente a oscuras.

 

Continuar leyendo Dormitorios sin luz para durmientes con apnea