fbpx
Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Colchones adaptables: Colchones viscoelásticos

Colchones adaptables

Los colchones viscoelásticos generalmente ofrecen un grado alto de adaptabilidad y una firmeza media. Sin embargo, cada modelo puede ofrecer características diversas dependiendo del tipo de viscoelástico, de su densidad, de la cantidad y de la composición del colchón. Estas son las premisas que hay que tener en cuenta para diferenciar un colchón viscoelástico de calidad:

La cantidad de material viscoelástico. Por razones obvias, no ofrecerá los mismos resultados un colchón que tenga 5 cm de material viscoelástico que uno que disponga únicamente de 3 cm. Los colchones viscoelásticos de más de 5 cm de material ofrecerán generalmente una mayor adaptabilidad que aquellos que disponen de 2 o 3 cm de viscoelástica en sus acolchados. Esto no significa que sean mejores o peores unos y otros, simplemente que ofrecen sensaciones distintas que hay que tener en cuenta a la hora de elegir colchón.

La densidad del material, que se mide en Kg/m3. A mayor densidad, mayor adaptabilidad, aunque todo tiene un límite. Si bien este parámetro es real, hay que destacar que los colchones que están formados por material viscoelástico de densidad muy alta (90-95 Kg/m3) pasan de ser muy adaptables a convertirse en envolventes. Esto, aunque a algunas personas les puede parecer una sensación agradable, no es lo más recomendado para una correcta postura durante la noche, puesto que existe un hundimiento demasiado pronunciado en personas con un perfil físico estándar. La densidad más recomendada para un colchón que ofrezca gran adaptabilidad y correcta ergonomía está entre los 55-75 Kg/m3.

Los acolchados. Es recomendable que un colchón viscoelástico disponga de acolchado, preferiblemente formado por materiales adaptables (látex, fibras o viscoelástico). Estos 2 o 3 cm son los que entrarán en contacto con nuestro cuerpo desde un primer momento, con lo cual deben tener una suavidad especial y una gran acogida. Por este motivo, muchas veces la densidad del material utilizado en el acolchado es inferior que la utilizada en el núcleo.

La espuma HR. Sirve como soporte del núcleo viscoelástico y lo complementa. Es importante escoger un modelo que disponga de una espuma de calidad, con densidad 28-35 Kg/m3.

Los tejidos y los tratamientos. Cuanto mejor sea el tejido y mejor tratado esté, mayores prestaciones ofrecerá el colchón. Para un colchón viscoelástico es fundamental contar con un tejido Strech con tratamiento higiénico.