fbpx
Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Las primeras noches del bebé en casa

Un recién nacido siempre es un rayo de luz en nuestra vida. Tras 9 meses, los papis esperan con ilusión que nazca ese bebé. Han invertido en cunas, pañales, biberones, chupetes y, por fín, llega a casa.

Entonces empieza ese vía crucis que son las primeras noches. De pronto, algo irrumpe en mitad de la noche, extraños sonidos que no te dejan dormir: el bebé se ha despertado. Entonces, los recién estrenados padres dejan de dormir, les salen ojeras y su piel se torna blanca. Hay una leyenda urbana que cuenta que los extras que hacen de zombies en The Walking Dead son padres primerizos.

A continuación, te vamos a contar una serie de consejos que te permitirán descansar y atender de forma adecuada a tu bebé.

Ciclo del sueño de un recién nacido

Un recién nacido necesita alimentarse cada 3 horas aproximadamente y, al no tener definidos aún los ciclos diurnos y nocturnos, necesita alimentarse también por la noche. Normalmente, se suele despertar entre 3 y 4 veces por noche. Ello hace que el descanso de los padres no pueda ser contínuo.

Aprovecha cada momento para dormir.

Dormir mal causa tanto fatiga física como mental: ansiedad, irritabilidad, etc… Por eso es necesario encontrar cualquier momento para poder recuperar ese descanso. Normalmente se aprovecha el propio descanso del bebé para echar una cabezadita.

Dormir por turnos.

Ser padres es un trabajo en equipo. Por ello una buena es crear turnos para atender al bebé. Es bueno saber que no hace falta que la madre esté despierta para amamantar, por lo que solo acercando el bebé al pecho, este se alimentará sólo.

Descanso del bebé.

Lógico, si un bebé descansa bien durante las horas diurnas, es más posible que lo haga igual durante las nocturnas. Es inevitable que un bebé lloré (a causa de los cólicos del lactante), y no solo por alimentarse, puede haber mil causas que contribuyen a ello. Existen muchas técnicas para que los padres consigan apaciguar a los recién nacidos, desde mecer la cuna a dar una vuelta en coche con el bebé (parece mentira, pero a mí me funciona).

Paciencia y calma.

A partir de los 4 o 5 meses el bebé empieza a tener un sueño más cíclico. Por ello, aunque hasta ese momento el descanso sea complicado, los progenitores han de ser pacientes. Ya se sabe : la paciencia es la madre de la ciencia.

Alimentación.

Comer bien puede ayudarnos a aprovechar mejor esos momentos de descanso. Hay que evitar el azúcar, la cafeína y otros elementos excitantes. También se recomienda comer de forma ligera, evitar el exceso de proteínas e hidratos de carbono, así como esperar entre 1 hora u hora y media antes de meternos en la cama.

Colchones adecuados.

Un buen colchón contribuye a mejorar el descanso diario, por ello es bueno elegir aquel que nos proporcione un mejor aprovechamiento de las horas de sueño. Si vamos a dormir poco, por lo menos aprovechar ese tiempo.


En Dormitia tenemos los colchones más adecuados para que sea descanso sea más profundo y reparador. También tenemos una amplia gama en colchones de cuna para que tu bebé pase las mejores noches.

 

Publicado por el

Suscribete al boletín de nuestro blog

Y recibirás semanalmente el resumen de todas las noticias publicadas