fbpx
Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

¿Por qué tenemos espasmos antes de dormirnos?

Seguro que alguna vez has notado como las extremidades de tu cuerpo, a medida que empiezas a dormirte, experimentan pequeñas contracciones de forma involuntaria. Si te ha ocurrido, no debes preocuparte en absoluto, pues lo cierto es que es una reacción completamente normal y sucede a cerca del 70 % de los durmientes. A continuación te explicamos porqué se dan estos espasmos justo antes de dormirnos por completo.

Cuando llega la noche y nos disponemos a dormir, a medida que vamos entrando en el sueño, nuestro cerebro empieza a relajarse y consecuentemente deja escapar unos estímulos nerviosos que hacen que nuestros brazos y piernas realicen estos movimientos y se sacudan. Algunos de los durmientes no se dan cuenta de ello, otros se sorprenden y otros sienten una cierta vergüenza por ello. Estos espasmos involuntarios de nuestras extremidades reciben el nombre de espasmo mioclónico.

El espasmo mioclónico se produce cuando empezamos a entregarnos al sueño, es decir, en las primeras fases del sueño: adormecimiento y sueño ligero. En estas fases, el ritmo cardíaco y respiratorio del cuerpo empieza a descender para entrar en el estado de relajación necesaria para conciliar el sueño reparador. Es entonces cuando nuestro cerebro, tal y como explica la wikipedia, en su misión de distinguir entre el sueño y la muerte física, envía un impulso nervioso a una de nuestras extremidades esperando respuesta. En la mayoría de los casos estos espasmos ocurren cuando empezamos a soñar, de ahí que muchos lo asocien con el sueño de caer al vacío o tropezar con algún obstáculo. No obstante, los espasmos mioclónicos no tienen porqué llevar siempre un sueño asociado; de hecho se cree que es posible que el sueño es simplemente una justificación del movimiento por parte de la mente, y no al contrario. También es común que ocurra en momentos de nerviosismo crónico.

Hay algunos que lo definen como “una batalla” entre el sueño y la energía diurna de nuestro cuerpo, en la que los espasmos representan el último intento de control por parte del sistema motriz diurno. Los espasmos mioclónicos parecen como una especie de señal de que nuestro sistema motriz aún puede ejercer algo de control sobre el cuerpo mientras la parálisis del sueño se va apropiando poco a poco de nuestro ser. Esto es así porque, en lugar de tener un interruptor de "despierto-dormido" (similar al funcionamiento de un on y off de cualquier aparato electrónico por ejemplo) tenemos dos sistemas opuestos que cada día luchan por controlarse el uno al otro.

En general, una vez entramos en las fases de sueño profundo, nuestro cuerpo permanece totalmente paralizado, aunque nuestros sueños sean de lo más agitados. Este contraste tiene su lógica: evitar que nuestro cuerpo se mueva acorde a los movimientos del sueño y acabemos por lastimarnos a nosotros mismos y/o a nuestro acompañante. No obstante, existe otro tipo de movimiento que si se produce cuando nuestro cerebro y mente se encuentran dormidos: se trata del que hacemos con los ojos, conocido como movimiento ocular rápido. Mientras estamos soñando, concretamente en la fase REM del sueño, nuestros ojos se mueven muy rápidamente en forma de círculos. Para todo aquel que desee profundizar en el tema, le recomendamos leer el artículo sobre las fases del sueño.

Estas son algunas de las muchas curiosidades que esconde el mundo de los sueños. ¿Qué te ha parecido? ¿Te había pasado alguna vez?

¡Felices sueños!

Espasmos antes de dormir

Fuente: http://vidayestilo.terra.es/

Publicado por el

Suscribete al boletín de nuestro blog

Y recibirás semanalmente el resumen de todas las noticias publicadas