fbpx
Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

¿Por qué en verano dormimos peor?

En esta época del año, es común escuchar como la gente dice que en verano duermen peor que en otras estaciones del año. ¿Te ha pasado? Si has contestado que sí, no te preocupes, pues una situación completamente normal, pues le pasa a una gran cantidad de durmientes. Además, cuando no se consigue dormir bien por la noche, al día siguiente, solemos sentirnos peor, menos energéticos y sintiendo un cierto malestar durante toda la jornada. ¿Verdad? Si has contestado “Sí”, seguro que deseas saber porqué solemos descansar peor cuando más calor hace. A continuación, te lo contamos en detalle.

Durante las noches de verano, cuando el calor empieza a apretar, en ocasiones puede que caer en brazos de morfeo nos resulte una tarea realmente complicada. Además, puede llegar a generar un cierto estado de nerviosismo que hace más difícil el conseguir descansar y conciliar el sueño. Pero, ¿Por qué nos sucede esto? La respuesta a esta pregunta nos la ofrece el doctor José Antonio López Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), que confirma que en verano nos cuesta dormir como consecuencia del esfuerzo que realiza el cuerpo para adaptarse a las altas temperaturas. En las épocas del año de más calor, cuando los termómetros sobrepasan los 21 grados centígrados, es común que comiencen las primeras dificultades a la hora de dormir. Además, como hemos comentado anteriormente, cuando se sufre insomnio, suele aparecer un nerviosismo que empeora aún más la situación. Para ello, lo más importante es tratar de mantener la calma y tener en cuenta que suele tratarse de un período generalmente corto, el que nuestro cuerpo necesita para adapatarse al cambio de temperatura. Después de esos días más duros, en general, ya debemos estar totalmente preparados para responder adecuadamente a las altas temperaturas propias del resto del verano.

Por otro lado, el descanso durante las noches de verano, también suele complicarse a medida que avanza la edad. Como bien explica el doctor Francisco Javier Puertas, miembro de la Sociedad Española de Sueño (SES), "con la edad se deterioran los mecanismos responsables de la regulación de la temperatura, tanto de la eliminación como del mantenimiento de la misma". Además, obviamente, este hecho tiene una consecuencia directa en la continuidad y profundidad del sueño de los durmientes. Concretamente, aproximadamente el 60 por ciento de las personas mayores tiene algún síntoma o trastorno del sueño que le impide descansar cada noche como su cuerpo y mente necesitan. Una consecuencia que suele darse en estos casos es el sentir un exceso de somnolencia durante el día y el tener la necesidad de practicar varias siestas diarias. También es común que los durmientes que no consiguen dormir bien por la noche se sientan algo más cansados de lo normal durante el transcurso del día. Todo ello son consecuencias normales de la falta de sueño que, son visibles desde la primera noche de insomnio.

¿Qué debemos hacer cuando no podemos dormir?

Esos días en el que el calor, u cualquier otra circunstancia, dificultan la tarea de conciliar el sueño, lo más importante es tratar de no agobiarse cuando se está en la cama para evitar que la situación empeore. Hay que tener en cuenta que para evitarlo debemos irnos a dormir siempre y cuando se tenga sueño y se esté preparado para ello. De lo contrario, si se está nervioso o preocupado, entre otras, será muy complicado conciliar el sueño de manera adecuada. A su vez, para que sea más fácil dormir bien en las noches de verano, se recomienda conseguir un dormitorio fresco, disponer de un buen equipo de descanso que no den calor (como por ejemplo los colchones de gel) y, por supuesto, mantener una buena higiene del sueño. Algunos de los principales consejos para ello son: tener horarios fijos para acostarse y levantarse cada día, realizar ejercicio diario aunque no antes de dormir, dejar un período de inactividad al menos 20 minutos antes de acostarse y, por supuesto, evitar las cenas copiosas y cualquier tipo de bebida alcohólica o estimulante y el tabaco. Existen otros consejos que puede poner en práctica para dormir mejor durante la noche, de la mano del doctor Estivill: Conseguir una buena higiene del sueño. Por último, recordar que se recomienda consultar a un médico especialista a aquellos durmientes que hayan sufrido ataques severos de ansiedad como consecuencia de insomnio provocado por el calor.


¡Felices y frescos sueños!

 

¿Por qué en verano dormimos peor?

Fuente: Hola.com

Publicado por el

Suscribete al boletín de nuestro blog

Y recibirás semanalmente el resumen de todas las noticias publicadas