fbpx
Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Fundas nórdicas de una talla más para tu colchón

En el mercado del descanso existe una gran variedad de ropa de cama: sábanas, fundas nórdicas, sacos nórdicos, edredones, colchas, etc… Que nos sirven para vestir y decorar nuestro colchón durante las diferentes estaciones del año.

En general podemos encontrar, sin problema alguno, cualquiera de las prendas anteriores en las medidas más comunes: para camas de 90 cm, 105 cm, 135 cm, 150 cm y medidas King size como: 180 cm y 200 cm.

Cuando compramos ropa de cama, lo más habitual es elegir la ropa de cama de las mismas dimensiones que las de la cama, es decir, ropa de cama de 150 cm para camas de 150 cm. Es una decisión obvia puesto que son las prendas que mejor se ajustan. No tendría ningún sentido comprar un juego de sábanas (sábana y sábana bajera) de mayor o menor tamaño, que no acoplara a nuestra cama. Sin embargo, en el caso de las fundas nórdicas u otras prendas que necesiten un relleno nórdico en invierno, puede que un tamaño mayor se ajuste mejor que el de la misma medida de nuestra cama.

Aunque las fundas nórdicas dispongan de unos centímetros de más para que se adapten bien al tamaño de la cama cuando se le añade un relleno y no se queden cortos, muchos prefieren optar por “una talla más” de la funda con el fin de dormir más arropados y más cómodos.

Por ejemplo, si nuestra cama es de 150 cm, una funda nórdica para una cama de 180 cm cubrirá mejor todo el colchón e impedirá que uno de los durmientes quede destapado con los movimientos del acompañante. Además una funda de un tamaño mayor cubre la totalidad de los lados de la cama ofreciendo un resultado agradable a la vista cuando la cama está hecha. También ofrece la sensación de mayor tamaño del colchón. Muchos decoradores usan esta técnica cuando montan escaparates de tiendas del hogar. Podéis ver esta tendencia también en cualquier revista de decoración y diseño.  

En el caso de la ropa de cama que necesita relleno ambas opciones: elegir aquella ropa de cama del mismo tamaño o de una talla más, son válidas. Simplemente depende del gusto y las preferencias de los durmientes. Sin embargo, siempre se debe respetar que el tamaño de la sábana bajera coincida con la medida de la cama. En caso contrario, podríamos tener problemas de falta de tela para cubrir toda la cama o de exceso de la misma que provoquen arrugas innecesarias.     

Así que, si te gusta la idea, puedes probar el efecto que ofrece una funda nórdica de una talla más en tu cama. ¡Dulces sueños!

 

fundas nórdicas

Publicado por el

Suscribete al boletín de nuestro blog

Y recibirás semanalmente el resumen de todas las noticias publicadas