fbpx
Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Dormir y desayunar bien para evitar el sobrepeso infantil

El descanso, la alimentación y el deporte son los principales pilares para llevar y mantener un estilo de vida saludable a todas las edades. Especialmente en el caso de los niños es fundamental disponer de unos hábitos sanos para que crezcan fuertes y, evitar futuros problemas de salud conforme avance la edad. Si alguno de los pilares mencionados anteriormente se tambalea, aumenta considerablemente el riesgo de sufrir enfermedades que impidan disfrutar de una buena salud.

El sueño, la dieta y el hecho de practicar deporte regularmente son también la clave para evitar el sobrepeso y problemas de obesidad infantil. Preocupantemente en España, un 44,5 por ciento de los niños de 6 a 9 años sufren esta enfermedad, según confirman los datos ofrecidos por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD). En otros países también han aumentado el total de menores con sobrepeso, concretamente, ha aumentado el porcentaje del 16,9% al 23,8% en niños, y del 16,2% al 23,8% en niñas. En general, en todo el mundo, la tasa de niños con exceso de peso ha crecido aproximadamente la mitad desde 1980 hasta hoy, según el nuevo estudio publicado en Lancet. ¿Cómo cambiar la situación?, ¿Qué pautas deben seguir los niños para crecer sanos?

Según los expertos, gracias a los resultados obtenidos durante los estudios llevados a cabo sobre la materia, las claves para evitar el sobrepeso y la obesidad infantil son las siguientes: dormir las horas necesarias y desayunar correctamente cada mañana. Así lo confirma el estudio realizado por el Ministerio de Sanidad hace unos años, llamado “Aladino”. Los resultados obtenidos desvelaron que únicamente el 3.8 por ciento de los niños tomaba un desayuno completo y sano todas las mañanas al levantarse. Y, observaron que los pequeños que presentaban un mayor peso, no desayunaban nunca o únicamente lo hacían unos ciertos días a la semana. Sin tener una rutina definida.

Como vemos, es importantísimo que los niños tomen un desayuno completo cada día al levantarse. Pero, ¿Qué debe contener dicho desayuno? Los expertos recomiendan que incluya un lácteo, cereales y una fruta o zumo natural. Para obtener todos los beneficios es recomendable que el desayuno contenga todos y cada uno de los elementos anteriormente descritos. No basta con tomar únicamente un vaso de leche o una pieza de fruta, como solían hacer un gran porcentaje de los niños que formaron parte del estudio en cuestión.

Además de la alimentación, el sueño es otra de las claves fundamentales para poder mantener un estilo de vida saludable y disfrutar del más óptimo estado de salud. El estudio al que nos referimos reveló que las horas de sueño están estrictamente relacionadas con el peso de los niños. ¿Cómo? Al parecer, la relación es la siguiente: a menos cantidad de sueño más exceso de peso. Según los expertos, es recomendable que los niños duerman cada noche, un mínimo de 8 horas, o incluso varias horas más, porque su desgaste energético durante el día suele ser bastante significativo. Los datos concretos del estudio revelaron que el 60% de los menores que dormía cada noche menos de 8 horas, tanto entre semana como en fines de semana, sufrían exceso de peso u obesidad.

Otros estudios también han relacionado el sueño con problemas de peso. Según los resultados obtenidos por otros investigadores se ha comprobado que cuando dormimos mal, solemos comer más y peor al día siguiente, eligiendo comidas más grasientas y menos saludables. De esta manera, cuando no se tiene una higiene del sueño adecuada, es muy fácil aumentar de peso rápidamente. Puedes leer más sobre ello en el artículo: Dormir mal sinónimo de comer mal.

Para poder conseguir una buena higiene del sueño y disfrutar del sueño totalmente reparador que les permite crecer fuertes y sanos, es necesario seguir las siguientes pautas:

  1. Tener un horario fijo de sueño que respete las horas que cada niño necesita dormir, como mínimo ocho horas.
  2. Seguir una rutina eficaz, que ayude a preparar el cuerpo y la mente para el sueño.
  3. Disponer de un equipo de descanso adecuado para la edad del niño. En este caso, lo más recomendado es tener un colchón infantil que disponga de la firmeza y adaptabilidad necesarios para el correcto desarrollo y descanso de los más pequeños de la casa.   
  4. Evitar la luz y el ruido durante las horas en las que el niño está durmiendo. Además, es necesario que el dormitorio esté siempre limpio, bien ventilado y sea un lugar que invite a dormir.
  5. Mantener una alimentación sana y cenar varias horas antes de que sea la hora de irse a la cama. Se debe consumir un mínimo de tres piezas de fruta al día, varias piezas de verduras en las principales comidas del día así como legumbres, de 2 a 3 veces por semana. También se recomienda el consumo de cereales y pescado azul y blanco para completar la dieta.
  6. No realizar actividades excitantes antes de irse a dormir, como por ejemplo, jugar a la consola, ver la televisión, realizar actividad física, etc..
  7. Evitar el sedentarismo y ejercitar el cuerpo diariamente pero, como acabamos de comentar, no antes de irse a la cama.
  8. Y, por último, los padres deben evitar a toda costa fumar cerca de sus hijos. Según el estudio al que nos hemos referido a lo largo del artículo, se observó que los niños que no tenían padres fumadores disfrutaban con de un mejor peso. Mientras que, en las familias de padres fumadores, un 19,5% de los niños presentaban problemas de peso.

Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda. Y, ¡Dulces sueños!

 

Dormir y desayuna bien son la clave para evitar el sobrepeso infantil

Fuente: www.que.es

Publicado por el

Suscribete al boletín de nuestro blog

Y recibirás semanalmente el resumen de todas las noticias publicadas