fbpx
Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

El descanso es clave para combatir el síndrome del ejecutivo

El ritmo de vida propio del siglo XXI, la presión laboral y las dificultades económicas son los principales desencadenantes de los altos niveles de estrés y ansiedad que sufre parte de la sociedad actual. Especialmente durante los meses de verano, hay personas que sufren más problemas de estrés al llegar las vacaciones e incluso sienten un cierto miedo a abandonar su puesto de trabajo. Estos síntomas son los que describen el llamado “Síndrome ejecutivo”.  

El conocido ‘síndrome del ejecutivo’, se caracteriza porque las personas que lo sufren empiezan a padecer altos niveles de estrés cuando se aproxima la época de vacaciones y el hecho de tener que abandonar su empresa por un tiempo, les aterroriza. Los individuos que lo tienen, cuando están de vacaciones buscan actividades estresantes con el fin de sentirse productivos y creen que así podrán canalizar toda la ansiedad que sufren. Generalmente, estas personas son muy exigentes consigo mismo, siempre tienden a superarse y, cuando están con familiares y amigos, suelen presumir sobre su profesión, éxitos y el salario que obtienen.

Al llegar las vacaciones, las personas que sufren el ‘síndrome del ejecutivo’ no se sienten cómodos al tener que abandonar su puesto de trabajo porque, generalmente, les produce malestar el hecho de sentirse sustituibles. Además no les gusta delegar en otras personas, ya sea por falta de confianza o por el hecho de no ser imprescindible, entre otros. Otra característica común de las personas que sufren el ‘síndrome del ejecutivo’ es que, durante las vacaciones, no pueden evitar el comprobar cómo sigue funcionando la empresa, que es lo que está pasando en todo momento y siguen enganchados al teléfono móvil, los emails, etc.. Como cabe de esperar, esos altos niveles de estrés impiden que el trabajador pueda descansar, desconectar y reponer fuerzas. El cansancio y la falta de sueño acumulada, aumentan la presión, el estrés y empeoran la calidad de vida del individuo. Os recomendamos un artículo que habla sobre ello en profundidad: Presión laboral, problemas para dormir y viceversa.

Ante esta situación, los expertos en la materia recomiendan que los trabajadores que sufren estos niveles de estrés, se tomen en serio el hecho de desconectar del trabajo, en la medida de lo máximo posible. Para ello, se les aconseja que se cojan unos 14 días seguidos como mínimo de vacaciones para desconectar de su trabajo, descansar y reducir los niveles de estrés. A su vez, se recomienda que dediquen tiempo todos los días a realizar ejercicios físicos y mentales de desconexión como por ejemplo yoga, pilates, etc… Para que la desconexión sea más efectiva, se deben cambiar la rutina y ciertas costumbres que han adquirido con el paso del tiempo. Un buen comienzo es apagar el móvil durante varias horas al día, olvidarse de revisar la bandeja de entrada de los emails y mantenerse al margen de las redes sociales durante gran parte del día. A cambio se recomienda leer un libro, pasear, ir a la playa, realizar deporte y tomarse en serio el descanso. Para cumplir con esto último, se debe respetar un horario fijo para levantarse y acostarse cada día, que cumplan las 8 horas de sueño todas las noches y realizar una pequeña siesta siempre después de comer, durante 15 o 30 minutos. Para poder dormir bien por las noches y recuperarse, se recomienda evitar las comidas y cenas copiosas, olvidarse de consumir cafeína, alcohol y tabaco varias horas antes de dormir y apagar el smartphone un buen rato antes de irse a la cama.

El profesor de Psicología de la Universidad CEU San Pablo, Fernando Miralles, considera muy importante la necesidad de "trabajar dos niveles, el personal y el empresarial". Para ello, deben seguirse al pie de la letra las pautas y recomendaciones descritas anteriormente. Sin embargo, para que todo funcione es necesario que el trabajador sea consciente de que la situación no es sostenible y que precisa un cambio. A su vez, con el fin de disminuir el absentismo laboral en España, el psicólogo Miralles propone una medida que deben servir para las empresas: impartir cursos contra el estrés y la ansiedad, con el propósito de obtener mejores relaciones y un ambiente laboral más adecuado. Por último, Miralles recuerda la necesidad de que los propios empresarios eviten a toda costa que el trabajador que está de vacaciones no pueda seguir trabajando desde casa para que consiga desconectar y descansar eficazmente. Así, podrá recuperarse y ser más productivo al reincorporarse al trabajo.

El descanso es clave para combatir el síndrome del ejecutivo

Fuente: lainformacion.com

Publicado por el

Suscribete al boletín de nuestro blog

Y recibirás semanalmente el resumen de todas las noticias publicadas