fbpx
Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

¿Aprietas los dientes al dormir? Puede ser bruxismo

¿Te duele la mandíbula al despertar? Si cada mañana cuando te levantas de la cama sientes un fuerte dolor de cabeza, cuello u oído, además de un intenso dolor en la mandíbula, y desconoces el porqué, puede ser que sufras bruxismo. A continuación, te contamos de qué se trata este trastorno del sueño y te damos algunas recomendaciones clave para evitarlo.

El bruxismo es una afección bastante común, que se dá cuando una persona aprieta fuerte los dientes o los hace rechinar sin ser consciente de ello, generalmente mientras está durmiendo. No obstante, existen casos en los que el bruxismo puede darse durante la vigilia. El individuo que sufre bruxismo sujeta fuertemente los dientes superiores e inferiores y/o los desliza, como si frotara los dientes de atrás hacia adelante uno sobre el otro.

El bruxismo o bruxomania suele afectar tanto a adultos como a niños e igual a hombres que mujeres. Sin embargo, se ha detectado que suele empezar a aparecer de forma más común cuando el individuo tiene entre 17 hasta 20 años de edad. El bruxismo generalmente aparece de forma esporádica, es decir, en cualquier momento. Aunque, lo cierto es que normalmente desaparece después de los 40 años, cuando el bruxismo de presenta de forma crónica.

Durante el sueño, cuando el durmiente realiza estos movimientos con los dientes de forma continuada, obviamente, acaba por dañar las piezas dentales. Y, al realizar esta presión sobre los tejidos, los músculos y demás estructuras cerca de la mandíbula, generan una hinchazón y un fuerte dolor en la zona. Además, otros síntomas derivados de ello son: dolor de oído, intenso dolores de cabeza, desgaste en los dientes y molestias en el cuello del individuo.

Antes de que aparezcan los dolores mencionados anteriormente, generalmente, los durmientes que sufren bruxismo nocturno (durante el sueño) no son realmente conscientes del problema. Sino que es la pareja o la familia los que se percatan del problema al escuchar el ruido de la de  los dientes. Los dentistas, por su parte, también suelen ser los primeros en detectar el problema al observar la destrucción del esmalte y los dientes del paciente.

Tal y como se indica en un artículo publicado en la wikipedia, el bruxismo se clasifica según cuales sean sus características determinadas. Veamos:

Según la manera de rechinar los dientes: bruxismo céntrico (apretamiento) y bruxismo excéntrico (frotamiento)

Según el momento de su presentación: nocturno (durante el sueño) y diurno (durante la vigilia)

Según el grado de afectación:

  1. De grado I (Hábito Incipiente): cuando no es agresivo, sino que su reproducción es por un corto periodo de tiempo y a veces de forma ocasional.
  2. Grado II (Hábito Establecido): cuando la reproducción es más fuerte y común que en el caso anterior. Aquí el hábito puede ser reversible mediante tratamiento.
  3. Grado III (Hábito Poderoso): La reproducción es fuerte, constante y se hace de forma consciente en cualquier momento y situación de la vida del paciente. Las lesiones en los dientes son realmente visibles e incluso permanentes en los peores casos.

Y, ¿Cual es la causa? El bruxismo puede darse por varias razones: como consecuencia de la existencia de una inestabilidad dentro de la boca, como que los dientes de arriba y abajo no encajan entre sí; y la otra razón puede ser el estrés. Según los expertos, estar pasando por una situación de fuerte estrés puede generar que reacciones de este tipo en la boca.

Por último, nos centraremos en explicar qué debemos hacer para acabar con el bruxismo y evitar que la situación cada vez sea peor. Así pues, os recomendamos que pongáis en práctica estos consejos:

  • Dejar un período de inactividad de al menos 30 minutos antes de dormir para que tanto el cuerpo como la mente se relajen y puedan prepararse adecuadamente para el sueño.
  • Cuidar el ambiente del dormitorio: temperatura adecuada, orden y evitar la luz y el ruido tanto como sea posible durante el sueño.
  • Realizar ejercicio regularmente, tener un buen estado físico y alimentarse de forma adecuada. Evitar el café, el té, alcohol y tabaco, al menos 3 horas antes de ir a dormir.
  • También existen tratamientos ortopédicos para brindar relajación neuromuscular, evitar el daño de los dientes y atenuar la actividad que genera el bruxismo. Otros tratamientos farmacológicos podrían resultar útiles para reducir las conductas nerviosas y evitar el bruxismo. 

 

Bruxismo

Foto: esteticunidaddental

Publicado por el

Suscribete al boletín de nuestro blog

Y recibirás semanalmente el resumen de todas las noticias publicadas