fbpx
Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Aprender mejor con el descanso

El sueño puede ser un proceso del cual se puede aprender mucho. Para adquirir nuevas habilidades se torna indispensable aprender los aspectos de las tareas y en este proceso involucran diferentes zonas del cerebro. Para ser más claro, para aprender a tocar una pieza musical en el piano se debe conocer la lectura de las partituras, la ubicación de las notas y los movimientos de los dedos, la posición, la postura. Para aprender determinadas cosas se debe descomponer en partes, analizar las relaciones entre sí y así poder integrarlo en un todo.
 
Cuando uno aprende algo que intervenga en lo motriz, en el concepto se involucra a la memoria. Por eso muchas terapias psicológicas se basan en evaluar las condiciones de aprendizaje relacionados con los recuerdos, que si bien no da resultados certeros es una aproximación a conocer los antecedentes y poder mejorar algunas cosas en el individuo.
 
¿Se podría potenciar el aprendizaje cambiando los métodos con los cuales estudiamos, como el momento del día? ¿Puede el sueño mejorar el proceso de aprendizaje?
 
Muchos maestros recomiendan a sus alumnos tener una buena noche de sueño para que estén atentos a los temas nuevos y para obtener buenos resultados en los exámenes. Incluso se recomienda adquirir conocimientos durante la noche ya que estos se consolidan dura
el sueño porque durante el día se está expuesto a un bombardeo de información que puede impedir que se aprenda lo que se está deseando aprender.
 
¿Es mejor estudiar de noche?
 
En 1972 un estudio revelo que el ser humano es capaz de retener una mayor información si descansa tras aprender algo nuevo. En este trabajo se afirmó que no importa si se aprende de día o de noche pero lo que sí es un factor esencial es el sueño, y que este sellará lo aprendido.
 
Con los años los neuropsicólogos de la Universidad de Harvard afirmaron que en realidad el día es importante ya que se torna un momento en el cual se presta más atención y es el momento en cual se puede asimilar mayor cantidad de información es el sueño el que consolida este aprendizaje.
 
Estos especialistas realizaron un estudio dónde las personas dormían una siesta de entre 60 y 90 minutos o durante una noche de sueño normal. Luego siguió la evaluación del aprendizaje y se conoció que los que más fijaron sus aprendizajes son los que presentaron las ondas REM durante el sueño.

Apreder durmiendo

Publicado por el

Suscribete al boletín de nuestro blog

Y recibirás semanalmente el resumen de todas las noticias publicadas