fbpx
Cargando...
Dormitia - Tienda de colchones online
Teléfono gratuito800 808 988

Acostarse a la hora adecuada ayuda a dormir mejor

El ritmo de vida actual, el trabajo, la presión, los problemas y la gran cantidad de tareas por hacer pueden afectar negativamente a nuestra calidad del sueño. Una de las principales razones es que, cuando las responsabilidades del día a día nos desbordan, en ocasiones, se tiende a suprimir horas de sueño. Sin embargo, el hecho de retrasar la hora de irse a dormir según la comunidad de científicos, podría estar desarrollando un trastorno más complejo, denominado procrastinación, que podría tener graves consecuencias para la salud del individuo.

La procrastinación, también conocida como postergación o posposición, se define como la acción o la costumbre por parte de la persona de retrasar las actividades más importantes para sustituirlas por otras menos relevantes y más agradables de realizar. Este hecho suele ser bastante común en situaciones de estrés y períodos de más presión. Y ello, ¿Cómo afecta a nuestro sueño? Dicha conducta, que a priori puede parecer poco importante, puede derivar consecuencias negativas para la salud física y mental del individuo. Según una investigación realizada por los científicos de la Universidad de Utrecht, en Holanda, se ha comprobado que no irse a la hora adecuada a la cama, la que le permite disfrutar de las horas de sueño que el cuerpo y la mente necesitan, es un hecho que frustra a muchas personas. Este hecho, por la existencia de circunstancias externas que impiden cumplir con los horarios, provoca una sensación de malestar e inquietud generalizada. De esta manera, el durmiente no consigue la relajación y la tranquilidad necesaria para conciliar el sueño y descansar bien durante la noche.

Obviamente, la falta de sueño consecuente provoca graves efectos en la salud del durmiente, perceptibles directamente desde la primera noche de insomnio. La falta de sueño se traduce en cansancio, excesiva somnolencia diurna, dificultad para recordar las cosas, poca agilidad mental, etc.. Pero además, puede actuar también sobre el estado emocional de la persona, manifestándose en cambios de humor y pesimismo generalizado. Lógicamente, estos efectos negativos pasan a tener más gravedad cuando el problema de sueño continúa en el tiempo.

Según el estudio realizado por los científicos de la Universidad de Utrecht, se confirmó también que el 48% del total de todos los voluntarios encuestados reconocían que siempre que retrasaban la hora de irse a la cama se sentían agotados al menos una vez a la semana. Y, el otro 40% aseguró que se sentían cansados más días, de tres a cuatro días a la semana, siempre que retrasaban la hora de dormir.

Otros estudios, realizados también en Holanda, determinaron que la mayoría de los participantes no dormían la cantidad de horas que necesitaban. De esta manera concluyeron que “las personas que tienen poco control sobre su conducta están más predispuestos a ver la tele o jugar a videojuegos hasta tarde, a pesar de ser conscientes que se lamentarán a la mañana siguiente”, según el artículo publicado en el país.

Este tipo de estudios han conseguido determinar cuáles son las principales causas por las que los individuos suelen retrasar la hora a la que van a la cama a descansar cada noche. Veamos, el principal factor parece ser un alto nivel de estrés y el hecho de no desconectar del trabajo al llegar a casa y continuar con las tareas. En definitiva, los investigadores han determinado que todo ello puede estar relacionado con la dificultad de conciliar el trabajo con la vida familiar de ciertas personas.

Como hemos comentado anteriormente, la falta de sueño, sobre todo los problemas para dormir continúan en el tiempo, pueden desembocar en enfermedades graves de salud, como por ejemplo: problemas cardiovasculares, obesidad, diabetes, Alzheimer, etc.. Además, la falta de sueño se relaciona con un gran porcentaje de accidentes de tráfico. En España, son muchos los individuos que sufren alguno de los trastornos del sueño existente, que puedes leer pinchando sobre el enlace anterior. En Estados Unidos el problema es aún mayor. Según los datos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) unos siete millones de adultos padecen algún trastorno del sueño más comunes (insomnio, pesadillas, etc…). Y, por si fuera poco, un tercio de los estadounidenses no duerme casi ninguna noche las horas de sueño que necesitan.

Consejos prácticos para conseguir ir a la cama a la hora:

  1. Establece un horario para dormir. Si el problema es que se te pasa el tiempo mirando el televisor, prueba a activar la función de apagado automático para cumplir con las horas marcadas.
  2. Una vez en la cama, trata de no utilizar el smartphone para navegar por internet o visitar las redes sociales. Se ha comprobado que esta práctica dificulta el hecho de conciliar el sueño y aumenta las cifras de insomnio.
  3. Sigue una rutina de sueño eficaz que te ayude a relajarte y a desconectar antes de irte a dormir. Por supuesto, no te lleves el trabajo ni los problemas a la cama contigo, eso te impedirá conciliar el sueño adecuadamente.  

Y, por último, recuerda que con energía positiva y paciencia, todo fluye mejor. Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda para dormir a pierna suelta. ¡Felices sueños!

 

Consejos para irse a la cama a la hora adecuada

Fuente: elpais.com

Publicado por el

Suscribete al boletín de nuestro blog

Y recibirás semanalmente el resumen de todas las noticias publicadas